Columna / La Utopía del deber Ser – Del genoma a la tierra

Tiempo de lectura: 1 minuto

Recientemente salió en La Gaceta UNAM el análisis del genoma indígena mexicano, tarea sumamente compleja desde la selección de candidatos ya que somos una raza mayoritariamente mestiza. Encontrar individuos de raza pura de acuerdo a los parámetros de Mendel es sumamente complicado en un país colonizado.

Sin embargo, antes de la Conquista las culturas nativas americanas tenían su propia historia, organización y desarrollo científico. Incluso trabajando en sinergia respetuosa con la naturaleza, tema del que poco conocían en Europa. Entonces por qué esperamos la inclusión educativa de culturas indígenas cuando hemos subordinado sus conocimientos como alternativos si bien podrían ser ejes educativos.

Desde la Utopía de lo que debería ser necesitamos acercarnos a los saberes ancestrales con el mismo respeto que analizamos los descubrimientos de grandes universidades. Dar el mismo valor a las tradiciones eurocéntricas y a las nativo americanas.

La enorme riqueza de nuestro país se centra en la multiculturalidad, discriminar los conocimientos que de ahí emergen es cuestionar nuestro propio orígen.

No deberíamos hablar de educación indígena, sino de acceso libre a la educación sea cual sea su procedencia, pero predomina la educación validada hegemónica que subordina todo lo que no se produce dentro de sus estándares.

Tal vez si miramos desde su cosmogonía no seremos devorados por las necesidades creadas de la ideología neoliberal, tal vez podamos aprender a respetar nuestra Tierra. Ojalá la educación y las tradiciones indígenas lleguen a la educación formal.