Tintes Pedagógicos / El Pensamiento Individualista

      Comentarios desactivados en Tintes Pedagógicos / El Pensamiento Individualista
Tiempo de lectura: 2 minutos

Hipócrates decía que “un hombre sabio debería darse cuenta de que la salud es su posesión más valiosa”, y es que el hombre tiende a ser descuidado de sí mismo. Actualmente ocupamos los primeros vergonzosos lugares en obesidad y diabetes, a pesar de que numerosas campañas para conscientizar sobre el daño del azúcar en refrescos y golosinas se observan a menudo en los medios. Pero todo parece inútil, pues siempre aparece el clásico “a mí no me va a pasar”, “es mi cuerpo no el tuyo” y la salud se continúa deteriorando.

Entonces, ¿qué pasa cuando estos pensamientos se esparcen mientras sucede una epidemia como el COVID-19? El individualismo sobrepasa lo colectivo, lo social, y es entonces que el egoísmo se convierte en una verdadera amenaza, porque si ese “uno” se multiplica exponencialmente se convertirá en muchos, luego en miles, y después en millones.

Aunado a este pensamiento egoísta, la desinformación fluye como el agua por todos los medios. Las personas no se detienen a reflexionar, a buscar los tintes pedagógicos en lo que leen o escuchan. ¿Qué quiere decir? Falta educación, palabra clave y quizás mágica para que la salud se convierta en una real prioridad, y que nos demos cuenta que no estamos solos en este planeta, que debemos valorar la otredad y, desde esa perspectiva, actuar en consecuencia para beneficio propio y de quienes nos rodean.

El mundo que hemos creado es el resultado de todo un proceso de nuestro pensamiento. No se puede cambiar para bien sin modificar también las ideas, las que a su vez solo son modificables como resultado de una buena educación.