La Utopía del deber ser / La desvalorización de la educación

Tiempo de lectura: 2 minutos

La educación, igual que todas las grandes instituciones del hombre, ha evolucionado junto con él. La Educación 4.0 es la necesidad de adaptación a las innovaciones tecnológicas, es el reflejo de las competencias a desarrollar para dotar de mayores probabilidades para una vida exitosa dentro de los parámetros de la Globalización. Sin embargo, hay una línea muy delgada entre capacitarse en el uso de y para las nuevas tecnologías y caer en una educación enajenada. Éste modelo abrirá más la brecha entre la educación pública y quienes tengan los medios para una formación uno a uno con acceso a herramientas tecnológicas.

Y aun así, será el modelo más difundido y con mayores posibilidades de expansión por las ganancias que genera. Se deja de educar para capacitar y lo que obtenemos son robots humanos que se mueven entre su trabajo, compras, mayor capacitación y especialización y de nuevo compras; y el desarrollo de la Inteligencia Emocional queda rebasado por la necesidad de abastecer lo que se considera indispensable.

La educación, en la Utopía, debe guiar para estimular el pensamiento libre y la igualdad de oportunidades, así como para permitir la generación de riqueza y estabilidad social. Eso no sucederá a menos que comencemos a darle el valor que se merece a la formación psico-emocional antes que a la capacitación para el empleo. Pero es urgente contar con personal capacitado, si no soporta el estrés laboral o el desastre en su vida personal puede ser fácilmente reemplazable y así convertimos a la especie humana en maquila fácilmente desechable.