Historias de Luna / Nuestro Derecho a la Salud no es un Juego

      Comentarios desactivados en Historias de Luna / Nuestro Derecho a la Salud no es un Juego
Tiempo de lectura: 2 minutos

Hola, ¿cómo has estado?

Desde pequeños nos han enseñado en la escuela que los niños son la prioridad y que tenemos derechos que fomentan el bienestar y la fraternidad, con la finalidad de crecer sanos y seguros para con ello poder vivir en una cultura de paz.

Muchos contamos con el derecho a la educación, incluso algunos asisten a clases extras en la tarde, ya sea para regularización o simplemente para dominar los temas y tener mejores ventajas académicas, sobre todo en matemáticas e idiomas . Por otro lado, nuestros padres cumplen con nuestro derecho a la recreación y esparcimiento, que va más allá de ir al parque o al cine, ya que practicamos algún deporte o arte, o en ocasiones ambos, esto hace que tengamos nuestra semana con una agenda llena sin momento para aburrirnos.

En lo personal, me gusta conocer y practicar muchas cosas, me llaman la atención muchos deportes, me gusta bailar y también las acrobacias; me gustaría aprender muchos idiomas porque quiero viajar y conocer todo el mundo. Además, me gusta mucho la escuela y doy siempre lo mejor de mí en las cosas que hago y trato de mejorar cada vez que puedo.

Pero algo se salió de mis manos y de la de mis papás, fue algo muy importante, algo que no creíamos que a mi edad pudiera pasar, mi salud se deterioró con la carga de actividades que tenía a la semana, el querer ser la #1 en todas las actividades académicas y deportivas generó inicios de colitis, ahora soy intolerante a la lactosa y debo de evitar estresarme para que los dolores no regresen. Practicaba 3 deportes, ahora solo estoy en una actividad, sigo cumpliendo con mis tareas y busco hacerlas de la mejor forma posible, además escucho más a mi cuerpo.

Tengo 8 años y no soy la única que padece algo así, poco a poco mi mamá y yo nos hemos enterado de que otros compañeros de mi escuela están pasando por algo similar; son varios los factores que llevan a que niños cada vez más chicos empecemos a enfermarnos con lo que antes decían que eran enfermedades de grandes.

Papás ayúdennos a escuchar y a atender a nuestro cuerpo, nuestro derecho a la salud no se refiere a solo cuidarnos durante una enfermedad, sino también a evitarla.