Salud mental. Manifestaciones del Confinamiento

      Comentarios desactivados en Salud mental. Manifestaciones del Confinamiento
Tiempo de lectura: 6 minutos


We are not alone, let’s get closer to our family and friends circle, let’s use help lines where we will find support. The most important thing is to recognize if you need help and ask for it, and not allow «the one who will say» to overwhelm us. We all can feel anxiety, fear or depression at this moment of our lives because now there is an uncontrollable external factor which is stalking and attacking us.


Por Heidi Argüello Díaz

La salud, de acuerdo con la OMS, incluye el bienestar no solo físico, sino también mental. Actualmente se investiga mucho sobre el tema, y poco a poco vamos reconociendo la importancia que tiene una alimentación equilibrada, la higiene personal y el ejercicio para nuestro cuerpo; sin embargo, la parte mental, aquella que no vemos, aún no se toma con la debida relevancia.

Se sigue estigmatizando a las personas que acuden al psicólogo, a aquellos que sufren de algún trastorno mental se les considera personas agresivas, inestables, enfermas o débiles. Es claro que hace falta empatía y comprensión para reconocer que no están “locos” o están así “porque quieren” o “son débiles y no se quieren superar”. Es evidente la necesidad de evitar ser contagiados por la opinión social y poner de relieve la necesidad del cuidado mental y de los profesionales de la salud como apoyo.

Posibles consecuencias del encierro

Es en este contexto y en el que nos encontramos justo ahora, donde una pandemia ha desatado incertidumbre, miedo, desesperanza, rabia, tristeza, dolor, pero sobre todo ansiedad por no saber qué depara el futuro, ¿acaso el Covid-19 será solo una enfermedad estacionaria? o, ¿“saldremos de esta”? Y, ¿Qué pasará con nuestras vidas cuando todo esto pase?, ¿Qué pasará con estas sensaciones o sentimientos una vez que pase la contingencia? Es lo que muchos se preguntan. Quizá piensen que todos estaremos completamente felices de volver a la “normalidad” pero es muy probable que para muchos suceda lo contrario.

Esta situación de aislamiento o confinamiento sin duda tiene un impacto psicológico en todos nosotros. Recientemente el Consejo Consultivo de la Licenciatura en Psicología de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) publicó un documento en donde se enfatiza que muchos «desarrollarán una fobia a los espacios públicos y autolimitarán su salida»1. Y cómo no esperar esa reacción si estamos en constante bombardeo de noticias ya sean verdaderas o falsas, donde nos dicen que se puede morir un familiar y ni siquiera seremos capaces de despedirlo de cerca, o que en tal o cual país los ataúdes se arremolinan en fosas comunes o que incluso se encuentran cadáveres en las calles. ¡Vaya panorama tan poco alentador!

En la misma fuente se menciona que se pueden dar síntomas obsesivos ante el temor del contagio. ¿Será que esas personas decidirán seguir con el aislamiento?, o quizás al salir se volteen a ver a los demás creyendo que son una amenaza. Y aquí me pregunto también, ¿seguirán los ataques hacia aquellos que trabajan en el sector salud y que día con día tienen que velar por el bienestar de otros y encima por su propia vida víctimas de la ignorancia de algunos mexicanos? Da mucho qué pensar.

Otro aspecto llamativo y no menos importante de este estudio son los síntomas somáticos que, a decir de la UADE, serán consecuencia del estrés y que van desde el síndrome de intestino irritable, alopecia, alergias, hasta enfermedades cardiovasculares o autoinmunes. Algunas personas conscientes de sus trastornos mentales buscarán ayuda profesional para sanar o paliar los síntomas, pero qué pasa con quienes desconocen que tienen un trastorno o aquellos que consideran que lo que les sucede no tiene nada que ver con el encierro, o que no están locos para pedir ayuda a un psicólogo.

El estrés es el desencadenante de muchos padecimientos, y habrá quienes tendrán que hacerle frente tras haber perdido su trabajo o negocio porque la economía se ha detenido a consecuencia del confinamiento. Y qué decir de aquellos que pierdan a un ser amado para quienes será sumamente difícil procesar el duelo sin haberse podido despedir, y quizá se queden con alguna culpa. Para ellos es que los profesionales de la salud serán indispensables, siempre que el deudo reconozca la importancia del cuidado de su salud mental y quiera pedir y recibir esa ayuda.

Grupos casi invisibles

Definitivamente estos días hemos dejado pendiente la camaradería durante la jornada laboral o la hora de la comida, los paseos de vuelta a casa, las distracciones de fin de semana, la relación cercana con muchas personas que de uno u otro modo nos ayudan a llevar cada día y alejarnos del estrés y la ansiedad. Ahora luchamos contra el encierro y cuesta pensar cuándo saldremos de nuevo a la luz y cómo habremos de hacerlo todos y cada uno de nosotros, pues cada quien afronta la situación de distinta manera.

A pesar de que el encierro nos puede jugar malas pasadas, no hay que olvidar que hay quienes sufren más y que puede traerles consecuencias más graves para su salud mental. Si ampliamos nuestra visión hay que pensar en cómo es que esta situación afecta en el presente y a futuro a aquellos grupos vulnerables como son los niños, hombres y mujeres maltratados o violentados en sus propios hogares, algunos viviendo en una desigualdad económica evidente y por ende con carencias educativas. Aquellos que ni siquiera tienen conocimiento de lo que es la salud mental.

Mantener la salud mental

Si somos afortunados y no pertenecemos a estos grupos y tenemos la posibilidad o el privilegio de hacer de esto una situación más llevadera antes de que se presenten mayores problemas, o bien de pedir ayuda para procurarnos una mejor salud mental, ¡hagámoslo!

No siempre es necesario hablar con un profesional, contamos seguramente con algún amigo, colega, familiar, profesor que esté dispuesto a escuchar; al menos el desahogo al expresar lo que se siente o se piensa puede ser liberador. También, si se está en la posición de ayudar entonces hay que hacerlo saber a los demás para que no se sientan solos en este camino, quizás ayudemos a alguien del grupo vulnerable a reconocer que necesita apoyo profesional y orientarlo para conseguirla.

¿Cuándo es necesario visitar a un profesional de la salud mental? MentalMadrid brinda las siguientes pautas que, si bien no todas aplican o son derivadas del confinamiento, sí nos guían para determinar cuándo es importante pedir ayuda y quitarnos el estigma de que solo los “no cuerdos” van ahí.

      • Si sientes tristeza, decaimiento o has perdido la capacidad para disfrutar de aquello que antes disfrutabas.
      • Si sientes que el miedo está presente en tu vida cotidiana y estás dejando de hacer actividades que antes hacías.
      • Si sientes dolores de cabeza, de estómago, musculares que no parecen tener una explicación médica.
      • Si tus relaciones sociales se están deteriorando.
      • Si elementos propios de tus necesidades básicas no están en los niveles que te gustaría: dormir mucho o muy poco, comer en exceso o pérdida de apetito…
      • Si hay alguna experiencia dolorosa de tu pasado que te está costando dejar atrás y que notas que está muy presente en tus pensamientos.
      • Si utilizas sustancias adictivas para lidiar con el malestar de ciertas situaciones de la vida.
      • Si tienes inquietud por crecer a nivel personal, por aumentar tu auto conocimiento o por mejorar tus estrategias de regulación emocional.

Ante la pérdida de la cercanía lo que queda es ser solidarios y acortar la distancia mediante los recursos que tengamos a mano, una llamada o video llamada, un correo electrónico, un mensaje.

En caso necesario también podemos hacer uso de las líneas de ayuda:

  • Línea de atención psicológica UNAM 5550250855 con servicio gratuito para todo público, donde especialistas atienden de manera inmediata y en su caso, canalizan a terapias breves de 6 a 8 sesiones. Cuentan con 6 líneas y su horario es de 8 a.m. a 6 p.m.
  • SAPTEL 5552598121
  • Línea de asistencia UAM 5558046444
  • Línea Háblalo del Gobierno de México, para prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres, con horario de 8:30 a.m. a 7 p.m.

No estamos solos, busquemos a nuestro círculo más cercano, hagamos uso de estas líneas donde podremos contar con un apoyo. Lo más importante es reconocer si se necesita ayuda y cuándo solicitarla, no permitir que “el qué dirán” nos agobie. Todos estamos expuestos a sentir ansiedad, miedo o depresión el algún momento de nuestras vidas y más ahora que un factor externo incontrolable está acechándonos y atacándonos. Nuestra mejor herramienta es el autoconocimiento y la información confiable, hablemos y soltemos el estrés. Que el confinamiento no haga mella en nuestra salud mental.

Referencias

El Litoral (2020) Psicólogos aseguran que habrá un «impacto mental» cuando se levante aislamiento https://www.ellitoral.com/index.php/id_um/235146-psicologos-aseguran-que-habra-un-impacto-mental-cuando-se-levante-aislamiento-segun-informe-de-la-uade-salud.html?fbclid=IwAR1gx-636FJi6RhRldyH5oVDk0dzyEpubjsTCCJJCmPogQYhAKrqMAz5HEU#.Xpu3u80gjnw.facebook

MentalMadrid (2019) ¿Cuándo es necesario ir a un psicólogo? https://mentalmadrid.com/cuando-es-necesario-ir-a-un-psicologo/

Centro Integral de Psicología. Atención Psicológica Gratuita https://centrointegraldepsicologia.com/ayuda-psicologica-gratuita/


Heidi Argüello Díaz es licenciada en Pedagogía por la UNAM. Consultora en Diseño Instruccional. Fundadora de la revista Kuchkabal, saberes compartidos. Practicante de Haidong Gumdo (espada coreana)