Los Huehuetlatolli en la Educación Nahua. Una transmisión oral del conocimiento

      Comentarios desactivados en Los Huehuetlatolli en la Educación Nahua. Una transmisión oral del conocimiento
Tiempo de lectura: 4 minutos

Portada. Códice Mendoza (1541)

Rescuing huehuetlatolli requires updating the potential to transmit knowledge and fundamental moral standards in the formation of any human being.


Por Iván García Torres

En el mundo mesoamericano —especialmente en el nahua— existió una concepción de educar a macehualtin (nobles) y pipiltin (plebeyos), tanto en el hogar como en los templos-escuelas (calmécac y telpochcalli) (Tanck, 2010). Esta noción educativa era conocida como huehuetlatolli, discursos retóricos trasmitidos de forma oral. Hoy en día tenemos conocimiento de esto gracias a misioneros como los franciscanos fray Bernardino de Sahagún y fray Andrés de Olmos, quienes consideraban importante recopilar la sabiduría moral indígena para luego redactar nuevos sermones y enseñanzas que les ayudarían a evangelizar (Tanck, 2010).

Los huehuetlatolli eran “[…] pláticas didácticas o exhortaciones dirigidas a inculcar ideas y principios morales” (León-Portilla, 1966, p. 18). Estas pláticas fueron impartidas por padres y abuelos en situaciones solemnes como un nacimiento, la llegada a cierta edad, el ingreso o la salida de una casa de instrucción o un embarazo (López Austin, 1985). No obstante, había muchas más ocasiones en las que se pronunciaba un huehuetlatolli; por ejemplo, a las parteras para solicitar sus servicios, para felicitar a los padres de un recién nacido, recibir a los mercaderes y despedir a los soldados, e incluso, existían discursos más políticos por parte de los altos sacerdotes a los dioses para evitar sequías o plagas por dar algunos ejemplos (Tanck, 2010).

El rescate de los huehuetlatolli resulta imperativo pues nos brinda la oportunidad de conocer la cosmovisión, el sentido del humor, la cortesía, la moral y otros aspectos característicos de las antiguas sociedades nahuas (López Austin, 2010). Asimismo, nos permite observar la importancia que tenía la memoria dentro de su educación, ya que estos discursos, antes de ser escritos por los misioneros, sólo se transmitían de boca en boca, de generación tras generación.

Para muestra, veamos un huehuetlatolli de padre a hijo en un texto de fray Gerónimo de Mendieta titulado ‘De como estos indios general y naturalmente criaban a sus hijos en la niñez, siguiendo las doctrinas de los filósofos, sin haber leído sus libros’. Reconociendo como fuente principal a Fray Andrés de Olmos (López Austin, 1985):

Hijo mío, criado y nacido en el mundo por dios, en cuyo nacimiento nosotros tus padres y parientes pusimos los ojos. Has nacido y vivido y salido como el pollito del cascarón, y crecido como él, te ensayas ser al vuelo y ejercicio temporal. […] ¡Oh hijo! No cures de burlerías y mentiras, porque causan confusión. No seas parlero, mi te detengas en el mercado ni en el baño, porque no te engañe el Demonio. […] Guarda la vista por donde fueres; no vayas haciendo gestos, ni trabes a otro de la mano. […] Mira no presumas mucho aunque tengas muchos bienes, ni menosprecies a los que no tuvieren tanto, porque no enojes a Dios que te los dio, y a ti no te dañes. Cuando comieres no mires como enojado, ni desdeñes la comida, y darás de ella al que viniere. […] con estos avisos te ciño y fortifico, y te hago misericordia. Mira, hijo, que no los olvides, ni de ti los deseches (López Austin, 1985, pp. 38-42).

En el Códice Mendocino, los discursos de padres a hijos formaban parte importante de la vida cotidiana nahua.

 

 

“Padre que aconseja su hijo que se aplique a toda virtud y no ande hecho vagabundo” (Códice Mendoza, f. 70).

La gran mayoría de los huehuetlatolli solían tener una gran carga emocional y llegaban a decirse incluso entre lágrimas. En el caso del fragmento anterior y en general los discursos, nos dejan ver algunos destellos de las normas morales de la sociedad nahua.

La lectura de los huehuetlatolli nos muestra cómo la tradición oral ha jugado un papel central en la construcción de una civilización originaria. Recuperar esta forma de transmitir saberes es necesario para conocernos, sobre todo ahora que se han generalizado las competencias de lecto-escritura, pues se ha reemplazado a la tradición oral y a la memoria en muchas actividades cotidianas. Por eso, rescatar estos huehuetlatolli exige actualizar el potencial de transmitir saberes y normas morales fundamentales en la formación de cualquier ser humano. Actualmente las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) nos dan la oportunidad de crear una nueva conexión global con otras tradiciones orales. Esta es la oportunidad de resignificar nuestras antiguas tradiciones y construir otras nuevas, dándole el justo valor que merecen.

Referencias

(1541) Códice Mendoza.  https://polemologia.wordpress.com/ https://polemologia.files.wordpress.com/2014/07/codicemendoza.pdf

Tanck, D. (2010). La educación en México. Mexico: El Colegio de México.

León-Portilla, M. (1966). La filosofía náhuatl estudiada en sus fuentes. México: UNAM.

López Austin, A. (1985). La educación de los antiguos nahuas. México: SEP.

 

Iván García Torres es estudiante de la licenciatura en Pedagogía en la Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Filosofía y Letras.