La Salud: Un Eje Elemental en la Alfabetización.

      Comentarios desactivados en La Salud: Un Eje Elemental en la Alfabetización.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Foto: BBC News


The need to get out of the ignorance of the foundations of individual and community health to preserve our health or even our life, is only possible if, in the first instance, we consider ourselves to be illiterate in health


Por Araceli Lugo Cruz

Educar en salud se ha vuelto un tarea ¡INAPLAZABLE! El 2020 es un año que ha puesto en primera línea esta necesidad, a partir de la llegada de una pandemia que ha marcado al globo terráqueo; esta situación que nos ha llevado a perder amigos y familiares, también ha lacerado nuestra vida escolar, laboral, familiar y económica.

En sí misma la situación es alarmante pero lo es aún más, la frustrante acción apática de una población heterogénea, -normalmente conveniente- pero que en esta ocasión ha dejado al descubierto de forma desfavorable los problemas en materia de educación para la salud, situación adolecida por la falta de compromiso por parte de las instituciones gubernamentales y la comunidad en la que vivimos.

Por fortuna se vislumbra un oasis en la pedagogía de la emergencia, óptima para ayudarnos a superar la catástrofe sanitaria que vivimos con repercusiones sociales y económicas a nivel mundial.

La necesidad de salir de la ignorancia de los fundamentos de salud individual y comunitaria para preservar nuestra salud o incluso nuestra vida, solo es posible si, en primera instancia, consideramos que somos analfabetos en salud. De acuerdo con Nash (2013) existen tres tipos de analfabetismo: el funcional, el cultural y el moral.

Esta pandemia ha dejado al descubierto la conjunción de los tres tipos de analfabetismo de nuestra población. El primero deja al descubierto la deficiencia de las instituciones educativas para la compresión mínima de datos; el segundo, la escasa información que poseemos para entender el mundo, que nos permita entender lo que sucede a nuestro alrededor; finalmente estamos viviendo los resultados de la eliminación de contenidos relevantes dentro del sistema educativo. Sin olvidar, desde luego, la falta de referentes filosóficos que cobijen la acción humanista y que han sumido a la población al individualismo decadente.

Vigotsky nos dejó una teoría que nos permite lograr la alfabetización sanitaria; el constructivismo, el cual refiere que el aprendizaje puede ser observado a partir del desempeño que alcanzan los individuos en su quehacer cotidiano -aprendizaje indispensable en estos momentos- es decir, las acciones que realizamos para enfrentar los problemas cotidianos demuestran el logro de los aprendizajes obtenidos a lo largo de la vida (Hernández, 2011).

Foto: Salud Quillota

También determina que el aprendizaje es responsabilidad de quien aprende, una enorme responsabilidad si duda, además de considerar que los individuos crean sus propios significados, los cuales necesitan una nueva redefinición y nos permitan sumar fuerzas, asimismo que todo conocimiento se construye desde lo sociocultural; es decir, debemos cambiar elementos para educar generaciones más comprometidas y competentes, solo por mencionar algunos aspectos.

Es así como las conexiones sociales con las que construimos nuestro mejor recurso y al mismo tiempo nuestro peor enemigo están siendo un impedimento para aprender a cuidarnos y sobre todo cuidar a los demás. Dejando de lado el respeto a la humanidad para favorecer factores emocionales individualistas y egoístas que ahora son un referente -lamentablemente- más sólido, y que impiden una eficiente educación para la salud.

 

Fuentes de consulta

Hernández, G. (2011) Miradas constructivistas en psicología de la educación. México, Paidós.

Nash, R. (2013). Los tres tipos de analfabetismo. Recuperado a partir de https://www. contra-mundum. org/castellano/nash/Analfabetismo. pdf.


Aracelí Lugo Cruz es estudiante de la Licenciatura en Pedagogía en la Universidad Nacional Autónoma de México