Geografía de la Salud

      Comentarios desactivados en Geografía de la Salud
Tiempo de lectura: 10 minutos

Imagen tomada de Salud Diario


The geographer has a place in groups where epidemiologists, doctors and public servants work in order to build and create tools that help prevent and even eradicate diseases. Furthermore, through spatial analysis, this professional can establish which areas deserve the most attention.


Por: Abraham García Jíménez

En el año de 1854, en un barrio de Londres en Inglaterra, comenzó a propagarse una misteriosa enfermedad entre los habitantes. Los síntomas se presentaban en forma de diarreas, deshidratación y pérdida de agua; era cólera lo que los pobladores del barrio de Soho estaban padeciendo. El médico John Snow radicaba en la zona e inició las investigaciones correspondientes para poder brindar determinar lo que podría ser el agente propagador. Como los síntomas tenían que ver con el sistema digestivo, aquello llevó a investigar el consumo de agua de los habitantes. El médico localizó en un mapa la residencia de las personas infectadas contrastando con la ubicación de las fuentes de agua públicas (ver mapa 1) lo que dio como resultado la cancelación de la fuente de Broad Street, de donde los habitantes tomaban el agua contaminada. Con la inhabilitación de la fuente, los casos disminuyeron lo que dio tiempo para tratar a la población que ya se encontraba enferma[1].

Relación de muertes por cólera y distribución de fuentes de agua potable en Soho, Londres en 1854. Mapa tomado de: jralonso.es/2016/02/05/el-mapa-de-john-snow/

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades[2]. Por ello, desde que el ser humano cobró conciencia de sí mismo, este ha buscado las formas de obtener ese bienestar. La anécdota anterior menciona la imbricación de enfermedad-razonamiento espacial para llegar a ese bienestar físico, lo que permite abrir la brecha para hablar de una geografía médica o de la salud.

La geografía, entre otras cosas, se encarga de territorializar los fenómenos que ocurren en el espacio. La salud, al ser un componente social tiene su expresión en el territorio. La geografía de la salud[3] es una rama del conocimiento que ha sido poco explorada tanto por los profesionales en esa área como por la parte médica, esta rama de la geografía se desarrolló gracias a los aportes del geógrafo Maximilian Sorre quien,

[…] a inicios del siglo XX, [introdujo] el concepto de “complejos patógenos”, que alude a la trama de relaciones estables y duraderas existentes entre los seres vivos, el hombre y el medio ambiente, cuyo resultado final, en determinados sitios de encuentro entre huéspedes y agentes causales, viabilizados por condiciones ambientales particulares, es la producción de enfermedades (Barcellos, Buzai y Santana, 2018, p. 2).

Las condiciones de pobreza, de hacinamiento o de malnutrición en las que vivía gran parte de la población no solo de Europa al inicio de la Revolución Industrial sino también en la época actual, son una serie de factores que propician la emergencia de enfermedades como el caso del cólera y el agua contaminada. Todas estas condiciones producidas por las relaciones sociales son lo que Barcellos et. al (2018) llaman la producción de enfermedades.

Aunque ya desde el siglo XVIII se hablaba de una geografía médica[4], no es hasta el año de 1949 cuando la Unión Geográfica Internacional incluye a la geografía de la salud como una nueva rama de estudio de la geografía humana. Así, este vínculo que tiene la geografía con temas de salud pública es muy estrecha, como lo explica Íñiguez:

La Geografía Médica o de la Salud, frecuentemente se divide en dos campos de investigación: la Nosogeografía o Geografía Médica Tradicional, encargada de la identificación y análisis de patrones de distribución espacial de enfermedades y la Geografía de la atención médica o de salud, ocupada en la distribución y planteamiento de componentes infraestructurales y de recursos humanos del Sistema de Atención Médica (1998, p. 703).

Para tratar una epidemia o algún brote local de alguna enfermedad lo primero que hacen las autoridades es localizar el origen del brote: puede ser una fuente de agua de alguna calle transitada o un mercado en la provincia china de Wuhan. Lo siguiente es identificar los flujos de movimientos de personas y cuáles son las áreas densamente pobladas que puedan ser focos importantes de propagación del patógeno. Es importante también, tomar en cuenta las características climáticas de la zona de contagio, y al dispersarse, saber dónde, debido a estas condiciones, es más probable que se propague con más intensidad.

El análisis del medio ambiente es una parte fundamental en el estudio de distribución de las enfermedades, en tanto que el binomio sociedad-ambiente se hace explícito en geografía y forma parte de uno de sus objetos de estudio. A partir de los efectos mostrados por la sociedad industrializada, se comenzó a tomar en cuenta la calidad del aire, del agua, de la producción de alimentos, así “…es posible correlacionar los datos sobre el uso de pesticidas, la proximidad a campos agrícolas y la contaminación de tierra/agua, con la ocurrencia de ciertas formas de cáncer o defectos al nacer” (Luzanía, 2009, p. 9). Parte de las políticas públicas incluyen el cuidado del medio ambiente para brindar mejores de niveles de bienestar a la sociedad. La metáfora de los bosques como pulmones del planeta se relaciona con ello.

Metáfora de los bosques como el pulmón del planeta obtenida de: ecologia.facilisimo.com

Existen regiones en el mundo en donde se van a desarrollar ciertas enfermedades. En regiones tropicales el dengue, la malaria y el Zika van a ser mucho más frecuentes en esas latitudes que en zonas templadas o frías (ver mapa 2). La importancia de saber la manifestación espacial de las enfermedades permite a los sectores públicos de salud orientar los cuidados preventivos, implementar cercos sanitarios, dirigir esfuerzos en distribución de medicamentos y expertos de la salud hacia la zona que presenta síntomas:

El sector salud ha acudido a la geografía para llevar a cabo diversos procesos como la regionalización de servicios, los sistemas locales de salud, la planificación en salud y el diagnóstico de salud, acciones que implican una forma de localización de necesidades, recursos y servicios con raíz en la comunidad (Luzanía, 2009, p. 9).

Distribución de la malaria en el mundo. Mapa de: reliefweb.int

La geografía ubica la relación que guarda una territorio entre su población enferma y los especialistas que pueden atenderla

Otro vector que surge del cruce de la geografía con la salud es que en este último se levantan datos estadísticos sobre número de enfermos, clínicas, hospitales especializados, especialistas en determinada área de la salud y localiza la distribución de la infraestructura médica. La geografía manifiesta esos datos en forma de mapas, como lo recuerda la anécdota del doctor Snow.

El tema de salud es también algo controversial para grupos conservadores. La salud sexual es un tema tabú en muchas sociedades. Las campañas que se han creado para prevenir el embarazo en adolescentes han sido puestas en duda sobre todo por grupos religiosos. Gracias al levantamiento de encuestas y datos estadísticos se han podido identificar las zonas con mayor número de embarazos. A partir de ello, la política pública se ha enfocado en atender estos grupos con campañas de prevención del embarazo y atención a las infecciones de transmisión sexual, como lo explica Íñiguez: “(…) en el campo de la Salud Pública, se desarrolla una dirección encaminada a la elaboración de diseños epidemiológicos y de técnicas estadísticas para el estudio de patrones espaciales y temporales de enfermedades” (1998, p. 703).

Desde otros enfoques en geografía como el de la percepción, existen espacios que tienen finalidades curativas y terapéuticas. Así, a una persona que sufre problemas cardiacos se le recomienda vivir y visitar lugares cercanos al mar debido a que la concentración de oxígeno es mayor y eso ayuda al proceso cardiovascular. Los espacios rurales suelen ser frecuentados y habitados por personas de la tercera edad como medio terapéutico. Los bajos niveles de contaminación, el acceso a fuentes de alimentos más naturales, la proximidad con la naturaleza y la tranquilidad de las zonas rurales propician un ambiente adecuado para este tipo de población. Lo que Paniagua y Hoggart llaman el ‘idilio rural’ “ (…) recoge la imagen idealizada del campo, verde y atractivo. El campo se convierte en un refugio respecto a la modernidad, a la imagen más estereotipada de las grandes ciudades” (2002, p. 67).

La relación que tiene el conocimiento geográfico con el tratamiento de enfermedades o de prevenirlas radica en conocer el ambiente donde uno habita. Sin caer en determinismos geográficos, los habitantes de países tropicales y pobres son propensos a padecer enfermedades como la malaria o el dengue. Ante ello, las autoridades de salud emiten recomendaciones tales como cubrir los depósitos de agua para evitar la propagación de mosquitos transmisores de enfermedades y fumigación de espacios específicos como los jardines.

En los países desarrollados las medidas que se toman para evitar enfermedades como el cáncer (ver mapa 3), la obesidad y la diabetes va desde promover una alimentación adecuada y sana hasta evitar los productos alimentarios altamente procesados. También las campañas para motivar el ejercicio en los jóvenes han sido parte de todo un movimiento para prevenir y disminuir el número de padecimientos.

Distribución de casos de cáncer en el mundo. Mapa de bbc.com

El papel del geógrafo en las instituciones de salud

Las instituciones de salud trabajan para prevenir enfermedades, sin embargo, eventos como la actual pandemia de Covid-19 evidencian que las sociedades actúan después de la catástrofe y el trabajo para evitarlo es mínimo.

El geógrafo debe ser capaz de detectar injusticias espaciales o territoriales así como las deficiencias funcionales de los equipamientos; también puede percibir las implicancias espaciales que ayuden tanto a combatir la enfermedad como a prevenirla, analizar las consecuencias geográficas que de la enfermedad se derivan, proponer medidas de actuación para mejorar la situación curativa, preventiva y de accesibilidad a los equipamientos (1986, p. 359 en Ramírez, 2005, p. 73).

Así como el geógrafo tiene cabida en los grupos de trabajo para prevenir riesgos provocados por un huracán, un sismo, un deslave o incluso por escasez de alimentos, también la tiene en grupos donde trabajan epidemiólogos, médicos y servidores públicos con la finalidad de construir y crear herramientas que ayuden a la prevención e incluso a erradicar enfermedades. A través del análisis espacial, el geógrafo puede establecer cuáles son las áreas que merecen mayor atención. Al momento de equipar una región con infraestructura médica, se puede establecer, por medio de patrones espaciales, cuáles son los padecimientos de la población y actuar con base en eso. En un poblado rural en una región selvática es probable que la tasa de dengue sea mayor que la de tuberculosis, o en una zona urbana media el estrés, la hipertensión o la diabetes son algunos padecimientos entre la población. Así el destino de medicamentos y otras herramientas médicas puede ser mejor gestionada.

A modo de conclusión, es importante resaltar que la intervención de un geógrafo no es solo estableciendo la distribución espacial de una enfermedad y actuar sobre ello, aunque eso es importante, también el estudio del medio en el que se reproducen las sociedades lo es. Como se ha mencionado, el medio ambiente se ha vuelto un agente de producción de enfermedades, así como de terapia para su tratamiento y erradicación. Un ambiente con una carga de explotación sobre él, se vuelve un lugar de cultivo de patógenos que a la larga puede afectar al ser humano. Un ejemplo de ello fueron las granjas de cerdos en la provincia de Hubei en China, donde para cubrir la alta demanda de carne de cerdo las granjas criaban estos animales en condiciones insalubres, lo que dio pie a pensar que es ahí donde se pudo cultivar el virus Covid-19[5].

El análisis y estudio del medio ambiente no solo aplica para actividades industriales sino también para actividades agrícolas, ganaderas, extractivas en el tema de uso de fertilizantes, vertimiento de materiales tóxicos a cuerpos de agua que después son explotados por la población, calidad del aire que respira un poblado que se encuentra junto a una mina. Son muchos los campos de acción de un geógrafo para el tratamiento de temas relacionados con la salud. Sin embargo, el geógrafo no actúa en solitario, es parte de un constructo social en donde se relaciona con otros profesionales y tiene un campo laboral amplio que lo pone en contacto con la sociedad en general: los centros educativos en cualquier nivel.

A través de la enseñanza de la geografía y por lo tanto, de los elementos que hacen parte del espacio geográfico se pueden identificar cuáles son los que más vulneran la salud humana y tomar medidas contra ello como: usar cubrebocas cuando la calidad del aire no es muy aceptable, lavarse las manos constantemente dentro y fuera de la casa, lavar los alimentos una vez obtenidos del supermercado o algún centro de distribución, realizar ejercicio constantemente para fortalecer el sistema respiratorio e inmunológico; realizar una dieta rica y equilibrada, alta en fibra y baja en azúcares y carbohidratos. Se trata no solo de reforzar los lazos sociales, sino también los sociales con la naturaleza al no tirar basura o verter materiales tóxicos en los cuerpos de agua, cuidando y manteniendo en sano equilibrio los bosques y los océanos, pues son ellos los principales productores de oxígeno.

Existe una larga lista de tareas que tiene que realizar el geógrafo como profesional involucrado en temas de salud, así como de la sociedad en su conjunto. Maestros, estudiantes, médicos, políticos junto con instituciones, centros de investigación, organismos supranacionales son la principal línea de batalla contra las enfermedades ya existentes y con las que puede haber en un futuro. Se deberán identificar las zonas más vulnerables y por lo tanto, la población con mayor riesgo de padecer determinada enfermedad, destinar recursos para su prevención y erradicación.

Es una maquinaria que tiene que luchar contra la corrupción, el individualismo y la inequidad. Si la salud es un derecho universal no tendría por qué haber personas que fallecen por enfermedades tratables. Hasta que la sociedad en su conjunto no se coordine para llevar acciones que vayan desde escalas globales hasta locales no se podrá hablar de una igualdad de derecho, un derecho básico y universal: el derecho a la salud.

 

Fuentes de Consulta

Barcellos, C., Buzai, G., Santana, P. (2018). Geografía de la salud: bases y actualidad. Salud Colectiva. Universidad Nacional de Lanús.

GRAIN. (2020). Nuevas investigaciones sugieren que las granjas industriales, y no los mercados de productos frescos, podrían ser el origen del Covid-19. [en línea] [consultado 2020 abril]. https://www.grain.org/es/article/6438-nuevas-investigaciones-sugieren-que-las-granjas-industriales-y-no-los-mercados-de-productos-frescos-podrian-ser-el-origen-del-covid-19

Íñiguez, L. (1998). Geografía y salud: temas y perspectivas en América Latina. Saúde Pública, Rio de Janeiro, 14 (4).

Luzanía, M. (2009). Geografía de la salud. Altepepaktli. Salud de la comunidad. Vol. 5. Núm. 10. México.

Organización Mundial de la Salud. ¿Cómo define la OMS la salud? [en línea] [consultado 2020 abril]. https://www.who.int/es/about/who-we-are/frequently-asked-questions

Paniagua, A., Hoggar, K. (2002). Lo rural, ¿hechos, discursos o representaciones? Una perspectiva geográfica de un debate clásico. Globalización y mundo rural. Núm. 803.

Ramírez, M. (2005). La moderna geografía de la salud y las tecnologías de la información geográfica. En Investigaciones y ensayos geográficos. Año 4, Núm. 4. Universidad Nacional de Formosa. Argentina.

[1] La fuente pública que puso fin al cólera. https://www.iagua.es/blogs/david-barquet/fuente-publica-que-puso-fin-al-colera

[2] Organización Mundial de la Salud. https://www.who.int/es/about/who-we-are/frequently-asked-questions

[3] En países latinoamericanos se usa el término de ‘geografía de la salud’ a diferencia de los países anglosajones que utilizan el término ‘medical geography’ o geografía médica.

[4] “El libro de Leonhard Ludwig Finke, Versuch einer allgemeinen medicinisch-praktischen Geographie, publicado en 1792, es la primera obra en la que se define el campo de estudio denominado geografía médica” (Barcellos et.al, 2018, p. 1).

[5] Nuevas investigaciones sugieren que las granjas industriales, y no los mercados de productos frescos, podrían ser el origen del Covid-19. grain.org


Abraham García Jíménez es egresado de la maestría en Geografía por la UNAM y editor principal del Blog Geografía para la vida