Archivo de la etiqueta: Habilidades

En Busca de Prometeo / El meme de Prometeo

Tiempo de lectura: 2 minutos

La tecnología nos ayuda a realizar muchas tareas, específicamente la informática, la computacional o conocida más como las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) son las que tienen una versatilidad impresionante para eso. Una de estas actividades, tema de este número de Kuchkabal es la titulación y la pregunta es, ¿el tesista tiene las habilidades necesarias y suficientes de las herramientas tecnológicas para su uso óptimo en su proceso de titulación? Si esta pregunta se realizará a cualquier tesista, la mayoría de estos respondería que “sí, por supuesto” pero cuando se le pregunta por cuestiones más avanzadas de las herramientas informáticas, particularmente de los procesadores de texto, hojas de cálculo, correo electrónico y navegadores Web se puede apreciar un limitado conocimiento de estas. Así, la persona, que podría no ser tesista sino aún estudiante, usa el procesador de texto como una máquina de escribir, la hoja de cálculo como una calculadora, el correo electrónico como simple transmisor y receptor de mensajes y, el navegador Web únicamente como un visualizador de páginas Web.

Utilizar una herramienta implica tener conocimientos adicionales además del que se posee con respecto a esta. Es así como el carpintero que sabe usar la garlopa, el martillo, el serrucho, el torno también debe saber los tipos, las características de la madera y la forma cómo tratarlas; así igual, las TIC requieren de un conocimiento sobre su naturaleza que determina una serie de conocimientos que crece con el tiempo, no en su fundamento sino en las formas, eso sin contar el conocimiento necesario subyacente como puede ser, el saber sobre maquetación de documentos y trabajo editorial para el caso de los procesadores de texto o bien, aritmética y álgebra para las hojas de cálculo. Parece tema de tesis, lo es y es aquí que un meme podría entrar a colación, imaginen a Prometeo observándolos con reprobación y un texto al fondo de la imagen diciendo: «Prometeo viendo como no sabes utilizar las TIC después de pagar el precio por robar las artes de Atenea y Hefesto».

Habilidades Digitales y Docencia

Tiempo de lectura: 4 minutos


The teachers, regardless of the educational level, have been integrating, according to the news of the ICT, tools and devices to their teaching task; many times obliged by the institutional demands of the place where they teach or on their own, which has made an unequal inclusion in the use of ICT in teacher education


Por Lorena González Boscó

He sido testigo de una historia que inició a principios de los años 90 del siglo pasado, cuando la educación empezó a saborear las mieles de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunición) para integrarlas a la práctica educativa del docente común, y así he venido observando  en las instituciones grandes inverisones en infraestructura tecnológica para los distintos niveles educativos, hasta llegar donde estamos hoy parados, manejando contenidos educativos a través de teléfonos inteligentes y las bastas posibilidades que nos ofrecen el mercado de las aplicaciones educativas y las redes sociales.

Los profesores, sin importar el nivel educativo, han ido integrando, conforme las novedades de las TIC , herramientas y dispositivos a su quehacer docente; muchas veces obligados por las exigencias institucionales del lugar donde ejercen la docencia o por mutuo propio, lo que ha hecho una inclusión desigual en el uso de las TIC , por lo que irremediablemente se les clasifica  conforme sus habilidades digitales en el uso y apropiación de las TIC de docente 1.0 hasta 4.0.

Sin duda, todos los quehaceres profesionales han adaptado la tecnología a sus prácticas. y en todos los casos me atrevería a decir que ese proceso atraviesa por los mismos componentes para lograr su efectividad, que son:

  1. Conocimiento del trabajo
  2. Metacognición para el trabajo
  3. El uso de las TIC en el proceso laboral
  4. Apropiación de la TIC para el trabajo.

1. Conocimiento del trabajo.– Cualquier trabajo que se desempeña requiere de conocimientos propios de la labor que se desarrolla. Dar clases, implica tener conocimientos vastos de la materia que se imparte, y didáctica.

2 Metacognición para el trabajo. Los conocimientos que se tienen, y la disposición para aplicarlos se ven reflejados en la práctica laboral en la medida que se van resolviendo los desafíos cotidianos de corto, mediano y largo plazo; por ejemplo: el conocimiento del proceso de evaluación y su aplicación adecuada con los estudiantes conduce necesariamente al aseguramiento de los avances en la enseñanza

3.- El uso de la TIC en el proceso laboral.- El manejo de distintas aplicaciones para llevar distintos proceso laborales, como las hojas de calculo para llevar el control de calificaciones y asistencia de un grupo, o el uso de redes sociales para comunicarse y compartir materiales con los alumnos, hace que se eficiente el proceso de comunicación y extensión de contenidos aúlicos.

4.  La apropiación de las TIC, para el trabajo. Además de utilizar las aplicaciones que nos brindan las TIC para consultar y compartir información, también se trata de ser capaces para generar información de acuerdo a las necesidades de los requerimientos docentes y discentes, mediante la programación de contenidos en diversas plataformas, esto es por ejemplo: tener la habilidad de diseñar y programar cursos en línea o editar y subir vídeos.

También con el  tiempo he observado que muchos docentes tienen más habilidades digitales que las que declaran tener, la razón la atribuyo, a que cuando los superiores lo saben inmediatamente les asignan más tareas, y por ello prefieren no socializar su conocimiento para la institución.

Uno de los problemas fundamentales que ha atravesado la formación docente sobre el uso de TIC  se avizoró en el rechazo por ese saber y adquisición de habilidades por parte del magisterio, por la idea que se tienen de que al adquirir estas competencias  se implicaría más trabajo, lo cual es cierto  y no tiene sentido negarlo.

Sí bien es cierto que las TIC nos facilitan muchos procesos, llevarlas hasta al aula es pedirle al profesor que piense en varios medios para transmitir el conocimiento, ya no es sólo que lean un libro, vean un vídeo o que los alumnos hagan una investigación por Internet, también hay que incluir la gamificación, e incluso llegar a programar exámenes en línea, y todavía más, tener herramientas que le permitan detectar el plagio que podrían cometer los estudiantes.

Esta complejidad puede llegar a ser abrumadora para el maestro, que en un momento dado preferiría tirar la toalla antes de empezar a formarse en TIC  que utilizarlas dentro de sus planeaciones didácticas, e insisto no le resto razón, pero también creo que tiene que salir de su área de confort.

Empezar a utilizar las TIC en la enseñanza tampoco es una faena de enormes dimensiones . Se puede ir poco a poco y de lo simple a lo complejo, aunque una vez iniciado camino, se tendrá que pisar el acelerador, porque la innovación y el mercado no descansan en este terreno, y sí bien es cierto que no les podemos ganar, también es cierto que sólo podemos utilizar lo que mejor le acomode a la práctica docente.

Una manera simple de empezar puede ser con un grupo o página de Facebook de su asignatura, claro estamos pensando en docentes de secundaria y bachillerato. En dónde el docente podría comenzar a compartir materiales para que los alumnos lo consulten, y a partir de ello realizar preguntas detonadoras que lleven al educando a emitir un respuesta como resultado de la reflexión, y recordar que todo ensayo y error como parte de procesos de experimentación y aprendizaje son permitidos, sí la finalidad es mejorar la calidad de la enseñanza.


Lorena González Boscó, es licenciada en Ciencias de la Comunicación, maestra en Relaciones Internacionales, docente del Sistema Universidad a Distancia y Educación a Distancia de la UNAM, así como Consultora en Comunicación Educativa y Monitoreo de Medios, al propio tiempo que es productora ejecutiva de Edumanía, el podcast de los educadores.

Para contactar con el autora: lgobo@unam.mx