La universidad vs el campo profesional

      Comentarios desactivados en La universidad vs el campo profesional
Tiempo de lectura: 2 minutos

 

 


A competency-based educational model in universities is necessary to translate the foundations and principles of the approach into practical, consolidated and planned actions for the benefit of the teacher and his students.


Por: Sonia Villaseñor Pedroza 

La educación es integral e integradora, implica un recorrido sociocultural que inicia en la etapa de socialización del individuo y continúa desarrollándose y moldeándose en el tiempo por medio de las diferentes experiencias e intercambios del individuo con los otros y el entorno del cual es parte.

La educación como un medio o instrumento es el vehículo por el cual los individuos de una sociedad no sólo se aproximan al conocimiento, sino que acceden a nuevas formas y dimensiones de su vida en sociedad que contribuyen a mejorar la calidad de esta, tanto a nivel individual como social. Por lo tanto, las universidades deben estar comprometidas a formar profesionales competentes que se adapten a las necesidades de su tiempo y contexto de manera ética, comprometida y eficiente.

El profesional competente es aquel que reflexiona y funciona a través los saberes o atributos como ser integral; dicha interacción está enmarcada y delimitada por un perfil ideal, en el que estos saberes o atributos generan evidencias que son potencialmente transferibles a distintos contextos, donde el individuo también se apoya en conocimientos situacionales y que generalmente están dirigidos a transformar una realidad (Cázares y Cuevas, 2008).

Es necesario que el modelo educativo de las universidades esté basado en competencias, traducir los fundamentos y principios del enfoque en acciones prácticas, consolidadas y planeadas; todas dirigidas hacia el docente y sus estudiantes. No solo se trata de una nueva forma de educar y aprender competencias —conlleva el replanteamiento, entre otros, de los materiales educativos, de nuevos perfiles (egresados y profesores)— sino que también implica una nueva forma de evaluar mediante la cual se consideran los conocimientos, las actitudes, las habilidades cognitivas, metacognitivas y las destrezas; es decir, se evalúan las competencias a través del desempeño de estos actores, durante el proceso de enseñanza y aprendizaje (Tobón, 2005), .

El mayor reto que asume el modelo educativo actual es lograr una verdadera educación para la vida, comprometida con el pleno desarrollo y formación en un sentido amplio, que le permita vincularse en el campo profesional activamente.

 

  • Cázares, A. y Cuevas de la G. (2008). Planeación y evaluación basada en competencias. Fundamentos y prácticas para el desarrollo de competencias docentes, desde preescolar hasta el posgrado. México: Ed. Trillas.
  • Tobón, S. (2005). Formación Basada en competencias. Pensamiento complejo, diseño curricular y didáctica. 2ª edición. Colombia: Eco e Ediciones.

Sonia Villaseñor Pedroza, es maestra en psicología por la Universidad Nacional Autónoma de México y posee una licenciatura en Psicología Educativa por la Universidad Pedagógica Nacional.