Profesores digitales a medias

      Comentarios desactivados en Profesores digitales a medias
Tiempo de lectura: 2 minutos

 

A principios del siglo XXI, la educación a distancia soportada en Internet empezó a ser una realidad desde lo público y privado de la Educación Superior en México. Fue el Tecnológico de Monterrey a finales de la década de los 80 del siglo pasado, quien dio a luz el primer proyecto de educación a distancia, y poco a poco se fueron sumando a esta modalidad educativa Instituciones de Educación Superior públicas y privadas.

El reto desde entonces ha sido de enormes proporciones, pues las instituciones educativas, no sólo se han tenido que dotar de parques tecnológicos y renovarlos, sino también capacitar a docentes, alumnos y administrativos para su uso y aprovechamiento.

Una de las primeras estrategias que se utilizaron para montar la educación en línea de las Instituciones de Educación Superior, fue elaborar un diseño instruccional institucional, el cual se le proporcionó al docente para que desarrollara  el contenido de la materia que impartía, después, éste se le entregaba a aquellos que estuvieran capacitados para montarlos en las plataformas distribuidoras de contenidos.

El objetivo era subirse al tren de la educación virtual y avanzar en la cobertura de la educación superior, ya que la virtualidad, en el imaginario de las autoridades educativas suponía que muchos alumnos podían ser atendidos por pocos docentes y con ello  abatir costos y bajar  presupuestos.

La educación quedó al servicio de la tecnología, y no al revés, esto hizo que se perdiera un tiempo valioso en la consideración del docente como el único agente capaz de mantener una virtualidad educativa de calidad, ya que dejó al docente fuera de la posibilidad de desarrollar las habilidades digitales requeridas del presente, de entonces, y necesarias para el futuro de ahora. 

Pero más allá de esta falta de pericia docente en el terreno de la tecnología, se puso en riesgo la actualización de los contenidos, pues en muchos casos, se ha dejado un desarrollo de contenidos viejo sobre la versión más reciente de una plataforma. Esto cuestiona la calidad educativa de lo que se enseña y se requiere para la formación de los futuros profesionistas. 

De lo presencial a lo virtual

Cada vez que se cierra un salón de clases inicia una puesta en escena del profesor ante sus alumnos, donde el primero ha puesto su entusiasmo para ofrecer una experiencia significativa de aprendizaje, de tal suerte  que los segundos se interesen y participen de ella. 

Esto mismo. debe pasar en las aulas virtuales, el docente debe tener la posibilidad de distinguir su aula de las demás, de modificarla conforme a las necesidades de aprendizaje de sus alumnos se vayan presentando. 

Mientras las instituciones educativas no avancen en dar libertad de cátedra a los profesores en la virtualidad y los doten de las herramientas adecuadas para ello, junto con capacitación pertinente, se seguirá con profesores digitales a medias.


Lorena González Boscó,  es profesora del Sistema de Universidad Abierta y a Distancia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, Comunicóloga, Internacionalista, Coordinadora del Programa de Servicio Social UNAMITA ¡Cierrale a la Brecha Digital!, Consultora en Tecnología y Educación y Directora General de Edumanía, formación para educadores.


También te puede interesar leer:

 
Aporta un grano de arena en favor de la paz