Archivo del Autor: Editor Columnas

Tintes pedagógicos / Educación Indígena desde casa

Tiempo de lectura: 2 minutos

La inteconexión de dos mundos

Desde varias décadas atrás se ha venido persiguiendo el ideal de la educación indígena en nuestro país; sin embargo, hasta que en la década de los años 70 se pensó en incluir la biculturalidad y la educación bilingüe en el currículum se dejó de simplemente castellanizar a los pueblos indígenas. En la teoría se buscó desde entonces, integrar a la sociedad a los indígenas y su cultura y no simplemente ceñirlos a lo que el mundo globalizado ha dictado. No obstante, la brecha sigue siendo visible por lo que no se puede hablar de que se haya logrado conectar ambos mundos.  

En un esfuerzo por mejorar las circunstancias y contar con profesionistas preparados e involucrados en la biculturalidad y la educación bilingüe es que se han creado licenciaturas en Educación Indígena como la desarrollada por la Universidad Pedagógica Nacional en 2011. Empero, este enfoque no solo requiere profesionales sino toda una sociedad dispuesta a ser inclusiva, a respetar y enaltecer su cultura y sus raíces; se necesita que, desde los niveles básicos, aquellos que en un futuro serán adultos vayan eliminando la distancia para crear una educación para todos.

Vayamos agregando tintes pedagógicos a nuestro pensamiento y hagamos partícipes a nuestros familiares, amigos y a nuestro entorno para reconocer la riqueza cultural de los pueblos indígenas y todo lo que nos pueden ofrecer, que no solo se trata de que ellos aprendan español, sino que todos nosotros hablemos la lengua de la comprensión y la inclusión.

Heidi Argüello

Columna / Historias de Luna-¿Quién deja de aprender el indígena o nosotros?

Tiempo de lectura: 2 minutos

Hola, ¿cómo estás?

Hace poco preguntaba por los niños que trabajan en la calle y no asisten a la escuela, recuerdo que no aceptaba esto ya que todos los niños tenemos el derecho de asistir a clases y de aprender, ahora me encuentro que no solamente no asisten por falta de dinero o de tiempo, sino porque las escuelas de la ciudad no cuentan con programas y profesores capacitados para atender a todos los niños.

Algunos de ellos son los indígenas que no hablan español, hace poco conocí a un niño que vende muñequitas y bolsos con su mamá afuera de una iglesia, ellos son indígenas y casi no hablan español, apenas se dan a entender para decir cuánto es lo que cuestan sus productos; vinieron a la ciudad para poder vender sus artesanías y ganar un poco de dinero, pero él no puede asistir a la escuela porque los profesores no hablan su lengua y no pueden enfocarse solo en él durante la clase.

Me quede pensando que ha de ser muy triste no poderte comunicar con los demás, y peor aún no poder transmitir todo lo que sabes, por qué te digo esto, me puse a ver mis libros de la escuela y es muy poco lo que explica de los indígenas, apenas menciona el náhuatl, no explica la belleza de las lenguas que parece que cantan cuando las hablan, no menciona la tradición de las artesanías, no nos cuentan cómo es la vida en las comunidades, ni nos enseñan la importancia de estas culturas.

Vivimos una gran falta de educación indígena en la ciudad, donde él no puede estudiar ni aprender y nosotros nos perdemos la oportunidad de aprender de ellos.

Columna / Educar-nos – Doble discurso

Tiempo de lectura: 2 minutos

En el mundo actual, donde abundan los discursos sobre el respeto a los pueblos originarios y a la difusión de sus culturas, como consumidores constantemente menospreciamos su trabajo artesanal, ese arte que es único e invaluable; con el simple hecho de regatear el precio de algún producto elaborado por indígenas se resta valor a su habilidad, su tiempo, experiencia y gran labor por conservar lo poco o mucho que queda de sus respectivos grupos étnicos.

En gran contradicción y por poner un ejemplo, cuando alguna marca internacional o de regular prestigio ofrece ropa con diseños indígenas sin dudarlo se paga el costo establecido, sin caer en la cuenta que esos diseños no son propios de la marca, que no pagan algún tipo de derechos de autor y  mucho menos dan reconocimiento al grupo del cual están tomando los diseños. A esto se le ha denominado apropiación cultural, para algunos esto es un hecho sin importancia o lo justifican so pretexto que de alguna manera se promueve la cultura indígena. Para otros, es un plagio a todas luces y lun abuso la mercantilización de simbolismos con un profundo significado ancestral; con esto se derrumba el argumento de promoción.

Estimado lector, lo invito a revalorar sus raíces, a portar con orgullo alguna prenda hecha por manos indígenas, a educar-nos y convertirnos en consumidores responsables de productos locales, ser promotores de la riqueza cultural de su país de origen, a dar visibilidad a las minorías olvidadas de las que tenemos tanto que aprender.

 

Columna / En busca de Prometeo / Prometeo y Quetzalcóatl

Tiempo de lectura: 2 minutos

La tecnología es uno de los productos humanos que dependiendo de su grado de sofisticación determinan el nivel de desarrollo que tiene un grupo humano, pueblo, sociedad o civilización según sea el contexto; sin embargo, estos no viven aislados unos de otros y cuando se encuentran, se presenta una relación intercultural que puede tomar diversos matices enfrentando una transformación del Mundo bajo una ética determinada por su propia cosmovisión; así que el uso de la tecnología en la visión de una cultura determinará el impacto que pueda tener en la naturaleza y en todos los ámbitos humanos además que parte de esta, la de más bajo desarrollo, será absorbida en el mejor de los casos y gran parte de ella sino es que toda, destruída por la cultura de tecnología más avanzada en procesos de conversión, dominación y aculturación donde sólo sobrevivirán trazas de conocimiento tecnológico fragmentados. Ejemplo, son las culturas preshispánicas y la cultura occidental en el momento de su encuentro, es evidente las diferencias entre éstas, mientras la primera tiene una relación con la naturaleza estrecha debido a su cosmogonía y con base en ello, la tecnología utilizada no es intrusiva pero sí de poco desarrollo; la segunda, ha fracturado esta relación lo que provoca un alto desarrollo de la misma pero literalmente genera una explotación de los recursos naturales al límite, sin el mínimo respeto por la naturaleza provocando un evidente e irrefutable desequilibrio ecológico.

En esta crisis ecológica occidental, donde la tecnología está presente como un factor de causa deberíamos reflexionar sobre su uso indiscriminado, mirar de nuevo a Prometeo y a sus homólogos en las culturas prehispánicas donde éstos muestran el equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, entre el cuerpo físico que es instrumento y la espiritualidad que es vida, simbolismo recurrente ante lo que podría considerarse una fusión de dos culturas: el Prometeo-Quetzalcoatl.

Columna / La Utopía del deber Ser – Del genoma a la tierra

Tiempo de lectura: 1 minuto

Recientemente salió en La Gaceta UNAM el análisis del genoma indígena mexicano, tarea sumamente compleja desde la selección de candidatos ya que somos una raza mayoritariamente mestiza. Encontrar individuos de raza pura de acuerdo a los parámetros de Mendel es sumamente complicado en un país colonizado.

Sin embargo, antes de la Conquista las culturas nativas americanas tenían su propia historia, organización y desarrollo científico. Incluso trabajando en sinergia respetuosa con la naturaleza, tema del que poco conocían en Europa. Entonces por qué esperamos la inclusión educativa de culturas indígenas cuando hemos subordinado sus conocimientos como alternativos si bien podrían ser ejes educativos.

Desde la Utopía de lo que debería ser necesitamos acercarnos a los saberes ancestrales con el mismo respeto que analizamos los descubrimientos de grandes universidades. Dar el mismo valor a las tradiciones eurocéntricas y a las nativo americanas.

La enorme riqueza de nuestro país se centra en la multiculturalidad, discriminar los conocimientos que de ahí emergen es cuestionar nuestro propio orígen.

No deberíamos hablar de educación indígena, sino de acceso libre a la educación sea cual sea su procedencia, pero predomina la educación validada hegemónica que subordina todo lo que no se produce dentro de sus estándares.

Tal vez si miramos desde su cosmogonía no seremos devorados por las necesidades creadas de la ideología neoliberal, tal vez podamos aprender a respetar nuestra Tierra. Ojalá la educación y las tradiciones indígenas lleguen a la educación formal.

 

Educar-nos / Ciudadanía vs. Deserción Escolar

Tiempo de lectura: 2 minutos


Ciudadanía vs. Deserción Escolar


A diario vemos niños y jóvenes en cruces viales, algunos otros deambulan por las calles en horas que se supone debería estudiar, algunos más trabajan en el campo o permanecen en casa. Entonces surgen las preguntas ¿alguna vez han asistido a la escuela ésos chicos? De ser así,  ¿por qué abandonaron sus estudios?

El panorama es variopinto, puede ser por problemas económicos de la familia; falta de una adecuada guía para la toma de decisiones; por inseguridad; por la escasa formación de los padres; por no contar con un centro educativo cercano, lo cual implica largas jornadas de trayecto; tal vez sea lo anacrónico del sistema educativo que puede resultar poco retador para algunos;  en el caso de las mujeres por discriminación; una maternidad prematura; y un largo etcétera.

La gran incógnita es: qué estamos haciendo como integrantes de una sociedad que a últimas fechas esgrime la igualdad y la democracia.

Viene a mi mente una nota periodística que vi hace unos días donde una profesora dedica unas horas por la tarde para dar clase al hijo de una mujer que vende dulces en la calle. Sin duda esta es una acción ejemplar. Bien podríamos dedicar el par de horas que damos a las redes sociales, por decir lo menos, a dar asesoría o regularización, organizar círculos de estudios en nuestra comunidad, brindar orientación vocacional, difundir información sobre derechos sexuales y reproductivos. Educar-nos entre todos para reducir este problema que es el origen de muchos otros en nuestra sociedad.

Alejandra Vanegas

La Tinta Maestra / Deserción Escolar, donde mira duele

Tiempo de lectura: 2 minutos 

 


Deserción escolar, donde mira duele


La deserción escolar como fenómeno social, más que un acontecer cotidiano, es una amenaza latente al desarrollo de las personas que habitan en un determinado lugar.

Para los países de América Latina, la deserción escolar está siempre al acecho de aquellos que en busca de superarse a sí mismos, constantemente ven sus aspiraciones académicas y profesionales truncadas por distintos factores y condiciones que hacen imposible su permanencia en los distintos niveles educativos. Desde la infancia hasta la juventud y, a veces, la edad adulta.

La deserción escolar es un problema que necesita ser atacado desde diversos enfoques: económicos, académicos, políticos, infraestructura y muchos más.

El trabajo que se necesita realizar es mucho, y en gran medida supera las capacidades de quienes intentan atacar el problema de la deserción escolar, también es frecuentemente pasado por alto entre aquellos que sí pueden tomar decisiones sustanciales para corregir el problema.

Si alguna vez has estado al frente de un salón de clases, probablemente has visto en alguna ocasión a uno de tus alumnos tener que abandonar tu clase. Se lamenta mucho, sobre todo por lo difícil que se puede convertir la vida después de una educación inconclusa. Y no cabe más, que desde la trinchera en que te haya tocado involucrarte en la educación, des lo mejor de ti para ser un apoyo en contra de la deserción, mientras las grandes propuestas aparecen con grandes resultados que ofrezcan soluciones notables.

Gil Gómez Lara

La Utopía del Deber Ser / En la obra de la educación, la deserción es la antagonista

Tiempo de lectura: 2 minutos


En la obra de la educación, la deserción es la antagonista


A la par de la trayectoria escolar, siempre como antagonista se presenta la deserción escolar. El faro que nos guía es pensar en erradicarla, lograr la permanencia y término de la trayectoria escolar completa para el total de la matrícula del alumnado.

Para acercarnos aunque sea un poco a esa meta es necesario apoyar al estudiante desde diversas áreas, por ejemplo, el área económica, para cubrir los gastos que van desde papelería hasta traslados y comidas; otro punto determinante es contar con el tiempo mínimo indispensable para la meta a lograr; analizar dónde y cuándo realizar los estudios, entre otros aspectos. Todos estos elementos es posible reflexionarlos desde la Orientación Vocacional, inicio indispensable del camino escolar voluntario.

En la Utopía del Deber Ser, es decir, desde el plano de lo ideal, deberíamos formar a nuestros niños desde la libertad y seguridad para tomar decisiones, es una habilidad que se adquiere y se fortalece desde la elección de papas o zanahorias, short o vestido, visitar a los abuelos o ir al parque, etcétera. Si la toma de decisiones ha sido fortalecida desde pequeños, cuando nos enfrentemos a disyuntivas importantes tendremos las herramientas para elegir o para minimizar el miedo a hacerlo.

Aunque la permanencia depende de muchos factores además de la elección, contemplar el analizar todas las posibilidades antes de embarcarnos a una meta a largo plazo, sin duda minimizará la posibilidad de abandonarla, dado que fue una decisión pensada, analizada y puesta en marcha de conformidad para terminarla. Nadie comienza algo cuando sabe que lo dejará inconcluso. De esta manera no toda la responsabilidad de la deserción recae en las autoridades educativas.

Marina Hernández

Tintes Pedagógicos / Familia, Nivel de Escolaridad y Deserción

Tiempo de lectura: 2 minutos


Familia, Nivel de Escolaridad y Deserción


Para algunos de mis familiares, ahora ya adultos, casados e incluso con hijos resulta algo lejano hablar del tema y es que abandonaron la escuela durante la secundaria. Al principio pudieron pasar sus mejores años de juventud en un “no importa, igual va saliendo trabajo y tengo dinero”. Ahora, aunque no se lamentan abiertamente, parece ser que su situación les cobra factura cuando, a sus casi 40 años de vida las oportunidades de empleo se ven seriamente mermadas, y no hablemos de calidad de vida para ellos, sus hijos y su esposa.

Para muchos en esa etapa temprana les parece fácil abandonar la escuela porque no les gusta o porque les coartan sus ganas de ser libres, pero ¿realmente es mero aburrimiento o rebeldía? En muchos hogares se observa lo que les pasa a los hijos y, sin embargo, para muchos de esos “desertores” el factor psicológico es clave para evitar su deserción. En el caso de mis familiares uno de ellos resultó ser disléxico, situación que no fue percibida sino hasta su madurez, un aspecto que en su momento le impidió sentirse parte del sistema escolar cuadrado y mejor buscó refugio con “amigos” que le ofrecían un lugar al cual pertenecer.

Lamentablemente los padres de familia o personas encargadas de la educación en casa de los niños y adolescentes no tienen el tiempo, y muchas veces ni la capacidad para descubrir problemas específicos de cada uno de sus hijos. No obstante, tomando en cuenta que este mundo con su acelerado avance tecnológico está dejando atrás a los que no se han preparado, es urgente hacer un alto y aplicar tintes pedagógicos y psicológicos a la educación en casa, de lo contrario la deserción escolar irá in crescendo, gracias a la generalización tanto de la crianza como posteriormente en la educación en el aula.

Heidi Argüello

Historias de Luna / Sin metas… no hay futuro

Tiempo de lectura: 2 minutos


Sin meta… no hay futuro


Hola, ¿cómo has estado?, ¿recuerdas cómo fue que escogiste las escuelas donde estudiaste?; mis papás y yo fuimos a ver varios kinder y ahora primarias para saber cuál era la mejor para mí, cuáles cubrían nuestros intereses, el tipo de enseñanza, cercanía, entre otras cosas; pero ahora que mi hermana va a ingresar al bachillerato la situación cambia, ellos pueden ver y comparar las mejores opciones para su formación pero ya no depende totalmente de ellos ni de mi hermana la escuela donde ella estudiara.

Ella y miles de estudiantes realizarán un examen y dependiendo su resultado le asignan una escuela. La situación es que muchos de ellos buscan pertenecer a ciertas escuelas, llegando a ser pocas opciones con pocos lugares para tantos alumnos, por lo que varios de ellos quedarán en su segunda, tercera o quizás en sus últimas opciones.

Mi hermana ha escuchado decir a algunos compañeros que si quedaran en X escuelas ellos preferirían esperar otro año sin estudiar y volver a realizar el examen para poder quedarse en una mejor opción; otros comentan que es mejor tener un trabajo que ir a ese tipo de escuelas. Mi hermana no sabe qué opinen los papás de sus compañeros sobre esta situación, pero ella cree que sus compañeros toman decisiones precipitadas, muchos de ellos aún no saben qué quieren para su futuro, no tienen metas y tampoco intereses definidos.

Si esto es así, cómo pueden planear su futuro, cómo pueden saber qué camino escoger, tal vez soy muy pequeña y me faltan cosas por aprender, pero si no sabes a qué lugar quieres llegar como sabrás qué camino tomar, si no sabes que te apasiona fácilmente desertarás.

Marisol Rosas Gómez

En Busca de Prometeo / El Arte Mecánico y el Arte Político

Tiempo de lectura: 2 minutos


El Arte Mecánico y el Arte Político


La historia con respecto a la educación se aborda con diferentes estilos e ideologías. Ninguna es más o menos; al contrario, permite observar desde diferentes visiones el objeto de estudio de la Pedagogía: la educación. Particularmente, uno de estos estilos es el filosófico, diversos autores han abordado no solo la educación sino la misma disciplina que la estudia, tal es el caso del libro de Nicola Abbagnano y A. Visalberghi, titulado Historia de la Pedagogía. La introducción de esta obra comienza precisamente con El Mito de Prometeo, los autores analizan a partir de esta narración y ampliando con otro posterior, cuando Zeus otorga el arte político, su implicación con la naturaleza y actividades de la educación.

El arte mecánico y el arte político, conceptos derivados de estos mitos, nos dicen Abbagnano y Visalberghi, son importantes porque son las condiciones necesarias para la sobrevivencia del hombre. Sin prescindir de estos, respecto al arte mecánico, las especializaciones son indicativas para determinar oficios y profesiones y, el arte político permite la convivencia, el respeto recíproco y la justicia; ambos, se pueden aprender, de otra forma no serían artes. Dentro de la historia de la tecnología, delimitan sus fronteras con sus incidencias naturales pero ¿qué sucedería si estas se diluyeran? Hay noticias, está sucediendo, esta etapa en la historia de la Humanidad se identifica como la Era de la Información y, de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC).

José Daniel Guerrero Gálvez