No.30 / Titulación Universitaria / Editorial

      Comentarios desactivados en No.30 / Titulación Universitaria / Editorial
Tiempo de lectura: 2 minutos

La titulación universitaria se ha convertido, desde hace tiempo, en objeto de ajuste de las instituciones de educación superior, lo que ha llevado a abandonar cada vez más la idea de su hechura para obtener una licenciatura o grado, y con ello las credenciales necesarias para ejercer una profesión ante la sociedad.

Así entonces tenemos que un título universitario puede ser producto de una investigación, un examen de conocimientos, un buen promedio o una profundización de conocimientos a partir de cursar estudios de maestría o doctorado, por cierto que en algunos casos estas últimas también ya se obtienen por exámenes de conocimientos, o simplemente por concluir sus estudios en algunas instituciones de educación superior.

Abandonar  la Tesis, es decir dejar de investigar para argumentar la escritura sobre un tema determinado,  pone en desventaja a los universitarios sobre aquellos que no lo requieren para egresar.  Es verdad, la Tesis para muchos se ha convertido en el trámite que jamás realizan y por tanto se dejan truncos los estudios de licenciatura, maestría o doctorado,  porque al no titularse el estudiante es tanto como no haber concluido los estudios universitarios, aún cuando se tenga el  cien por ciento de los créditos cubiertos, y por tanto se entiende la proliferación de opciones de titulación.

Cuando se observan los resultados de PISA (Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes de la OCDE) para México de 2018, los cuales no son nada halagüeños en las competencias de lectura y matemáticas, no es difícil suponer las deficiencias de los estudiantes universitarios que se recibirán en el futuro, lo que sin duda, en su momento va a impactar en la realización de este trabajo escolar, ya que elegir y escribir un tema de tesis va a requerir el desarrollo del pensamiento crítico, así como el pleno ejercicio de la competencias de lectura y escritura, y al no tenerse del todo, esto sin duda afectará a la realización de la tesis, porque cabe decir que estos asuntos no se corrigen necesariamente en el transcurso de los estudios superiores, los cuales también se ha convertido en grandes simuladores de certificación tanto en el ámbito público como privado.

¿Es necesario defender a la tesis como el último camino a transitar en la formación de licenciatura, maestría o doctorado? En Kuchkabal creemos que sí , ya que se trata de tener profesionistas con mayores capacidades para tomar posturas claras ante desafíos profesionales y personales, y porque también contribuye la realización de una tesis, que es en realidad el primer trabajo profesional que el egresado realiza y es evaluado por otros profesionales, lo que sin duda le dará certeza sobre los siguientes pasos.

Por último, pero en otro orden de ideas celebramos en Kuchkabal el regreso de la columna Tintes Pedagógicos de Heidi Arugüello fundadora de Kuchkabal, y  de igual forma le damos la bienvenida a este espacio a  Jorge Mendéz Tamayo con su columna Espejos Alterenos.