Archivo de la etiqueta: Investigación

Tesis o no tesis, ahí está el detalle

Tiempo de lectura: 3 minutos


The thesis as the reception document for obtaining an academic degree goes beyond just being a requirement, implies the possibility of generating knowledge for the development of society and the acquisition of skills of the candidate.


Por José Daniel Guerrero Gálvez

En noviembre, en un Congreso de Ingenieros Civiles, Carlos Slim declaró lo siguiente:

Cuando un alumno acaba su carrera, sale y está listo para trabajar… lo ponen a hacer una tesis y un examen profesional. Ya acabó la carrera, cuatro años, ya lo examinaron durante cuatro años, ya qué más le examinan (El Financiero, 27 de noviembre de 2019).

Por supuesto, la nota no se hizo esperar desde la noche de ese día y en los titulares al día siguiente pero ¿por qué lo dijo? Analicemos el contexto económico mexicano primero. En los últimos años, mucho más evidente desde 1988, México comienza a emigrar hacia un modelo neoliberal donde las políticas económicas implicaban un cambio, este se inclinó por la mano de obra barata. Este tipo de trabajo requiere que el empleado no tenga un conocimiento muy elevado, es decir, un nivel de técnico, no de bachillerato sino de secundaria siendo más que suficiente para ello, por eso en una entrevista a la Dra. Rosa del Carmen Flores menciona que la movilidad social se presenta al terminar la secundaria en detrimento de los siguientes niveles educativos siendo en éstos la remuneración más precaria (Vanegas, Marzo 3, 2019).

En un escenario así, por supuesto las palabras del Señor Slim son adecuadas si se piensa que el país siga en esta condición y que para los más ricos es un gran negocio porque las utilidades se incrementan a costa de los bajos salarios, por eso muchas compañías invierten en países con estás características para poder incrementar sus ganancias, práctica que se ha denunciado como un tipo de esclavitud. A pesar de esto, las instituciones públicas mantienen la forma de titulación a pesar de las declaraciones mencionadas y el escenario descrito, aunque algunas, principalmente en las privadas, omiten esta modalidad con el fin, ya sea para crear un mercado cautivo ofreciendo el siguiente nivel académico o para facilitar la inserción al mercado laboral bajo las políticas económicas mencionadas.

En un contexto diferente, la tesis toma un rol distinto, en la formación y no en la capacitación. La razón, a través de este documento se produce conocimiento y éste a su vez implica desarrollo, no solo tecnológico sino también social. Los países desarrollados lo saben, los desarrollos tecnológicos y sociales es por la investigación vertidas en documentos llamados tesis presentándose en diferentes momentos, particularmente en los niveles superiores de educación donde se evidencian más. Por ejemplo en el repositorio del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) alberga tesis de Licenciatura (bachelor’s degree), Maestría (Master Degree) y Doctorado (PhD).

Hay más instituciones donde la tesis toma una importancia en la formación del alumno que determina mucho en desarrollar habilidades de investigación, la justificación de los conocimientos necesarios y suficientes para el ejercicio de la profesión en la vida laboral, la generación de nuevo conocimiento como se mencionó anteriormente y desde lo social, en la idea que se expuso anteriormente, la diferencia entre políticas de mano de obra barata y políticas de desarrollo, entre la investigación y lo operativo, entre el desarrollo y el retroceso en todos los ámbitos de la sociedad.

José Daniel Guerrero Gálvez es estudiante de pedagogía en proceso de titulación en la Facultad de Filosofía y Letras (UNAM), administrador de un centro de datos, programador y promotor del software libre.

Nunca es tarde para titularse

Tiempo de lectura: 3 minutos

 


Nowadays people return to higher education institutions where they studied, with the aim of finally graduating, since having this degree offers them a retirement in better conditions.


Por Alejandra Vanegas

Cuando la conclusión de una carrera profesional significaba movilidad social, esos años que los padres orgullosos comentaban sobre sus hijos abogados, médicos, ingenieros, etc., muchos de ellos ejercieron sin realizar el trámite de titulación. Por este motivo, aquellos que se integraron a la fuerza laboral en la década de los años 60 del siglo pasado, hoy que están en trámite de jubilación regresan a las instituciones de educación superior donde cursaron sus estudios, con el objetivo de por fin titularse, ya que el contar con este grado les ofrece un retiro en mejores condiciones.

De la teoría a la práctica

Ante este fenómeno surgen varias interrogantes: es válida una titulación tan extemporánea, qué criterios se deben aplicar a estos casos, puede ser este el detonante para que continúen su formación, es un gasto o una inversión para el Estado, la experiencia rebasa a lo aprendido en el nivel superior. Para algunas de estas preguntas podemos bosquejar respuestas desde un punto de vista muy particular.

Cualquier titulación es válida si cumple con los lineamientos establecidos por la institución educativa; en teoría al ser exalumnos que cursaron planes de estudio ya obsoletos, deberían realizar una actualización o revalidación al plan vigente, sin embargo, en la práctica, desde mi experiencia en el sector educativo esto no ocurre así. En algunos casos puede suceder que el ambiente escolar invite al egresado a retornar a las aulas, ya sea en la misma institución, en otra diferente o que al fin libre de horarios y exigencias económicas estudie algo muy distinto a su disciplina. De ninguna forma es un gasto, en todo caso es una inversión con recuperación retroactiva, y con mayor razón si la experiencia adquirida durante 35 años de ejercicio de una profesión se comparte con las nuevas generaciones.

¿Cómo me puedo titular?

Para evitar llegar a estos límites es mejor estar informados de los tipos de titulación que ofrece nuestra escuela, universidad o instituto; para ello investigamos en las dos instituciones de educación superior en México: la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), los cuales ofrecen las siguientes modalidades de titulación.

En la UNAM, de acuerdo con el documento “Opciones de titulación” pueden existir algunas pequeñas variantes, dependiendo de la carrera y facultad. Sin embargo, las que más prevalecen son:

  • Tesis
  • Tesina
  • Informe académico por actividad profesional
  • Informe académico por investigación
  • Informe académico de servicio social
  • Examen general de conocimientos
  • Por la realización total de créditos y alto nivel académico
  • Seminario de titulación

Por su parte, el IPN, en el Artículo 5 del Reglamento de Titulación señala:

I. Proyecto de investigación

II. Tesis

III. Memoria de experiencia profesional

IV. Examen de conocimientos por áreas

V. Créditos de Posgrado

VI. Estudios de Licenciatura

VII. Seminario de titulación

VIII. Escolaridad

IX. Curricular

X. Práctica profesional

XI. Programa especial

Así que no hay que esperar hasta el último momento, es mejor conocer a detalle cada una de las opciones, para estar seguro de que la opción que elijamos sea la más acorde a nuestros planes y expectativas.

 

Alejandra Vanegas es pasante de la Licenciatura en Pedagogía del Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia de la Facultad de Filosofía y Letras-UNAM

Tiempo de lectura: 2 minutos

Para muchos puede resultar un viacrucis, para otros no tanto, pero lo cierto es que la Tesis no deja a nadie indiferente. Al iniciar una carrera profesional se sueña con el día de la titulación, aunque pocos se ocupen de pensar en su tema de tesis antes de terminar los créditos, y es cierto que en muchas instituciones se titulan con otras opciones o de manera directa, pero te has preguntado ¿cuál es la importancia de realizar una tesis?

Lo primero es que el estudiante demuestra sus capacidades de análisis, reflexión e investigación desarrolladas a lo largo de la carrera, conectando así lo aprendido en el aula con las problemáticas reales de la sociedad. Entonces, lo que la tesis aporta son justamente esos tintes pedagógicos llevados a una realidad para atender o pretender resolver una problemática. Es el momento de tomar las teorías y aplicarlas al contexto en el que se mueve el tesista. Incluso hay ocasiones en que ya se está llevando a la práctica una idea para ayudar a minimizar la brecha entre la problemática y el deber ser, por lo que una tesis en este sentido aportará la experiencia con resultados más tangibles.

Pero esto no es todo, la tesis coloca al estudiante universitario en una nueva dimensión puesto que será, su primera obra publicada, si bien puede no ser la última, será la que le ofrezca la oportunidad de escribir más y a mayor profundidad sobre aquello que le interese. De este modo permite la renovación del conocimiento y la generación de nuevas relaciones personales para contrastar ideas y obtener nuevas perspectivas.

Por esto, la Tesis además de ser un requisito indispensable para titularse ¡puede ser el principio del cambio personal y colectivo!

 

Espejos Alternos / Datos crudos en la titulación

Tiempo de lectura: 2 minutos

En ocasiones he oído decir que el cuello de botella de la UNAM es el número de estudiantes titulados anualmente a nivel licenciatura, esta expresión es de llamar la atención. Si uno revisa el Anuario de Educación Superior a nivel licenciatura 2018-2019 del ANUIES, encontrará que ese año en la universidad de la nación egresaron 21,640 y se titularon 14,864, la diferencia entre ambas cifras no es mucha. Sin embargo, si comparamos ambos tópicos con la matricula total de alumnos que es de 137, 847, la expresión tiene razón de ser, tornándose alarmante y de preocupación.

Los números de egresados y titulados dan la sensación de dos realidades distintas y alejadas, las razones de la disparidad de datos son diversas. Analicemos una, la precaria formación ligada a la investigación durante la carrera, que sin duda dificulta mucho la realización de la tesis para un estudiante sin habilidades de razonamiento y abstracción, o sin actitudes y hábitos de disciplina y búsqueda de información.

La universidad debería formar en el alumno al profesional y al investigador, que sepan dar respuesta y alternativas a problemáticas sociales propias del área en que se formó, es por eso que desde el inicio de la carrera se tendría que ligar el proceso formativo no solo a la enseñanza, sino también al ámbito de investigación. Tal vez así, en años posteriores el número de egresados refleje en igual o casi igual cifra el número de titulados, con el fin de acercar más ambas realidades.

 


 

Tesis: formación e investigación

Tiempo de lectura: 3 minutos

Foto: Formas de titulación UNAM, MEXTUDIA


Currently, the different types of university degree at the bachelor´s level, together with the form of presentation and training for the realization of the thesis towards students, has generated rejection and unpopularity to this research work as an option and choice to graduate from them. Reflecting on this issue leads us to propose an alternative to create an increasingly narrow link between training and research.


Por: Jorge Méndez Tamayo

Actualmente las modalidades de titulación a nivel licenciatura que ofrecen muchas universidades e instituciones de nivel superior se han diversificado. Entre las recientes modalidades implementadas en algunas carreras y licenciaturas esta titularse por promedio o hacer diplomado cuya consecuencia inmediata ha sido que la tesis, modalidad por excelencia académica haya perdido valor como principal opción y elección para muchos estudiantes que desean titularse.

Foto: Formas de titulación en México ¿Cómo ser licenciado?, MEXTUDIA

Aunada a la situación de impopularidad de la tesis, se le suma la forma en cómo se presenta  este trabajo académico hacia los jóvenes universitario. Es decir, la tesis se muestra como algo difícil y tedioso de hacer, como si fuera un peso obligatorio del cual hay que deshacerse cuanto antes para poder egresar de la carrera, sin considerarse el  sentido e importancia que conlleva el realizarla, tan solo hacerla por deber y no por querer. Lo anterior se agrava aún más para los alumnos al no haber desarrollado habilidades y herramientas de investigación durante su proceso de formación, en consecuencia, esto les genera desánimo, frustración, ansiedad y rechazo por escoger la tesis como modalidad de titulación.

Practicar para la tesis

Es por eso que se hace necesario reflexionar acerca de como ligar la tesis al proceso de formación que comienza desde el ingreso del estudiante a la universidad, para que al término de sus estudios pueda y quiera hacer su trabajo final sin temor al análisis, razonamiento, disciplina, sistematización y redacción que exige toda labor de investigación.

Una alternativa para crear lazos más estrechos, es ligar el proceso de formación no solo a la enseñanza sino también a la investigación, debido a que no es suficiente circunscribir los conocimientos y aprendizajes durante la carrera únicamente al salón de clases y a lo que el profesor diga o haga. Más bien se tiene que ir más allá, se tienen que plantear problemáticas y situaciones diferentes que impulsen a los alumnos a  indagar e investigar  formas alternas  de solucionar problemas inmediatos  que incluso guarden alguna relación con su contexto cotidiano.

De modo que los trabajos y actividades según las materias que cursen empiecen a ejercitarlos en procesos de investigación, simultáneamente que vayan desarrollando habilidades, hábitos y herramientas de análisis, razonamiento, abstracción, critica y disciplina. Desarrollar estas habilidades y actitudes en los estudiantes desde el inicio de la carrera sentará bases sólidas en el futuro investigador para que elija realizar la tesis sin temores ni confusiones como modalidad de titulación, desmitificando de esa manera, el mito pesimista de hacer una tesis. Por lo anterior, es importante ir creando un vínculo que afiance  el proceso de formación y la investigación en toda enseñanza universitaria sea la que carrera que sea.

Porque la tesis es un trabajo fundamental para cualquier egresado, no tanto porque sea una obligación para poder titularse, sino por su labor de investigativa, ya que todo proceso de formación implica al mismo tiempo una labor de búsqueda, análisis e investigación. La universidad tiene la responsabilidad de formar profesionales que se sepan investigadores, o lo que es lo mismo, investigadores con una formación profesional.

 

Fuentes de consulta

Centro de Estudios de la Universidad. (1996). ¿Qué es la tesis? En Universitas: cuaderno del centro de estudios de la universidad / UAEM, Vol.1, 1ed. Recuperado desde: http://web.uaemex.mx/plin/univ/home.html


Jorge Méndez Tamayo, es estudiante de la licenciatura en Pedagogía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM

Educar-nos / Del sueño a la cruda realidad

Tiempo de lectura: 2 minutos

Cuando iniciamos nuestra vida escolar y con el gradual avance de los cursos, las experiencias de hermanos y amigos nos hacen añorar el momento de nuestra titulación, y por supuesto esta tiene que ser mediante la elaboración de una tesis súper original, que rompa los paradigmas de la disciplina en la que nos especializamos. Además del significado que encierra, ya que es la culminación de un ciclo de largos años de estudios, desvelos y esfuerzos.

Sin embargo, la realidad nos recuerda que no todo es color de rosa. El primer gran dilema al que nos enfrentamos es la elección del tema de investigación; posteriormente, quién será nuestro asesor de tesis, la aceptación del tema y presentación del protocolo para su registro; y con ello nuestro primer descalabro “tu trabajo califica para una tesina, no es tesis”. Esta opinión meramente personal y subjetiva de los encargados del registro de temas de proyectos de investigación.

Otro aspecto que vencer, investigar y tener la sensación de que en esos cuatro años de carrera no aprendiste lo suficiente para desarrollar un trabajo que lo compruebe, ya que finalmente ese es el objetivo de una tesis, tesina o reporte de experiencia profesional o de servicio social.

Por supuesto eso no es todo. Una vez concluida la investigación, viene la etapa de revisión por parte de los sinodales. Podemos encontrar tres versiones de ellos: especialistas en el tema, conscientes que no vamos a descubrir el hilo negro y que exijan un trabajo de calidad; aquel que todo desestima y que emite cientos de observaciones y nunca queda satisfecho; y por último el que con toda “honestidad” dice “ni lo leí, porque no me lo pagan y pues no voy a dedicar tiempo a algo que no me van a pagar”.

Culminamos con la presentación del examen profesional, que no es otra cosa que defensa y argumentación de nuestra investigación.

Si bien es un trabajo que muy pocos leerán, es la satisfacción de aportar a la investigación, robustecer las bibliotecas y repositorios digitales. Quién sabe, tal vez algún día le resulte interesante a alguien que esté andando el camino que ya transitamos.