Erasmo de Rotterdam y su influencia en la educación novohispana

      Comentarios desactivados en Erasmo de Rotterdam y su influencia en la educación novohispana
Tiempo de lectura: 4 minutos

Foto: Versteegen, F. (2006) Erasmus at EUR.JPG https://commons.wikimedia.org/w/index.php?title=User:Fversteegen&action=edit&redlink=1


Before the Catholic ban on the ideas of Erasmus of Rotterdam, history shows us how this humanist philosopher was not only read by the literate elite, but his ideas were used to promote a modern, anti-dogmatic and renewed evangelization.


Por Brenda Jaqueline Alonso Montes

En los primeros años de la conquista la evangelización de los naturales se convirtió en un gran reto para los frailes pues no contaban con los materiales didácticos necesarios. Por esto, el primer arzobispo de México, Fray Juan de Zumárraga, elaboró diversos catecismos para apoyar a sus hermanos en la transmisión de la palabra de Dios; convirtiéndose así en el primer editor en la Nueva España y, por lo tanto, en un puente entre el viejo y el nuevo mundo.

Su obra más famosa y oficialmente el primer libro impreso en el Nuevo Mundo: Doctrina breve muy provechosa de las cosas que pertenecen a la fe católica y a nuestra cristiandad en estilo llano para común inteligencia  culminada en 1543 (aunque el colofón comprueba que se terminó de imprimir hasta el 14 de junio de 1544) significó un parteaguas en la cultura y educación del nuevo mundo, recibiendo severos comentarios:

“El señor Zumárraga, en algunas partes de esa obrita (Doctrina breve), se inspiró en algunos escritos del famoso humanista Erasmo de Rotterdam, sino que llegó a copiarle párrafos enteros […] los remedios contra los vicios, tomados con algunas modificaciones del Manual del Caballero Cristiano […] y la Conclusión Exhortatoria de la Doctrina que es una reproducción casi textual de la Exhortación al Estudio de la Filosofía Cristiana (Paráclesis) que Erasmo compuso para su edición grecolatina del Nuevo Testamento” (Chauvet, 1949: 726-727).

¿Por qué Juan de Zumárraga retomó a Erasmo de Rotterdam en su Doctrina Breve?¿Qué relevancia tuvo Erasmo de Rotterdam y su pensamiento ? Las ideas de este filósofo tuvieron un gran impacto en la Europa renacentista, pero fue de mayor arraigo en España, pues la idea de renovación cristiana (regresar a los ideales del cristianismo primitivo), fue importante para los teólogos hispanos. Esta renovación se intentó realizar desde el siglo XIII, al crearse las órdenes franciscana y dominica. Sin embargo, es hasta el siglo XVI  cuando se retoma la idea con el humanista holandés y comenzó una segunda etapa de renovación cristiana fundada en una nueva visión de la educación. Muchos viajeros que llegaron al nuevo mundo, traían consigo los textos de Erasmo, uno de ellos fue Zumárraga, pues tenía en su poder algunos libros que usó en su labor didáctica.

A pesar de la popularidad del holandés en la Península Ibérica, las ideas erasmistas no fueron retomadas totalmente en la Nueva España, ya que, se consideraban como ideas luteranas, por lo tanto, negativas para la época. De hecho, Zumárraga, en su papel de inquisidor, dirigió el famoso juicio a Francisco de Sayavedra, un agricultor acomodado que poseía algunos textos de Erasmo. La censura novohispana de Erasmo se sustentaba en el peligro de seguir sus aparentes ideas heréticas, las cuales se mostraban críticas a la fe católica (Bataillon, 1950). Un ejemplo era el no confesarse con un sacerdote: Erasmo afirmaba que el acto se podía hacer directamente con Dios, sin intermediarios. Otro ejemplo, era que el humanista holandés no se mostraba a favor de ninguna orden religiosa (a pesar de que fue un sacerdote agustino), pensando que finalmente ellas terminarían sucumbiendo a la corrupción clerical, tal y como ocurrió en el primer intento de renovación. La orden que menos le agradaba eran los franciscanos, la cual, paradójicamente, fue la primera en llegar a la Nueva España y una de las que más adoptaron a Erasmo como autor suyo. A su llegada, su erasmismo se combinó con la emoción de ser apóstoles de la palabra de Dios. Su vocación significaba salvar almas, una noble y justa labor que combatía la corrupción interna de la iglesia. Conventos franciscanos, como los de Mérida, Coyoacán, Huexotla y Toluca, conservaron en sus bibliotecas muchas obras de Erasmo, aunque luego fueron expurgadas (Gonzalbo, 1990: 19).

A partir de 1564, cuando el Papa Pío IV decretó el Index librorum prohibitorum (o Índice de libros prohibidos) en el Concilio de Trento, Erasmo se prohibió totalmente y se ordenaron castigos a quienes poseyeran un libro suyo o siguieran sus ideas. En ese año, el erasmismo quedó oculto para la educación novohispana por las leyes del hombre y no de Dios.

Con el paso de los años no todo fue olvido para el humanista holandés, pues los jesuitas en su Ratio studiorum, o Plan de estudios, adoptaron algunas ideas educativas suyas, con lo cual retomaron  el legado abierto tras los catecismos de Zumárraga. Al final, estos libros de inspiración erasmista se guardaron con recelo en nuestros antiguos conventos. Este episodio significativo del humanismo en la Nueva España nos muestra cómo Erasmo de Rotterdam no solo fue leído por la élite letrada, sino que sus ideas fueron utilizadas para impulsar una evangelización moderna, anti-dogmática y renovada.

Referencias

Aizpuru, P. G. (1990). Historia de la educación en la época colonial, la educación de los criollos y la vida urbana . México: Colegio de México.

Bataillon, M. (1950). Erasmo y España. México: Fondo de Cultura Económica.

Chauvet, F. F. (1949). Fray Juan de Zumárraga. México: Publicistas e Impresores Beatriz de Silva.

 

Brenda Jaqueline Alonso Montes es estudiante de la licenciatura en Pedagogía en la Universidad Nacional Autónoma de México, campus Aragón.