Archivo de la etiqueta: Tecnología

No. 28 Analfabetismo

Tiempo de lectura: 1 minuto

 

Editorial Prepa en línea SEP: Alfabetizador Digital en México
¿Soy analfabeto? La Útopía del Deber Ser / Choque generacional.
Educar-nos / Nuevos Analfabetismos Ciencia no es igual a tecnología
Hacia el combate de las malas alfabetizaciones La Alfabetización de Datos
Taller para mejorar las habilidades digitales En Busca de Prometeo / Analfabetismo y Tecnología ¿Qué relación tienen?
Historias de Luna / Para aprender se necesita interés Mediateca

Ciencia no es igual a tecnología

Tiempo de lectura: 3 minutos

The school should not approach science and technology as something alien to daily life where only a few people with certain characteristics and high IQ can perform.


Por Juan Baltazar Tinoco 

En nuestro sistema educativo mexicano en el área de educación básica falta mucho por realizar respecto a la enseñanza de la ciencia y tecnología, asimismo, en términos generales existe un analfabetismo respecto a su conceptualización para poder ser aplicado por nuestros estudiantes en su realidad de manera macro y poder configurar una sociedad más idónea.

De manera general se engloban ciertas problemáticas y es necesario comenzar por entender de manera correcta en los salones de clases el concepto de ciencia y tecnología, ya que han sido mal conceptualizados. La ciencia se define solamente como un conjunto ordenado y sistematizado de conocimientos establecidos sobre lo que ocurre en la naturaleza y la tecnología como el conocimiento, mantenimiento y uso de herramientas, máquinas y piezas de equipo diversas.

La ciencia no es solamente el conocimiento acumulado, sino es un proceso que se emplea sistemática y disciplinadamente de nuevo conocimiento  “[…] ciencia es lo que sabemos cómo científicos, pero también los métodos, procedimientos y maneras para averiguar lo que, como científicos, todavía no sabemos; ciencia es saber pues, pero también es quehacer” (Gutiérrez-Vázquez, 1982). Lo mismo pasa con la tecnología, entender cómo reparar un torno o entender el sistema de control automatizado es técnica, pero no es tecnología; como la ciencia, la tecnología es también un proceso “[…] disciplinado durante el cual los recursos y conocimientos con los que se cuente son usados en la solución práctica de problemas previamente identificados por las necesidades humanas (Gutiérrez-Vázquez, 1982).

La escuela no debe abordar la ciencia y la tecnología como algo ajeno a la vida diaria donde sólo unas cuantas personas con ciertas características y coeficiente intelectual alto pueden realizar. Los conceptos se deben relacionar con los problemas que les interesan a los seres humanos y hacerlos partícipes en la solución de los mismos y, con ello, comenzar a discutirlos, reflexionarlos y plantear posibles soluciones y conseguir mayores posibilidades de aprendizaje.

Es necesario crear más centros de investigación en México e invertir más presupuesto en aquellos centros de investigación que ya estén bien establecidos y empezar a realizar de manera más eficiente ciencia y tecnología. Una problemática más consiste en métodos de enseñanza tradicionales en educación básica, además de que gran parte de nuestra población no termina su educación básica y ello deriva en que exista un analfabetismo científico y tecnológico y, como consecuencia, se observe en los seres humanos malos hábitos de higiene, embarazos no deseados y daños al medio ambiente.

En el país se debe de contar con un mayor número de profesionistas dedicados a la ciencia y la tecnología y, para lograrlo, se tiene que vincular a los niños desde su formación básica con estos temas para lograr en ellos el interés por estudiarlos, para esto deben existir proyectos o iniciativas que partan dentro de la escuela misma. Además, la enseñanza de la ciencia y la tecnología debe involucrarse en todos los estratos sociales, alcanzar una educación informal y poder incluir a la población adulta.

Todo este avance positivo que se logrará en la educación implica que se formen grupos de trabajo desde un enfoque multi e interdisciplinario. La importancia de involucrar a todas las disciplinas y no negarse a trabajar en equipo, logrará una mejor educación tanto para los maestros como para los estudiantes en el proceso enseñanza-aprendizaje de la ciencia y la tecnología. La ciencia se debe enseñar con un lenguaje apropiado y no tan complejo de entender, con técnicas y métodos actuales, con tecnología apropiada, lo más vivencial y práctico que se pueda y con profesores que tengan la perspicacia de fomentar lazos afectivos con sus estudiantes y poder involucrarlos en dichas temáticas.

Fuentes de consulta.

  • Gutiérrez-Vázquez, J. M. (1982). Sobre la enseñanza de la ciencia y la tecnología. Revista de la Educación Superior, 11 (4), 88-95, oct.-dic. México.

Juan Baltazar Tinoco, maestro en Psicología por la Universidad Tecnológica de México, licenciado en Sociología de la Educación por la Universidad Pedagógica Nacional y pasante en Pedagogía SUAyED-UNAM.

En busca de Prometeo / Analfabetismo y tecnología ¿Qué relación tienen?

Tiempo de lectura: 2 minutos

Esta es la pregunta que se formuló para escribir esta columna. Para responderla fue necesario saber que el analfabetismo es un fenómeno que ha tomado relevancia en gran parte del siglo XX, aunque históricamente el término viene referenciado desde mucho antes pero en este período tiempo, la importancia es mucho más intensa debido al crecimiento económico de las naciones donde la necesidad del mercado laboral requería una alfabetización de la fuerza de trabajo. Así el combate contra la analfabetismo comenzó con diversos programas que combatieran este fenómeno. Esto es desde el punto de vista económico considerando que es el motor de la sociedades actuales pero hay una razón más social, más política —a la manera griega, en el ejercicio de la convivencia humana en todos sus sentidos—, es un derecho humano como tal se relaciona con la pobreza y el crimen, lo que implica un profundo rezago al desarrollo humano.

Aún no respondemos a la pregunta inicial y es precisamente porque la tecnología no está relacionada directamente con el analfabetismo sino con los instrumentos que la combaten, porque la lectura y la escritura son tecnologías y no recientes sino muy antiguas. De ahí que se consideran a estas como algo inherente a la naturaleza humana pero no es así. Su desarrollo implicó, sí una cuestión evolutiva en el desarrollo de pensamiento y el lenguaje como origen pero que fomentaron la creación de representaciones gráficas que determinan una codificación sistemática de signos para almacenar información provenientes de estos. Así, la escritura que sería dibujar estos signos así como su interpretación a través de la lectura entran en la definición de tecnología en su primera acepción según el Diccionario de la Lengua Española (DLE, 2018) como un “conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico”, reconocibles en los manuales de ortografía y gramática de los diversos idiomas que existen en el mundo.

Pero esto no queda sólo aquí, tomando a la escritura en su definición como un sistema de signos que almacena información a través de un código sistematizado se puede afirmar que hay otras tecnologías dentro de esta misma categoría. Éstas se desarrollaron inicialmente en el siglo XIX pero han tenido su mayor auge e impacto a partir de la segunda mitad del siglo XX, se les identifica con diversos nombres pero se les reconoce mucho más como Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), las cuales determinan un ecosistema de información basados en códigos que ha derivado en pensar, en relación a estas y desde el fenómeno del analfabetismo, en el término de alfabetización digital.

Ahora bien, si la escritura y la lectura son tecnologías que pueden ser aprendidas inclusive a muy avanzada edad —la cual se tienen evidencias sobre ello—; las TIC, también inmersas en esta naturaleza y considerando que sus fundamentos no han cambiado, no así sus formas, desde la primera mitad del siglo XX, es posible aprenderlas sólo conociendo, así como estudiar otro idioma, su “ortografía” y su “gramática”. Al fin y a cabo, en busca de Prometeo, la ONU declaró desde 2011, el acceso a Internet como derecho humano, lo que implica que sus mecanismos (TIC), como la escritura y la lectura, también son un derecho humano.

 

En busca de Prometeo / El consumo en la sociedad

Tiempo de lectura: 2 minutos

A finales del Siglo XIX, a causa de la Revolución Industrial, principalmente en su segunda etapa (1880-1914) aparece un fenómeno social que se le conoce como la sociedad del consumo. Este concepto determina lo que ha establecido el ritmo de nuestras sociedades actuales: el consumo masivo de bienes y servicios; la otra, la producción masiva. Ambas, en una lógica desequilibrada más inclinada por la oferta que por la demanda.

En términos prácticos, esto ha producido que la tecnología se desarrolle de manera exponencial para lograr las máximas ganancias y el enriquecimiento desmedido, objetivo primordial del capitalismo en su última fase, el globalizador. Se puede apreciar en la obsolencia programada de los productos, los cambios de equipo celulares cada cierto periodo de tiempo determinado por contratos comerciales, en el fetiche del dinero donde el crédito es un mecanismo de intercambio no de productos sino moneda.

La tecnología tiene un papel importante en todo esto. Por eso, las opiniones alrededor de estas suelen ser diversas desde su aceptación incondicional hasta nombrarla en todo sentido el mal supremo de la humanidad. Pero, es importante reflexionar que en realidad no es la tecnología la causante porque quien la usa no es más que el ser humano, de nada sirve transferir la responsabilidad a lo que evidentemente es un producto de él mismo. No hay dioses mitológicos que ahora nos salven, la deuda y la obligación es de nosotros en temas que se relacionan con lo expuesto: el calentamiento global, la basura electrónica, los desechos sólidos, entre más. Pareciera que ahora se lucha con lo mismo que generó bienestar a la humanidad, con la industrialización pero no es así, el combate está en su forma e intención.

Hoy, hay mucho que reflexionar en estas nuevas condiciones, en un mundo donde la tecnología predomina y con la irracionalidad de su uso, nos deshumaniza, algo que tal vez, desde el mismo mito griego, Prometeo no aceptaría.