Vídeo tutoriales en Internet = Desescolarización de la sociedad

Tiempo de lectura: 4 minutos
Ivan Illich was against the argument that said the school was the only "valid" space to carry or acquire knowledge and that it is naive to think that by acquiring it in these spaces "without a doubt" the quality of life of the individuals would be improved. 

Por Nayeli Álvarez Aburto

“El derecho a aprender se ve restringido 
por la obligación de asistir a la escuela”
“La educación universal 
por medio de la escolarización no es factible” 
– Ivan Illich

Ivan Illich en la década de los sesentas criticaba la escolarización obligatoria por las perversidades que escondía como la desigualdad sistematizada o un adoctrinamiento enmascarado con programa curricular oficial, llegando a señalar que “confundir la escolaridad obligatoria es confundir la salvación con la iglesia. La escuela ha llegado a ser la religión del proletariado modernizado y hace promesas huecas a los pobres de la era tecnológica”,  entonces desde la parte reflexiva proponía el concepto de “desescolarización de la sociedad, la cual se refería a que no se debía establecer una escolarización obligatoria como único paradigma para aprender. Él estaba en contra del argumento que aseguraba que la escuela era el único espacio “válido” para llevar o adquirir conocimiento y que es ingenuo pensar que al adquirirlo en estos espacios “sin lugar a dudas” se iba mejorar la calidad de vida de los individuos, aunque todavía hoy en día parece una verdad absoluta y el objetivo esperado, porque la escolarización obligatoria se plantea como la oportunidad de que genere una movilidad social; sin embargo, a la distancia a aquélla época sabemos que no es siempre así.

Foto: La maquina de la escuela, de Tonucci

La desescolarización de la sociedad invita al ser humano a que bajo el principio de su curiosidad innata de saber, de observar lo que está a su alrededor, analizar y llegar a conclusiones es como finalmente aprende un nuevo conocimiento, Y que la escuela más bien provea las habilidades para el uso de los instrumentos que le sirven de extensión de su cuerpo para resolver problemas simples o complejos para transformar su entorno, y no sólo ser perfeccionados irracional en nombre del “progreso” a partir de una instrucción sistematizada y bajo una certificación avalada por una institución.

Probablemente como a muchos personajes de la historia, podemos decir que Iván Illich estaba adelantado a su época; ya que una desescolarización en aquél tiempo era inoperante; es decir, hay que reflexionar que dentro de los aspectos que se requería era que se pudiera democratizar el acceso a la información y simultáneamente debía ser a un bajo costo, porque la idea principal es que estuviera el conocimiento al alcance de todos para que se pudiera utilizar cuando se requiriera, y por ello la propuesta era que las escuelas estuvieran abiertas para todo público con acceso libre a laboratorios, información, espacios de lectura, debate, multimedia, y que los profesores se convirtieran tal vez en guías, pero también compartir experiencias y aprendizajes entre pares.

Foto: UNESCO

Actualmente la World Wide Web (WWW) nos provee de un cúmulo de información infinita y disponible en diversos formatos (audio, vídeo, texto, imágenes, entre otras) pero también permite una comunicación síncrona y asíncrona desde cualquier parte del mundo, así como la posibilidad de acceder mediante cualquier dispositivo móvil u ordenador, sólo se requiere de la tecnología de acceso a internet. Es decir, se ha convertido en aquélla fantástica Biblioteca de Babel de Jorge Luis Borges que además se actualiza en tiempo real. Por otro lado, hoy en día, dentro de los recursos más populares en la red son los llamados tutoriales, que son recursos multimedia que son creados por distintos “creadores de contenido” que a partir de una experiencia o conocimiento adquirido comparten de manera sistematizada cómo llegaron a un resultado, cómo resolvieron un problema, cómo le hicieron de tal o cuál manera, y que cualquier persona que lo consulte lo puede requerir y a partir de él aprender, por supuesto siempre y cuando se tengan las herramientas, la tecnología y un conocimiento básico de consulta para poder tener acceso a este tipo de recursos. Por lo antes dicho, los tutoriales han venido a demostrar al mundo que no sólo en la escuela se aprende y no sólo con un profesor.

Foto: Memoria Republicana

La institución de la escuela ya desde hace algún tiempo se ha puesto sobre la mesa que requiere reinventarse, ya que es de los sistemas que han cambiado muy poco desde su creación. Es decir, desde principios del siglo XX la escuela se concibe como un aula con bancas, con un pizarrón, un profesor con la verdad absoluta, un currículo delimitado y estudiantes pasivos, y en términos generales esto sigue igual.  Lo cuál impulsa la idea de transformar el concepto actual que tenemos de escuela, simplemente porque desde la primera revolución industrial hemos pasado de requerir una sociedad con un mínimo de conocimiento a una sociedad del conocimiento. Es posible que los tutoriales en Internet sean la génesis a una desescolarización de la sociedad en el que todos tengan iguales oportunidades de aprender y exista en la sociedad el reconocimiento de la naturaleza ambivalente del aprendizaje: educación y destrezas.


Nayeli Álvarez Aburto Licenciada en Administración por la Facultad de Contaduría y Administración, UNAM, y actualmente estudio como segunda carrera octavo semestre de la Licenciatura en Pedagogía en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM.