Archivo de la etiqueta: experiencia

Nunca es tarde para titularse

Tiempo de lectura: 3 minutos

 


Nowadays people return to higher education institutions where they studied, with the aim of finally graduating, since having this degree offers them a retirement in better conditions.


Por Alejandra Vanegas

Cuando la conclusión de una carrera profesional significaba movilidad social, esos años que los padres orgullosos comentaban sobre sus hijos abogados, médicos, ingenieros, etc., muchos de ellos ejercieron sin realizar el trámite de titulación. Por este motivo, aquellos que se integraron a la fuerza laboral en la década de los años 60 del siglo pasado, hoy que están en trámite de jubilación regresan a las instituciones de educación superior donde cursaron sus estudios, con el objetivo de por fin titularse, ya que el contar con este grado les ofrece un retiro en mejores condiciones.

De la teoría a la práctica

Ante este fenómeno surgen varias interrogantes: es válida una titulación tan extemporánea, qué criterios se deben aplicar a estos casos, puede ser este el detonante para que continúen su formación, es un gasto o una inversión para el Estado, la experiencia rebasa a lo aprendido en el nivel superior. Para algunas de estas preguntas podemos bosquejar respuestas desde un punto de vista muy particular.

Cualquier titulación es válida si cumple con los lineamientos establecidos por la institución educativa; en teoría al ser exalumnos que cursaron planes de estudio ya obsoletos, deberían realizar una actualización o revalidación al plan vigente, sin embargo, en la práctica, desde mi experiencia en el sector educativo esto no ocurre así. En algunos casos puede suceder que el ambiente escolar invite al egresado a retornar a las aulas, ya sea en la misma institución, en otra diferente o que al fin libre de horarios y exigencias económicas estudie algo muy distinto a su disciplina. De ninguna forma es un gasto, en todo caso es una inversión con recuperación retroactiva, y con mayor razón si la experiencia adquirida durante 35 años de ejercicio de una profesión se comparte con las nuevas generaciones.

¿Cómo me puedo titular?

Para evitar llegar a estos límites es mejor estar informados de los tipos de titulación que ofrece nuestra escuela, universidad o instituto; para ello investigamos en las dos instituciones de educación superior en México: la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), los cuales ofrecen las siguientes modalidades de titulación.

En la UNAM, de acuerdo con el documento “Opciones de titulación” pueden existir algunas pequeñas variantes, dependiendo de la carrera y facultad. Sin embargo, las que más prevalecen son:

  • Tesis
  • Tesina
  • Informe académico por actividad profesional
  • Informe académico por investigación
  • Informe académico de servicio social
  • Examen general de conocimientos
  • Por la realización total de créditos y alto nivel académico
  • Seminario de titulación

Por su parte, el IPN, en el Artículo 5 del Reglamento de Titulación señala:

I. Proyecto de investigación

II. Tesis

III. Memoria de experiencia profesional

IV. Examen de conocimientos por áreas

V. Créditos de Posgrado

VI. Estudios de Licenciatura

VII. Seminario de titulación

VIII. Escolaridad

IX. Curricular

X. Práctica profesional

XI. Programa especial

Así que no hay que esperar hasta el último momento, es mejor conocer a detalle cada una de las opciones, para estar seguro de que la opción que elijamos sea la más acorde a nuestros planes y expectativas.

 

Alejandra Vanegas es pasante de la Licenciatura en Pedagogía del Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia de la Facultad de Filosofía y Letras-UNAM