Construyendo escuelas para la paz

      Comentarios desactivados en Construyendo escuelas para la paz
Tiempo de lectura: 3 minutos


Strengthening education in values ​​and establishing domestic pedagogies that enable parents and pedagogies for peace in educational centers, these will become peaceful spaces where children, adolescents, and young people enter to live in a culture of peace.

If we position ourselves in the current perspective of humanist education proposed in the current reform, we must necessarily think about Terence’s phrase

“I am a man and nothing human is alien to me”


Por Adriana Garza Torres

En la mayor parte de los países se habla de una crisis en la educación, institución social, quizá la más importante y que se encuentra vinculada con el resto de las actividades sociales del educando.

Según Durkheim la educación es una institución social y son muchas las instancias que convergen en ella: los padres, los adultos en general, los profesores, los medios de comunicación, las instituciones, el Estado, las organizaciones religiosas, en definitiva, toda la sociedad.

Ahora bien, desde pequeños los niños reciben, antes que nada, en la casa y en la escuela, normas y valores, a través de sugerencias de conducta tales como: saluda, respeta, comparte, obedece, se solidario, empático etc. Los padres los maestros o los adultos en general saben exactamente aquello que debe permitirse y que no, ocupándolos en actividades donde puedan extraer enseñanzas morales y descubriendo, en su relación con los demás, la responsabilidad la disciplina, la solidaridad, la autonomía, en definitiva, los valores morales que se consideran positivos.

No obstante, el contexto es mucho más complejo. Y no se limita únicamente al plano social, sino también está estrechamente ligado al plan económico.

El nivel de violencia que se vive en México desde hace más de una década está dinamitando el tejido social en regiones importantes del país. Y ello involucra también a la educación.

La necesidad de retomar una cultura de paz

Hoy, es necesario que las escuelas se constituyan en centros sociales y culturales desde las cuales se promueva una cultura de la paz. La escuela es uno de los espacios donde aprender los roles de prevención, resolución y contención del conflicto que emergen naturalmente dentro de las relaciones humanas y que, hasta hoy, no hemos aprendido a manejar.

La gestión de las emociones y del conflicto a través del diálogo es una vía de suma importancia para el fomento de una cultura de la paz. Asimismo, para que aprendan a dialogar y con ello resolver los conflictos. Y, sobre todo, para que en esos espacios se busque erradicar cualquier forma de violencia y se fomente el respeto a la vida y la solidaridad.

Fortaleciendo la educación en valores y estableciendo pedagogías domésticas que habiliten a los padres de familia y pedagogías para la paz en los centros educativos, estos se convertirán en espacios pacíficos donde los niños, los adolescentes, y los jóvenes se adentren a vivir en una cultura de la paz.

Si nos posicionamos en la actual perspectiva de educación humanista propuesta en la actual reforma, debemos necesariamente pensar en la frase de Terencio: “soy hombre y nada humano me es ajeno“.

Brindando una solución

A nivel global se están llevando iniciativas de educación propuestas por la UNICEF basadas en una amplia gama de actividades, que habiliten a los educandos para la resolución de conflictos y la coexistencia pacífica cuyo fin sea la no violencia.

Entre las iniciativas se encuentra la elaboración de materiales y programas educativos que desarrollen las capacidades para la negociación, el pensamiento crítico y la comunicación.

Así también en uno de sus puntos menciona un programa basado en la preparación para la vida que va más allá de los contenidos educativos y adoptan un enfoque global utilizando nuevas tecnologías para promover una educación de calidad.

¿Cómo se aprende a convivir para la paz?, pues conviviendo de manera consciente, para lo cual la tarea de los educadores es desarrollar en los alumnos la habilidad del conocimiento intrapersonal e interpersonal.

El desarrollo de las habilidades sociales habilitará al educando a que exprese lo que piensa y lo comunique, basándose en valores éticos y cívicos.

Bibliografía

Delval, Juan “Los fines de la educación” (2010) siglo XXI

https://www.unicef.org/spanish/education/focus_peace_education.html


Adriana Garza Torres, es pasante (titulación en trámite) de la Licenciatura Pedagogía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México.