Tintes Pedagógicos / Aprendiendo a ser mejor madre o padre

      Comentarios desactivados en Tintes Pedagógicos / Aprendiendo a ser mejor madre o padre
Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Quién dijo que padres o madres no necesitan una guía, un aprendizaje para formar niños, jóvenes y posteriormente adultos que permitan transformar el futuro de manera positiva?

La crianza de los hijos es una aventura que requiere de madres y padres bien informados, actualizados al contexto del mundo en el que vivimos; sabemos que los tiempos han cambiado, sabemos que no hay quien detenga el cambio, por lo que aquello transmitido por generaciones puede resultar obsoleto o bien, puede adaptarse de mejor manera a nuestra sociedad actual; es por esto que la educación de los hijos requiere de tintes pedagógicos, y una forma de adentrarse en la didáctica bien puede ser una Escuela para Padres.

¿Qué puedes hacer tú como padre o madre para forjar el carácter de tus hijos de modo que los berrinches queden atrás? ¿Cómo formar a un niño de forma que su inteligencia emocional se fortalezca a la par que la inteligencia intelectual? ¿Cómo criar niños que promuevan el diálogo y eviten la violencia, que toleren la frustración de las carencias que pudieran afrontar durante su niñez? ¿Cómo educar niños que sean empáticos, que tengan las herramientas para afrontar el acoso escolar u otra situación dentro de casa, en la escuela o en sus futuros empleos? ¿Qué hacer para que los hijos busquen emprender y desarrollar todo su potencial en lo que más aman y no en lo que te gustaría que sean?

Estas y otras tantas (muchísimas) preguntas nos podemos plantear y quizás una Escuela para Padres pueda sonar una idea absurda o moda de este milenio; no obstante, para todo se estudia, ya sea de manera formal, no formal o informal y como aprendimos en el número anterior de Kuchkabal, el aprendizaje se construye.

Si consideras que estas escuelas tienen algo que aportar para ti, acércate a ellas o busca información en la red, más en estos tiempos de virtualidad obligada. Claro que no todo lo que brilla es oro, así que investiga diversas opciones y abre tu mente. Busca ser una mejor madre o un mejor padre para tus hijos, aprendan y disfruten juntos.