En busca de Prometeo / Determinismo tecnológico y el contructivismo social

      Comentarios desactivados en En busca de Prometeo / Determinismo tecnológico y el contructivismo social
Tiempo de lectura: 2 minutos

La tecnología no es determinística dicen algunos; otros más, opinan lo contrario. Este determinismo tecnológico tiene muchos grados, desde el más fuerte hasta el más débil, de ahí las opiniones diversas, pero todos coinciden en la influencia que tiene la tecnología en los ámbitos humanos; bajo este aspecto, la ciencia está detrás de esto, sin dudarlo.

Un ejemplo, para lograr comprenderlo se puede referir a las tecnologías de energía limpia frente a las de origen fósil. Se sigue extrayendo petróleo a lo largo de todo el mundo y de este dependen muchas industrias, algunas muy cercanas a la cotidianidad del ser humano como la industria llantera, la producción de gasolinas y los plásticos. Estos últimos se obtienen del etilenglicol, a su vez del óxido de etileno y este último, de los hidrocarburos de refinería, es decir de la industria petrolera; al final, una botella de plástico es un derivado del petróleo y eso incluye desde aquel famoso recipiente contenedor de alimentos hasta la botella de agua simple.

Si hablamos de energías limpias, detener o reducir la producción de petróleo implicaría prescindir de muchos productos derivados de este y del bienestar que proveen, en particular el plástico, porque no es lo mismo cargar un recipiente plástico que uno de vidrio para el alimento; la comodidad, no importa cómo, permea la vida del ser humano. Así, por lo que se puede observar con lo explicado, la tecnología determina en mucho el desarrollo de las sociedades, inclusive con una inercia que encamina al desastre como en los casos del cambio climático, negado por muchos, o los nanoplásticos que ya se han encontrado en el cuerpo humano.

Ahora, en esta pandemia que será el contexto durante mucho tiempo en nuestras sociedades,  comparada por algunos con los tiempos después de la Segunda Guerra Mundial, en las tecnologías informáticas y computacionales, también existe este determinismo. El uso de esta tecnología sigue una inercia social acrítica, siguiendo lo que la gente usa, lo que está de moda, lo “de hoy” porque simplemente eso es lo que usan todos (conductismo). No obstante, hay una postura en contradicción que es el constructivismo social, donde la postura frente a la tecnología es crítica, más ética, más justa pero, mientras las sociedades se dejen educar en lo que genera más ganancias, más poder, más control, se seguirá hacia un determinismo tecnológico que no augura un buen futuro y ya no hay Prometeo que nos salve.