Educar-nos / Ciudadanía vs. Deserción Escolar

Tiempo de lectura: 2 minutos


Ciudadanía vs. Deserción Escolar


A diario vemos niños y jóvenes en cruces viales, algunos otros deambulan por las calles en horas que se supone debería estudiar, algunos más trabajan en el campo o permanecen en casa. Entonces surgen las preguntas ¿alguna vez han asistido a la escuela ésos chicos? De ser así,  ¿por qué abandonaron sus estudios?

El panorama es variopinto, puede ser por problemas económicos de la familia; falta de una adecuada guía para la toma de decisiones; por inseguridad; por la escasa formación de los padres; por no contar con un centro educativo cercano, lo cual implica largas jornadas de trayecto; tal vez sea lo anacrónico del sistema educativo que puede resultar poco retador para algunos;  en el caso de las mujeres por discriminación; una maternidad prematura; y un largo etcétera.

La gran incógnita es: qué estamos haciendo como integrantes de una sociedad que a últimas fechas esgrime la igualdad y la democracia.

Viene a mi mente una nota periodística que vi hace unos días donde una profesora dedica unas horas por la tarde para dar clase al hijo de una mujer que vende dulces en la calle. Sin duda esta es una acción ejemplar. Bien podríamos dedicar el par de horas que damos a las redes sociales, por decir lo menos, a dar asesoría o regularización, organizar círculos de estudios en nuestra comunidad, brindar orientación vocacional, difundir información sobre derechos sexuales y reproductivos. Educar-nos entre todos para reducir este problema que es el origen de muchos otros en nuestra sociedad.

Alejandra Vanegas