Las Competencias de la Educación para el Consumo

Tiempo de lectura: 4 minutos

What are the education skills for consumption? and why work them, even when they do not appear in the curricula


Por: Fermín Acosta Mireles

En un efoque de formación por competencias, se tienen que suponer también las competencias inherentes a la Educaciòn para el Consumo tienen cabida. Sobre ellas han trabajado algunas instituciones, y sí nuestra intención es empezar a trabajar sobre está área educativa, es importante retomar la experiencia de aquellos que ya iniciaron el camino.

La Fundación Euroski. de origen español, a través de su página Consumer propone trabajar las siguientes competencias:

  • Economía Personal. La idea es que se entienda el proceso del ahorro, la importancia y el beneficio de realizar un presupuesto, compremder los riesgos y beneficios al hacer una compra.
  • Salud y Seguridad en el Consumo. Diferenciar la realidad de los alcances de la publicidad, y en función de ello, tomar decisiones que no comprometan la salud del consumidor.
  • Consumo Responsable. El análisis de lo que implica para el entorno el consumo de los productos que se consumen. de manera individual y colectiva.
  • Servicios al Consumidor. Concer los derechos y obligaciones que se tiene como consumidor.

Una educación basada en competencias advierte una movilización de conocimientos, habilidades y actitudes y valores. Esto es desplazar lo que no nos hace competentes o mejorar en lo que ya somos. En el caso de la Educación para el Consumo, se tata en muchos casos de desprendernos de malos habitos

En una sociedad de consumo como la nuestra donde constantemente estamos bombardeados de una gran cantidad de productos elaborados para necesidades reales o inexistentes, y acompañados de millonarias campañas de publicidad, por lo que  la resistencia a su compra es difícil de resistir, e incluso se genera una angustia al no poder hacerlo, pero ello puede ser una gran pretexto  para abonar a la competencia de la  Economia Personal, ya que se tiene a la vista una gran cantidad de productos y servicios similares, lo que nos permite comparar precios y tomar las mejores decisiones, para ahoarrar o invertir.La idea es evitar gastar en productos innecesarios o de mala calidad a un precio excesivo, dejar de comparar por impulso, planear las salidas de dinero, y no arriesgar la Economía Personal, y por ende abonar a está comptencia.

Un ejemplo sobre la Competencia de Salud y Seguridad son los habitos alimenticios, ya que sabemos, que sí constantemente consumimos comida de alto contenido calórico y no hay gasto de enegía que justiique su ingesta, el resultado es el  sobrepeso, un alto colesterol o la diábetes- Al comprenders las propiedades de lo que se come y actuar en consecuencia se abona en esta competencia.

 

Más allá de los materiales de lo que están hechos los productos que se consumen, hay que pensar sobre el recursos que se invierten, pero que en realidad se terminan gastando para elaborarlos, y más allá las manos que los hacen. La Competencia sobre Consumo Responsable, nos lleva a tener conciencia sobre cómo y con qué se hacen los productos, lo que puede hacer virar nuestra decisión de compra. Un ejemplo de ello son aquellos productos que involucran la explotación infantil para relaizarlos, o un deterioro importante de un econsistema para obtener su materia prima. Cosméticos que son probados en aninales o balones deportivos que involucran explotación laboral, deierán quedar fuera de las lista de consumo, por ello es importante concoer a fondo la historia y proceso de producción de las empresas y sus marcas.

Por último, la competencia sobre los Servicios al Consumidor. El que compra y el que vende tiene derechos y obligaciones, una manera de adquirir esta competencia es informarse sobre este asunto actuar conforme a Derecho. Para saber sobre algunos derechos de los consumidores en México sería importante revisar algunos de los que plantea su Procuraduría  Federal del Consumidor a través de una serie de décalogos para tomarlos como recurso y trabajar esta competnecia.

Hay mucho que trabajar para construir competentes en Educación para el Consumo, pero más aún más edificarlas desde la educación familiar, escolar y social, y hay que empezar ya, porque el planeta se nos acaba día con día y de manera acelerada.


Fermín Acosta Mireles, consultor en Educación Financiera.