Historias de Luna / Todos los alumnos debemos ser visibles

      Comentarios desactivados en Historias de Luna / Todos los alumnos debemos ser visibles
Tiempo de lectura: 2 minutos

Vivo en la CDMX, curso cuarto grado de primaria y me he tenido que adaptar a la nueva forma de educación junto con cientos de miles de estudiantes. Soy una estudiante comprometida con mis profesores y entrego mis actividades en tiempo y forma, siempre me ha gustado mucho ir a mis clases además me encanta estar con mis compañeros y jugar con ellos; también soy de las muchas que ha batallado con el internet, tener que compartir con otras personas la computadora o el celular; estas y muchas cosas he podido superar en este año de pandemia.

Hay profesores que felicitan a los alumnos que han podido estar presentes en la mayoría de este ciclo escolar, y se agradece mucho porque ha sido muy estresante para todos; pero ¿qué pasa con aquellos estudiantes que por diversas situaciones no han podido seguir con sus estudios?

Una encuesta realizada por el INEGI menciona que hay 5 millones de estudiantes que tuvieron que dejar la escuela por motivos asociados al covid-19 o por falta de dinero o recursos. En mi caso personal vi como varios compañeros no pudieron tomar las asesorías virtuales, ya sea por falta de computadora o teléfono así como internet en su casa, también los papás tenían que seguir trabajando y dejaron a sus hijos con la abuelita o incluso algunos se quedaban solos y esto los limitaba a realizar sus actividades escolares.

Pensando en todo eso y en que al parecer pronto regresaremos a las aulas me queda la duda de cómo será la integración de esos alumnos que no pudieron seguir con la escuela virtual, los que no tuvieron acompañamiento; ¿seguiremos siendo compañeros o recusarán el grado?, ¿se sentirán cómodos mientras la maestra repasa los temas que debieron verlos antes?

Creo que en esta nueva modalidad escolar debemos ser tanto maestros como compañeros, ser más empáticos y tolerantes con los que no pudieron estudiar durante la pandemia, apoyarlos para que todos avancemos juntos y ninguno se quede atrás. Hoy más que nunca necesitamos fomentar la fraternidad.