Entrevista / “Habrá contenidos que es mejor tratarlos desde el enfoque conductista y otros desde el constructivista”: Lorena González Boscó

      Comentarios desactivados en Entrevista / “Habrá contenidos que es mejor tratarlos desde el enfoque conductista y otros desde el constructivista”: Lorena González Boscó
Tiempo de lectura: 3 minutos

Fundadora de esta revista, líder de proyectos educativos ciudadanos, docente universitaria y comunicóloga educativa, ella es Lorena González Boscó, quien nos platica sobre tres temas que entrelazan su pertinencia en estos tiempos de pandemia y de profundos cuestionamientos sobre la relación que guardan la docencia, las tecnologías de la información y la comunicación, y las teorías de aprendizaje.

 

Saber de teorías de aprendizaje debiera ser un conocimiento que los docentes ostenten; sin embargo, al menos en el ámbito universitario, este conocimiento se forja por la experiencia o la imitación, y no necesariamente por una formación formal al respecto. 

Pues deberíamos de menos tener una noción sobre teorías de aprendizaje, pero los profesores universitarios, especialmente los que en nuestra formación profesional no hay una vista hacia la pedagogía; por lo general, llegamos al camino de la docencia sin formación pedagógica alguna, y por lo tanto difícilmente se sabe sobre teorías de aprendizaje, salvo que haya la inquietud individual por adquirirla, una exigencia de la institución de venir formado o que te formen en esos temas. De lo contrario, los profesores lo pasamos de largo. Sin embargo, dentro de nuestras planeaciones didácticas atendemos de alguna manera al Constructivismo o el Conductismo. 

¿Los docentes se deben casar con una sola teoría de aprendizaje?

Considero que no se trata de tomar partido por una u otra teoría, sino entender de qué van y cómo utilizarlas dentro de nuestras planeaciones didácticas. Habrá contenidos que es mejor tratarlos desde el enfoque conductista y otros desde el constructivista; por ejemplo, no veo nada de malo en memorizar las reglas ortográficas y premiar la buena ortografía (conductismo), y a la par que los alumnos encuentren en una experiencia de vida la inspiración para escribir un relato (constructivismo).

La educación a distancia tiene mucho de conductismo ¿es posible pensarla en el constructivismo?

La educación a distancia, cuya principal característica es la separación física entre alumno y docente, puede ser Conductista o Constructivista, en función de la interactividad sincrónica y asincrónica que se proponga en el diseño instruccional entre ellos. En este momento de pandemia es la única vía para continuar con los ciclos escolares, por lo que instituciones educativas y docentes, están tomando decisiones Conductistas o Constructivistas en función de las posibilidades en dispositivos, conectividad, conocimientos pedagógicos y creatividad de la comunidad a la que pertenecen. Habrá quienes dejen puras actividades de aprendizaje que recibirán por correo electrónico o en archivos de whatsapp, las calificarán y enviarán sus observaciones a los estudiantes; otros seguramente los verán por videoconferencia, les darán una clase totalmente conductista y al final les dejarán un cuestionario albergado en una plataforma. 

Me parece que la elección de una u otra teoría del aprendizaje tiene que ser una decisión basada en las características de nuestros estudiantes ¿queremos desarrollar el pensamiento crítico cuando tenemos serios problemas de disciplina para lograr un hábito de lectura? en un caso así hay que combinar. 

Estos tiempos de pandemia, exigen un cambio en la educación ¿Qué opinas?

La educación ya no puede esperar por mucho más tiempo una renovación de actores y escenarios, se apunta cada vez más a ambientes de aprendizaje mixtos entre lo presencial y lo virtual, profesores y padres de familia tenemos que hacer equipo y resignificar nuestros papeles. Creo que los padres deben entender mucho más de las ciencias de la educación y cómo suceden los actos de la enseñanza y el aprendizaje,  y a partir de ello hacer un verdadero equipo con los maestros, mejorar los canales de comunicación y las obligaciones y derechos de cada uno de ellos y por supuesto de los estudiantes, De lo contrario entraremos en una nueva teoría del aprendizaje: la simulación.

La charla ha llegado a su fin, y quedan otras tantas preguntas pendientes, pero nos parece concluyente que no es posible casarse con una sola teoría de aprendizaje, lo importante es observar a los estudiantes y en función de sus necesidades educativas, elegir entre una u otra; de otra manera estamos reduciendo las posibilidades de una aprendizaje efectivo.