Vinculación empresa – universidad: un tema pendiente en México

      Comentarios desactivados en Vinculación empresa – universidad: un tema pendiente en México
Tiempo de lectura: 6 minutos

Freepik.es

 


Company-university linkage needs three main actors: companies, which seek to improve or optimize the production of the branch in which they are developed; the universities, knowledge generators and professionals that companies need; and the government, which participates with public policies that allow cooperation to bear fruit.


Por Francisco Olvera García

Este tema, de gran importancia para el desarrollo científico y tecnológico, tuvo su punto de partida en las décadas de los años 60 y 70; en ese entonces los organismos internacionales buscaban establecer los factores que posibilitaran el desarrollo económico de los países. Se observó que aquellas regiones o países donde se acumulaba gran capital o riqueza debían su desarrollo en gran medida al factor educativo pues existía una cooperación entre las empresas y las máximas casas de estudio; es decir, las universidades, lo que se denominaría vinculación empresa – universidad, entendida esta como una transferencia de conocimientos, o canales de interacción entre los principales actores.

Enfoques de la vinculación empresa – universidad

Para que funcione esta vinculación se precisa de los tres actores fundamentales: las empresas, las cuales buscan como mejorar u optimizar la producción de la rama en la que se desarrollan; las universidades, generadoras de conocimientos y profesionistas que las empresas necesitan; y el gobierno, el que participa con políticas públicas que permitan hacer que la cooperación rinda frutos. Estas tres variables son parte de una ecuación que persigue el mismo resultado, el desarrollo económico, sin duda una ventaja competitiva para la región o país donde se aplique. Existen dos principales canales de comunicación o flujo de conocimiento, desde los cuales se puede analizar la vinculación universidad – empresa bajo diferentes enfoques, dentro de los cuales se puede nombrar los cuatro más importantes:

  1. Tradicional, donde el conocimiento fluye derivado de la enseñanza y la investigación. Se busca la contratación de profesionistas graduados, la realización de convenciones y la emisión de publicaciones.
  2. De servicios, el que proporciona servicios tecnológicos y científicos a cambio de beneficios económicos.
  3. Comercial, en el que se busca comercializar los resultados científicos, como es el caso de las patentes.
  4. Bidireccional, existe flujo de conocimientos de la universidad hacia la empresa y viceversa.

En los tres primeros enfoques, como se puede observar, el conocimiento fluye de las universidades hacia las empresas y solo en el cuarto, existe un beneficio en ambos sentidos.

Las empresas, las universidades y el estado, elementos de una ecuación.

Para las empresas hay algunos aspectos que pueden llegar a conciliar su relación con las universidades, como son los de carácter estructural, por ejemplo el tamaño de la empresa, la rama productiva, el tiempo de presencia en el mercado.

Otro punto importante son las estrategias que decida tomar la empresa para la búsqueda de procesos, y las características de tipo situacional que pueden moldear a la empresa; es decir el entorno social y económico donde se desenvuelve.

Las universidades por su parte tienen definido el alcance en el tipo de conocimiento y tecnología que pueden exportar hacia las empresas, permitiendo los enlaces entre ellos, pero también han creado protocolos encaminados a salvaguardar los conocimientos generados, lo que limita la comercialización de los conocimientos debido al registro de patentes o derechos.

Los investigadores o científicos son quienes con su trabajo promueven el desarrollo tecnológico para las actividades productivas relacionadas con el sector económico; sin embargo, los protocolos de investigación más que buscar un enriquecimiento para los procesos productivos se han enfocado en las preocupaciones de tipo social y político.

Algunas empresas incluso han realizado contratos individuales directamente con los investigadores con el objetivo de sacar el mejor provecho a la comercialización de los conocimientos que les sean necesarios, dejando de lado la relación con la universidad.

Como ya se mencionó los gobiernos también cumplen un papel muy importante dentro de esta ecuación al implementar políticas que faciliten la vinculación entre universidades y empresas de manera que posibiliten el crecimiento económico. En el caso de algunos países desarrollados han impulsado la comercialización de los conocimientos generados en las universidades con la finalidad de continuar el incremento en el desarrollo tecnológico e industrial; otras políticas buscan el intercambio de personal mediante asociaciones entre las empresas y las universidades; también han impulsado una política de reclutamiento y entrenamiento para fomentar el intercambio de tecnología. Un aspecto importante que se ha tomado en cuenta al momento de plantear estas y otras políticas es la regionalización, pues no se puede dejar de lado el tipo de actividad que se desarrolle en la zona para así beneficiarle con los avances tecnológicos necesarios.

México y su perspectiva de vinculación

En el caso de México, las vinculaciones universidad–empresa son escasas derivado de un sistema nacional de innovación débil, pues las políticas que se han generado en la mayoría de los ámbitos han sido copia de los sistemas de otros países. Por ejemplo, debido a que no existe un impulso al factor tecnológico se han adoptado tecnologías de otros países y al final del proceso no resultan de mucha utilidad, o en el peor de los casos llegan a fracasar. Este problema tiene su origen en el hecho de que las universidades en nuestro país se perciben como centros de oferta sin tomaren cuenta las demandas reales del sector empresarial o productivo mexicano.

Los científicos están siendo evaluados más por su producción científica que por la tecnológica y cabe mencionar que las pocas vinculaciones existentes en nuestro país, están relacionadas con la búsqueda de conocimiento tecnológico, aunque en la mayoría de los casos se ha conseguido en el extranjero.

Además se mantiene la visión de mejorar la calidad de lo ya existente en lugar de innovar, lo que permita tener alguna alternativa para ofrecer a futuro y por ende tener nuevas expectativas en los mercados, o resolver algún problema de carácter social.

Limitaciones, alcances y alternativas para la vinculación

De acuerdo con todo lo anterior es claramente visible que los países desarrollados han tomado muy en serio la ecuación:

Empresa + Universidad + Gobierno= crecimiento económico

Se han enfocado en gran medida en la creación de tecnología innovadora, de modo que día a día nos sorprenden con algo nuevo o totalmente mejorado; mientras que en los países en desarrollo estamos lejos de lograr este tipo de avances, y de las innovaciones que se llegan a generar en muchas ocasiones no están adecuadas a la región donde se pretenden desarrollar; un ejemplo de ello está en el sector agropecuario, específicamente en la ganadería donde podemos encontrar ganaderos que pretenden implementar un sistema en un clima templado cuando está pensado para funcionar en un clima cálido, lo que podría generar grandes pérdidas.

Un fenómeno que se ha incrementado en los últimos años es la “fuga de cerebros”, debido a la falta de apoyo tanto de la industria como del Estado, para comercializar los conocimientos, un aspecto que no solo afecta a la industria sino también a muchos otros campos como el arte.

Se ha mencionado el papel que deben de tener la políticas públicas de los gobiernos; sin embargo, lejos de impulsar la vinculación, el desarrollo y evitar la “fuga de cerebros”, solo se busca conservar los grandes monopolios dentro de algunos sectores como el energético. Recientemente se han presentado proyectos para generar energía eléctrica mediante alternativas ecológicas; no obstante los proyectos son rechazados y no porque no estén bien fundamentados sino porque solo se está cuidando el interés de unos cuantos al frente de este sector.

Por último como alternativas para generar beneficios para la industria, los estudiantes (futuros profesionistas) y la sociedad, expongo dos caminos. El primero a través de las prácticas profesionales para todas las carreras, en donde también los investigadores tengan oportunidad de adquirir experiencia laboral. Estas prácticas enfrentan a los estudiantes a problemas reales y específicos de cada empresa, buscando así contribuir al desarrollo económico y social de la región, al mejorar o innovar procesos productivos o servicios o en su defecto desarrollar nuevos con una plusvalía. Nos permitiría a los estudiantes engrosar el currículum, ya que al haber participado en algún proyecto (con buenos resultados), nos brinda la oportunidad de alcanzar nuevos objetivos en el campo laboral.

Una segunda alternativa que propongo y ayudaría a desarrollar soluciones a problemas reales de las empresas y la sociedad, es a través convocatorias emitidas por las empresas o los gobiernos, dirigidas a las universidades para resolver algún problema específico generando una lluvia de ideas para así encontrar la mejor solución al problema.

Este tema tiene es de suma importancia ya que aún hay mucho por hacer, espero que estas propuestas puedan ser el inicio para mejorar la vinculación empresa – universidad en México.

Fuentes de consulta

Sarabia-Altamirano, Gabriela. (2016). La vinculación universidad-empresa y sus canales de interacción desde la perspectiva de la academia, de la empresa y de las políticas públicas. CienciaUAT https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=441944752002

Agüero-Rodríguez, J.C, Tepetla- Montes, J., and Torres –Beristaín, B. (2015). Producción de biocombustibles a partir de la caña de Veracruz, México: perspectiva de riesgos socio- ambientales. CienciaUAT.

Albornoz, M. y Plaza, L. (2011). Agenda 2011. Temas de Indicadores de Ciencia y tecnología. http://repositorio.colciencias.gov.co/bitstream/handle/11146/470/1672-ALBORNOZ_2011_AGENDA_2011_T.PDF?sequence=1&isAllowed=y

Arza, V. and Lopez, A. (2011). Firms linkages with public research organizations in Argentina.

Benner, M. (2011). In Search of Excellence? An international perspective on governance of university research. En B. Göransson and C. Brundenius (Eds), Universities in transition, insight and innovation in international development.

Varios autores (2020). Vinculación universidad – empresa ¿Para qué? Revista Milenio https://www.milenio.com/opinion/varios-autores/ciencia-tecnologia/vinculacion-universidad-empresa-para-que

TEC de Monterrey (2019). Diálogo: vinculación universidad-empresa. https://observatorio.tec.mx/edu-news/dialogo-vinculacion-universidad-empresa


Francisco Olvera García es estudiante de licenciatura en Economía en la Universidad Autónoma de México, campus FES Acatlán.