Tintes pedagógicos / Diseño instruccional, ¿y eso dónde se aprende?

      Comentarios desactivados en Tintes pedagógicos / Diseño instruccional, ¿y eso dónde se aprende?
Tiempo de lectura: 2 minutos

Tecnopedagogo (a), diseñador o diseñadora instruccional; nuevos nombres, nuevos roles que se han desarrollado en el campo laboral para aquél que estudia Pedagogía pero que no se conocen bien sino hasta que se está fuera de la carrera, y es que en el Plan de estudios en la mayoría de las universidades prevalece el conocimiento teórico y queda pendiente la praxis hasta que se consigue un empleo (donde estés dispuestos a enseñar).

Hemos visto el auge del pedagogo en los últimos años derivado del reconocimiento en el campo educativo y empresarial de sus habilidades que le permiten atender y comprender el devenir de la educación; sin embargo, es cierto que se requiere de nuevas competencias, actitudes y valores que le abran paso ante el mundo que gira en torno a las nuevas tecnologías y que, sin duda, a partir de esta pandemia ha quedado demostrada la necesidad y obligación de conocerlas y dominarlas.

El pedagogo que busca desempeñarse como Diseñador instruccional, debe contar entre esas actitudes y aptitudes con la autonomía y la autogestión para ser capaces de construir un conocimiento propio, y comprender las bases de los ambientes de aprendizaje para establecer diversas estrategias didácticas que, combinadas con el uso de las nuevas tecnologías permitan crear retos intelectuales para los aprendices.

Requieren aprender sobre las nuevas modalidades de aprendizaje como son el e-learning, m-learning o b-learning, entre otras. Así mismo es necesario saber crear propuestas pedagógicas con apoyo del manejo de herramientas de autor o software específico; conocer las plataformas LMS o sistemas de gestión de aprendizaje, todo esto creando una sinergia entre pedagogía y sistemas. Pero, además, si se busca estar aventajado en el campo laboral, es preciso contar con conocimientos mínimos de diseño para incrementar la creatividad e interactividad.

Si bien en algunas universidades se integra alguna unidad de aprendizaje al respecto o algún maestro va más allá de lo planteado en el currículum, la carrera de Pedagogía aún cojea. Es importante que las ramas de especialización a nivel licenciatura incluyan temáticas de innovación educativa y tecnología educativa, pues el pedagogo no solo se prepara para ser docente (creencia clásica) sino que el pedagogo de nueva generación tiene ante sus ojos nuevas rutas de desempeño laboral y no debiera esperarse hasta tomar una maestría o diplomado para tener las herramientas necesarias que lo integren a la vida productiva. Por tanto la vinculación universidad – empresa, posiblemente enmarcada en prácticas profesionales, es un tema que queda en el tintero pedagógico que urge abordar.