La Enseñanza de las Ciencias Naturales para Promover el Cuidado de la Salud

      Comentarios desactivados en La Enseñanza de las Ciencias Naturales para Promover el Cuidado de la Salud
Tiempo de lectura: 3 minutos


Children (…) must begin to observe, to express their own hypotheses, test their ideas to reach conclusions. These steps will serve to be self-critical, to problematize their reality; they will be able to think deeply and thus take better decisions in order to care about their body, including a more conscious sexual life and also being responsible for the management of their health care.


Por Juan Baltazar Tinoco

Es importante realizar ciertas reflexiones acerca de la enseñanza de la ciencia a nivel primaria y preguntarnos ¿por qué aprender ciencias naturales? Se sigue considerando que la tarea fundamental, incluso exclusiva, de la escuela primaria, la cual consiste en enseñar a leer, a escribir y a hacer cuentas. Sin embargo, la enseñanza de las ciencias naturales y el papel irremplazable que juegan la observación, la manipulación y la experimentación con objetos concretos en el desarrollo cognoscitivo del niño resulta indispensable para su aprendizaje y un mejor cuidado de su salud.

Es necesario que el alumno de primaria conozca las ciencias naturales a profundidad, que exista una diversidad de prácticas a resolver y no solo unas cuantas clases elegidas al azar, en las que solo se incluyen unos cuantos experimentos, esto no servirá de nada ya que no existirá un verdadero aprendizaje en el niño. La razón de enseñar ciencias naturales en la escuela primaria es preparar a los niños para el planeta en el que viven, donde ocurren cantidad de fenómenos y procesos naturales que necesitan una explicación, para que los niños vivan el derecho de apropiarse de la cultura científica para comprender, reflexionar y transformar su mundo.

En este sentido, es obligación social de la escuela propiciar en los niños la cultura científica plasmada en sus contenidos y competencias escolares. Además, el contenido científico implica un valor social, por lo que al adquirirlo, los niños serán responsables de sus actos, tanto individuales como sociales en la búsqueda de un bienestar social crítico frente a quienes toman decisiones. Las ciencias naturales permiten al niño conocerse, comprenderse y manejarse él mismo, ser un mejor sujeto ante la naturaleza al ir fortaleciendo el sentimiento de que los fenómenos naturales tienen explicaciones y así se ve libre de tantos temores, angustias y tensiones a los que está sometido por el mundo de los adultos.

De esta manera, al ir construyendo un esquema del conocimiento el niño podrá manejarse más en la realidad social de los problemas a los que va a estar expuesto cuando crezca, al conocerse más sobre sí mismo aprenderá a ser un mejor sujeto en la sociedad, lo que contribuye a ubicarlo en el camino de un desarrollo físico, intelectual y afectivo más sano.

Para que el niño de primaria adquiera conocimientos y desarrolle actitudes sobre todo lo que existe en la naturaleza, debe desarrollar ciertas cualidades y destrezas basadas en la actitud, debe comenzar a observar, a expresar sus propias hipótesis, a poner a prueba sus ideas para llegar a conclusiones. Estos pasos le servirán para ser autocrítico, para problematizar su realidad; podrá reflexionar a fondo y con ello tomar mejores decisiones en el cuidado de su cuerpo, incluyendo una vida sexual más consciente y tendrá un manejo responsable del cuidado de su salud.

Dicho lo anterior para que la enseñanza de las ciencias naturales sea adecuada y fomente el cuidado de la salud en los niños de primaria es necesario que el libro de texto cumpla con su finalidad, que consiste en ser una herramienta eficaz para crear un espacio didáctico donde se concrete una propuesta pedagógica. Ofrecer un amplio repertorio de actividades de aprendizaje, presentar los contenidos ordenados de cada materia y proporcionar información significativa, para promover interacciones imaginativas constantes entre maestro-alumno-libro; establecer un ambiente diseñado para evidenciar, averiguar, investigar y reflexionar. Los libros deben ser utilizados para desarrollar aprendizajes significativos, que permitan modificar y enriquecer lo que pensamos, sentimos y hacemos de una manera transformativa y así cumplir con el saber qué, saber cómo y saber hacer.


Juan Baltazar Tinoco, maestro en Psicología por la Universidad Tecnológica de México, licenciado en Sociología de la Educación por la Universidad Pedagógica Nacional y pasante en Pedagogía por la Universidad Nacional Autónoma de México (Sistema SUAyED).