La mujer moderna: un esbozo a partir de dos educadoras feministas

      Comentarios desactivados en La mujer moderna: un esbozo a partir de dos educadoras feministas
Tiempo de lectura: 4 minutos

<a href=’https://www.freepik.es/photos/personas’>Foto de Personas creado por Racool_studio – www.freepik.es</a>


Méndez and Correa defended the social and intellectual emancipation of Mexican women and their feminist position revolved around recognizing that women had life options that opened beyond the walls of the home, although their function within this space was fundamental. Furthermore, their literary and scientific knowledge would enrich their work as mothers and wives.


Por Abril Atenea Reyes Sandoval

En el terreno de la historia de la educación en México, particularmente en el último tercio del siglo XIX y los primeros años del XX, proliferaron la obra y la labor de mujeres intelectuales que, desde el feminismo, orientaron su lucha por la educación científica y moral para sus congéneres.

Para dimensionar el significado de estos esfuerzos, tómese en cuenta que durante la época colonial y en buena parte del siglo XIX las opciones educativas para las mujeres se reducían a la instrucción elemental, ya fuera en las Amigas, los conventos o las escuelas municipales. Una formación superior no sólo era inalcanzable, sino innecesaria, pues el cuidado de la familia y el hogar no requería conocimientos más allá de las nociones básicas de lectoescritura, aritmética y la doctrina cristiana.

Pero a partir del gobierno de Benito Juárez se puso en marcha un proyecto de modernización educativa (vid. Bazant, 2011), el cual cobró mucha más fuerza en el régimen porfirista, donde el progreso fungió como eje de la política pública y criterio axiológico del proyecto educativo del Estado (Yurén, 2008).

En este periodo hubo, al menos, dos frentes desde donde se impulsó la educación de las mujeres: la educación formal y la prensa femenina (que bien se puede identificar con la educación informal). En ambos casos incursionaron la profesora mexiquense Laura Méndez de Cuenca (1853-1928) y la tabasqueña Dolores Correa Zapata (1854-1924).

Laura Méndez       Dolores Correa

Ambas dedicaron su vida a la enseñanza, pero también a las letras, llegando a publicar poemas, novelas, manuales, libros de texto y artículos periodísticos. Asimismo, colaboraron o estuvieron a cargo de revistas hechas por y para mujeres, como La Mujer Mexicana (1904-1908).

Méndez y Correa recibieron influencia de los movimientos sufragistas que estaban a flor de piel en Estados Unidos y Europa, latitudes que conocieron al ser enviadas por el gobierno para estudiar los sistemas educativos norteamericanos y alemanes, respectivamente.

Posicionadas en un feminismo de corte liberal, plantearon que la época exigía la formación de una mujer mexicana moderna. Para Laura Méndez, esto significó que la mujer fuera autónoma, que tuviera independencia económica gracias a la posibilidad de incursionar en el mundo del trabajo (históricamente dominado por los varones), que sus actos estuvieran conducidos por una moral laica; pero sobre todo, que fuera una mujer educada (Méndez, 1916, citada en Bazant, 2011).

En este sentido fue tan relevante la fundación de la Escuela Secundaria para Niñas (1867), que tiempo después se transformó en la Escuela Normal para Profesoras (1990). Las mujeres poco a poco ocuparon los espacios universitarios que antes las habían excluido. Ejemplo de ello fue Matilde Montoya, primera médica cirujana, a quien Correa (1886) dedicó el poema La mujer científica; la protagonista, inconforme con la inacción de su vida hogareña y movida por su amor a la ciencia, decide estudiar medicina, pero a cambio recibe un escarnio público por transgredir su rol de género. Es decir, la composición retrató los problemas sociales que tenían que enfrentar las mujeres profesionistas.

Cabe destacar que ambas autoras, si bien defendieron la emancipación social e intelectual de la mujer mexicana, su posicionamiento feminista nunca fue radical, al punto de negar, por ejemplo, la maternidad o las virtudes femeninas. Su propuesta, más bien, giró en torno a reconocer que la mujer tenía opciones de vida que se abrían más allá de las paredes del hogar, aunque su función dentro de este espacio era fundamental. Más aún: sus conocimientos literarios y científicos enriquecerían su labor como madres y esposas.

En suma, Laura Méndez y Dolores Correa abonaron a la construcción de un ideal formativo acorde con las condiciones socioculturales del régimen porfirista: una mujer moderna educada científicamente, con espíritu patriótico y que contribuyera, por medio de su trabajo, al progreso de la nación. Sirvan estas breves notas como llamado para continuar el estudio del pensamiento pedagógico de estas y otras grandes educadoras feministas mexicanas.

Referencias

Bazant, M. (coord.). (2011). Laura Méndez de Cuenca. Su herencia cultural. Siglo XXI; El Colegio Mexiquense.

——-. (2012). La educación moderna, 1867-1911. En Gonzalbo, P. y Staples, A. (coords.). Historia de la educación en la ciudad de México. El Colegio de México.

Correa, D. (1886). La mujer científica. Eduardo Dublán y Comp. Impresores.

Yurén, M. T. (2008). La filosofía de la educación en México: principios, fines y valores. (2a ed.). Trillas.

Abril Atenea Reyes Sandoval es estudiante de la licenciatura en Pedagogía en la Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Filosofía y Letras