Prometeo Encadenado / Historia y Tecnología

      Comentarios desactivados en Prometeo Encadenado / Historia y Tecnología
Tiempo de lectura: 2 minutos

La tecnología en México es un asunto del cual no existe un referente de gran importancia, somos consumidores de tecnología pero no así productores. Las incipientes políticas y las presiones del extranjero por la cercanía de los Estados Unidos han empujado el desarrollo tecnológico mexicano con una producción mínima, por lo que no es suficiente para considerarse un país soberano en materia de tecnología.

Las políticas económicas a partir de la segunda mitad del Siglo XX han llevado a la tecnología existente en México a ser de procedencia extranjera; y la limitación a la mano de obra barata en la producción implica en cierta medida que se decante hacia el sector terciario, al de servicios creando un sociedad consumista, no así de consumo.

En el ámbito tecnológico principalmente en las últimas décadas en el contexto de las Tecnologías de Información y Comunicación, la principal inclinación es mayormente hacia el área del entretenimiento, en la comunicación dentro las redes sociales; lo que en un país desigual e inequitativo se enfrenta a una problemática más, el de la brecha digital.

Entre la resistencia al cambio, su uso lúdico y de comunicación, la utilización de las TIC ha determinado problemáticas sociales significativas, además que su aprendizaje también escueto en el rigor de los términos ha provocado que esta brecha se agudice aún más creando una profunda desventaja con respecto a otros países en el uso de tecnologías digitales.

Mientras no se cierre esta brecha en el ámbito tecnológico, no se cambien las políticas económicas de maquila y se reforme la educación en las escuelas, donde solo se refuerza la política de mano de obra barata que ha permeado a México durante décadas, un desarrollo científico que no permite desarrollar tecnología que de otra manera puede lograr así la ansiada soberanía en este ámbito, seguiremos siendo un país que siga usando tecnología extranjera sin salir del consumo en detrimento al desarrollo tecnológico nacional. Así las cosas y la historia de México da cuenta de ello.