Archivo de la etiqueta: eficienciaterminal

Realidades en México de la obtención de grado de maestría

Tiempo de lectura: 3 minutos

 


There are two factors for which the specialty, master’s and doctoral students leave the program or do not obtain the degree: one occurs in the first weeks due to the few financial support (scholarship) forcing them to study and work, the other is related to difficulties when obtaining their degree in the advice they receive.


Por Francisco Jesús Vieyra González

La maestría en la actualidad es un grado educativo necesario para contribuir al desarrollo profesional del estudiante y tener mayores facilidades al incrustarse en los ambientes laborales debido a la competencia que existe actualmente entre profesionistas, situación que ha exigido a las instituciones educativas responder con programas accesibles y de calidad. El periódico Animal Político señala que:

“solamente en México el 17% de sus habitantes que tienen entre 25 y 64 años tienen la oportunidad, grandiosa oportunidad, de pertenecer a la universidad y solo el 1% tiene estudios de maestría o equivalentes, lo que demuestra el rezago educativo que tiene nuestro país en educación superior y posgrado” (2017, par. 1)

Es frecuente que en los programas de posgrado a nivel nacional los estudiantes abandonen sus estudios y/o posterguen el proceso de titulación debido a situaciones académicas, personales, laborales o económicas, que los sigue manteniendo en la escolaridad de licenciatura al no poseer el título de la institución educativa y la cédula profesional que extiende la Secretaría de Educación Pública (SEP) a través de la Dirección de General Profesiones (DGP), con la que se válida que se cuenta con los conocimientos para desempeñar una actividad de manera profesional y ética.

Posgrado en cifras

En el documento Diagnóstico del posgrado en México (Bonilla, 2015) plantea que para obtener un grado de posgrado se considera óptimo un tiempo de dos años (eficiencia terminal) después de egresar para no obtener el estatus de abandono escolar, además señala que según los datos nacionales de egreso de posgrado del 2013 a 2016…

  • El porcentaje de estudiantes que ingresaron en comparación con los que obtuvieron el grado no llega ni a la mitad.
  • Cada año ingresan más personas al posgrado y también aumenta el porcentaje de aquellos que lo abandonan, no concluyen o no obtienen el grado.
  • Si se compara el número de los egresados con los que obtiene su grado, solamente el 50% lo realizan antes de dos años.

Una de las autoras que ha abordado este tema es la Dr. Fresan (2013), investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). En su ponencia titulada “Factores que propician el abandono y obstaculizan la culminación de los estudios de posgrado” señala que son dos los factores por lo que los estudiantes de especialidad, maestría y doctorado abandonan el programa o no obtienen el grado: una ocurre en las primeras semanas debido a los pocos apoyos económicos (beca) obligándolos a estudiar y trabajar, la otra está relacionada con las dificultades al momento de obtener su grado en la asesoría que reciben.

Tradicionalmente al egresar de la maestría los estudiantes realizan una tesis para la obtención de grado, aunque en los últimos años se han implementado otras opciones en las universidades e instituciones de educación superior, privadas y públicas en México para aumentar el porcentaje de eficiencia terminal, entre las cuales se encuentran la tesina, proyecto terminal, memoria profesional, examen de conocimientos, publicación en una revista con reconocimiento académico, diplomado, estudios de doctorado, entre otras más, llegando hasta la titulación automática al alcanzar un determinado promedio.

A pesar de toda esta gama de posibilidades se sigue presentando un abandono y baja eficiencia terminal, por lo que es necesario brindar acciones institucionales y un acompañamiento por los docentes o tutores de los programas académicos para que los estudiantes puedan obtener su grado, en tiempo y forma, cumpliendo sus actividades personales y académicas sin perder la calidad de sus conocimientos y experiencias necesarias para ser agentes de cambio en su entorno cotidiano y laboral, además de continuar con los estudios a nivel doctorado.

 

Fuentes de consulta.

Animal Político (2017). En México, solo 17% de los jóvenes logran estudiar launiversidad. México. Recuperado de https://www.animalpolitico.com/2017/09/educacion-superior-mexicoestudiantes-universidad-ocde/

Bonilla, M. (2015). Diagnóstico del Posgrado en México: NACIONAL. México: CONACyT- UNAM. Recuperado de http://www.posgrado.unam.mx/sites/default/files/2015/10/comepo_regiones.pdf

Fresan, M. (2013). Factores que propician el abandono y obstaculizan la culminación de los estudios de posgrado.  México: UAM. Recuperado de https://revistas.utp.ac.pa/index.php/clabes/article/view/877/904


Francisco Jesús Vieyra González es egresado de la Maestría en Gestión del Aprendizaje en Ambientes Virtuales de la Universidad de Guadalajara y docente de la Maestría en Educación en UNITEC

Espejos Alternos / Datos crudos en la titulación

Tiempo de lectura: 2 minutos

En ocasiones he oído decir que el cuello de botella de la UNAM es el número de estudiantes titulados anualmente a nivel licenciatura, esta expresión es de llamar la atención. Si uno revisa el Anuario de Educación Superior a nivel licenciatura 2018-2019 del ANUIES, encontrará que ese año en la universidad de la nación egresaron 21,640 y se titularon 14,864, la diferencia entre ambas cifras no es mucha. Sin embargo, si comparamos ambos tópicos con la matricula total de alumnos que es de 137, 847, la expresión tiene razón de ser, tornándose alarmante y de preocupación.

Los números de egresados y titulados dan la sensación de dos realidades distintas y alejadas, las razones de la disparidad de datos son diversas. Analicemos una, la precaria formación ligada a la investigación durante la carrera, que sin duda dificulta mucho la realización de la tesis para un estudiante sin habilidades de razonamiento y abstracción, o sin actitudes y hábitos de disciplina y búsqueda de información.

La universidad debería formar en el alumno al profesional y al investigador, que sepan dar respuesta y alternativas a problemáticas sociales propias del área en que se formó, es por eso que desde el inicio de la carrera se tendría que ligar el proceso formativo no solo a la enseñanza, sino también al ámbito de investigación. Tal vez así, en años posteriores el número de egresados refleje en igual o casi igual cifra el número de titulados, con el fin de acercar más ambas realidades.