Archivo del Autor: Editor Artículos

La Deserción Escolar como Fenómeno Multifactorial

Tiempo de lectura: 3 minutos

School dropout as a multifactor phenomenon. It is necessary to understand the quality of education as the monitoring of student performance, because at the end of the day it is useless to have first level classrooms, virtual platforms with high resolution and speed, if the raw material, which is the student drops out.

El término desertar tiene muchas causas detrás. Para entender mejor el tema se puede considerar a la deserción escolar dentro del comparativo éxito-fracaso en tres factores cruciales: económico, político y social.

Considerando el factor económico podemos encontrar situaciones de éxito cuando la persona tiene los medios y el financiamiento para concluir sus estudios, pero qué pasa cuando el alumno comienza a no poder cubrir los gastos que implican adquisición de copias, impresiones, libros o hasta el mismo traslado de su casa a la escuela.

La situación económica es tan extensa que puede sintetizarse entendiéndose como una de las principales razones por las que un alumno deja sus estudios truncos, hoy en día es muy común ver a muchos estudiantes que aunque sean “hijos de familia” deben dividir su día entre la asistencia escolar y trabajar. Lamentablemente la economía de las familias sigue siendo un impedimento emocional en el cual llega un punto de confusión en la mente de alguien que por un lado le piden tener mayores conocimientos académicos para obtener un trabajo mejor remunerado, y por el otro lado la carga de trabajo es igual o mayor de grande en los empleos actuales. Actualmente el gobierno mexicano suma esfuerzos a través de programas sociales como “niños talento”, “Prepa Sí” “Becas manutención” entre otras, a fin de coadyuvar a los alumnos a través de estos estímulos económicos para no dejar sus estudios, pero aún con ello no es suficiente.

El segundo factor es el político, en ello pretendo destacar las intenciones a cuenta gotas por parte de los gobiernos de México, en los que se ha puesto en marcha un sin número de escuelas de todo tipo, (escolarizadas, abiertas, a distancia y mixtas) pero que no cuentan con ideas claras de cómo atacar  realmente la deserción escolar, la dichosa calidad en la educación se ha limitado únicamente a la obtención de nuevos mobiliarios, reglas de operación, modelos educativos y cambios administrativos. No obstante, se ha dejado de lado comprender la calidad en la educación como el seguimiento de los alumnos, ya que a final de cuentas de nada sirve tener aulas de primer nivel, plataformas virtuales con alta resolución  y rapidez si la materia prima que es el alumnado está abandonando sus estudios.

Imagen relacionadaDentro del Plan Nacional de Educación el concepto de calidad para México fue definido en el sexenio de Vicente Fox Quesada periodo que va de (2000-2006) en el cual únicamente se limitaba a cuestiones de tipo administrativo.

Vale la pena rescatar la aportación de Teresa Bracho cuando nos menciona que la calidad se debería definir en términos de índices que indiquen eficiencia terminal, cobertura, deserción, reprobación (Bracho, 2009) agregando una concepción más al problema de la deserción escolar como un asunto de no calidad educativa.

El tercer y último factor, pero no por ello menos importante es el social, en el considero pertinente citar dos aristas, la primera de ellas la familia como el mayor impulso que debe recibir el alumno como motor de sus éxitos, por otra parte, las amistades consideradas a menudo como una segunda familia en la que se encuentran nuevas formas de sentido de pertenencia, usos y costumbres.

Como vemos la situación es multifactorial, de donde pueden surgir muchos más y por ello se debe comenzar a tratar y atacar este problema desde distintos ejes a fin de que en tiempos futuros no hablemos solo en la retórica de “eliminar la deserción escolar” sino en algo más objetivo que sería la reducción de la misma combatiendo los focos de infección bastante notables. Solo falta admitirlos para mejorar dentro del preámbulo de la calidad como la eficiencia terminal de todos los niveles de estudio.

Referencias

Carlos Eduardo Fonseca Hernández es Lic. En Política y Gestión Social por la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco

Acceso Universal: ¿Solución de la Deserción Escolar?

Tiempo de lectura: 3 minutos

 

Universal access: a solution for school dropout? The creation of 100 new schools is presented as a partial solution that will not help to solve the problem of school dropout (bet on educational matter AMLO 2018)

La apuesta del presidente López Obrador en materia educativa para el nivel superior se enfoca en la creación de nuevos espacios bajo el argumento de eliminar la exclusión, brindar acceso universal y gratuita a la educación en todos los niveles. La solución se pretende dar mediante la construcción de 100 nuevas universidades y un programa de 300,000 becas a estudiantes de escasos recursos (AMLO, 2018). Es cierto que existe exclusión en las universidades públicas, resultado de la carencia de recursos e infraestructura, y esto tiene un impacto determinante en las oportunidades de vida de la población, sin embargo, hay otro problema que subyace en esta situación y que no se ha mencionado: la deserción escolar.

Es necesario preguntarse sobre la efectividad de la propuesta para resolver un problema que no tiene que ver con la falta de espacios, sino con otros de naturaleza individual, familiar, social, material y cultural que se refuerzan y afectan simultáneamente (ROMÁN, 2013), como la pobreza, actividad laboral temprana, embarazos adolescentes, involucramiento en problemas de drogas o recientemente con el crimen organizado, bullying, mala actitud y falta de formación y/o profesionalización de algunos profesores, etcétera. Según el SITEAL (Sistema de Información sobre Tendencias Educativas en América Latina) para 2013 en México, de la población de entre 25 y 35 años, 76.9% ingresaron a nivel medio superior, sólo 39.3% lo concluyó.

Existen factores endógenos y exógenos que afectan la permanencia de los estudiantes, la dotación de recursos económicos a través de las becas puede ser una buena idea, ya que la pobreza origina muchos de los factores enunciados anteriormente, sin embargo, es necesario establecer criterios claros, imparciales y objetivos en la asignación de los apoyos, algo que no ha sucedido normalmente en los programas sociales implementados por los gobiernos en México, aun los de tendencia socialdemócrata como el de AMLO.

Resultado de imagen para birretes

Ahora bien, la calidad de la educación impartida en estas nuevas universidades debe ser imperativa, el ejemplo de la UACM es ilustrativo, el costo promedio por estudiante es de 72 mil 400 pesos, más caro que la misma UNAM, y su índice más alto de eficiencia terminal en 2010 fue del 8% de egresados (Reporte Índigo, 2017). El reto es generar alternativas de calidad, que puedan competir con las instituciones de renombre y sean atractivas para los aspirantes, al mismo tiempo que proporcionen elementos que permitan la inserción exitosa de los egresados en el mercado laboral, la vinculación entre éstos y el programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” de la Secretaría del Trabajo Federal se antoja obligado.

Es muy importante considerar que no se debe demeritar la calidad de la formación en aras de una eficiencia terminal disfrazada, la proliferación indiscriminada de “nuevas formas de titulación” en las universidades, provoca un vacío formativo difícil de suplir y muy necesario en el ámbito profesional, no se busca enseñar a los alumnos a que desarrollen conocimiento, sino que adquieran competencias, convirtiendo a los egresados en técnicos con título universitario (Crítica ácida, 2017). Se debe privilegiar el desarrollo del pensamiento crítico y habilidades de investigación, análisis y resolución de problemas. Ante este panorama, la simple creación de 100 nuevas escuelas se presenta como una solución parcial que poco ayudará a resolver el problema de la deserción escolar, es necesario analizar con sumo cuidado el diseño de este programa y su vinculación con otras estrategias transversales que lo complementen y fortalezcan.

Referencias


Francisco Javier Estrada Herrera es Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública, Profesor de Asignatura, FCPyS, UNAM.

La Deserción Escolar Universitaria

Tiempo de lectura: 3 minutos

 

College dropout. School dropout generates high social and private costs, meaning, a less competent work force is available and is more difficult to qualify when the person has not reached a minimum level of training

México frente al desafío del sistema educativo nacional apostó por una estrategia gubernamental, al contemplar la modernización de la gestión del sistema cuyo diseño y propósito responde al paradigma de la Nueva Gestión Pública (Del Castillo, 2012). La dimensión de la política educativa corresponde al denominado Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB), que se denomina en términos analíticos como reforma política. En cuanto a su dimensión técnica se orienta a resolver todas aquellas situaciones no deseadas del logro educativo, lo cual contribuye a entender y explicar el cambio, continuidad y resultados de la política educativa.

Hasta este momento, la política educativa tradicional como expresa Puryear (1997), es inadecuada frente a los cambios sociales y económicos que ocurren en América Latina ya que la primordial línea de acción radica en la extensión de la cobertura a más alumnos.

A las universidades llega una cantidad considerable de bachilleres, provenientes de diferentes escuelas en las cuales se prepara de maneras distintas para enfrentar la experiencia universitaria. Sin embargo, como señala la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) un tercio de los estudiantes de educación superior de los países miembros de dicha organización, desertarán antes de completar sus estudios.

Resultado de imagen para deserción universitariaLa Asociación Nacional de Institutos y Universidades de Educación Superior (ANUIES) afirma que en México de cada 100 estudiantes que ingresan al nivel licenciatura, 60 estudiantes egresarán y de éstos, solamente 20 se titularán. Es por esto, que el primer año en la licenciatura es sumamente importante en la persistencia del alumno, ya que los numerosos estudios que hablan sobre deserción reiteran que la tasa es mucho más alta dentro este período.

Los ejes de investigación principales residen en el conocimiento de los índices de deserción, las causas de deserción y, determinar las causas reales del abandono escolar.

El abandono escolar genera elevados costos sociales y privados, es decir, se dispone de una fuerza de trabajo menos competente y más difícil de calificar cuando la persona no ha alcanzado un nivel mínimo de formación, la baja productividad del trabajo y el efecto que este tiene en el crecimiento de la economía.

Lo social y lo afectivo

El autor más destacado sobre este tema, Vincent Tinto (1989), establece que la persistencia del estudiante se fundamenta en la integración académica y social, pues la decisión del estudiante por abandonar la institución se ve afectada por el nivel de conexión que este tiene tanto académica como socialmente.

La universidad constituye el pilar más fuerte en el sistema de educación superior, ya que su cimiento va encaminado al progreso científico, social, económico, político, tecnológico, artístico y cultural en beneficio de la propia sociedad. Por lo que debe tener una papel predominante dentro de la agenda pública, con la consolidación de acciones que apunten a fomentar la permanencia y titulación del estudiante desde el nivel básico hasta el superior.

El punto de partida de las instituciones universitarias deben ser los diversos aspectos de carácter personal, psicológicos, socioeconómicos, académicos, institucionales, culturales, etcétera, que ayudan a obtener una información más detallada sobre cada estudiante, con lo que se puede tener una visión más clara que genere programas de retención adecuados en beneficio de la propia universidad, el gobierno y la sociedad.

Fuentes de Consulta

  • ANUIES. (2002). Programas institucionales de tutoría, una propuesta de la ANUIES para su organización y funcionamiento en las instituciones de educación superior. ANUIES. México.
  • Del castillo, G. (2012). Las políticas educativas en México desde una perspectiva de política pública: gobernabilidad y gobernanza. Revista internacional de investigación en educación. 9. 637-652.
  • Puryear, J. (1997). La educación en América Latina: problemas y desafíos. 7. Preal. Chile.
  • Tinto, V. (1989). Definir la deserción: una cuestión de perspectiva. Revista de educación superior.  71. 33-51.

Martha Gabriela Orozco Rodríguez es maestra en políticas públicas por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.


 

Deserción Escolar: Un Bosquejo del Problema

Tiempo de lectura: 3 minutos

School dropout: a problem outline.The SEP has released the “Manual to prevent the risks of dropping out in high school education”, entitled “I do not drop out” this document highlights the need to rescue the human capital of our country.

¿Qué es la deserción escolar y a quién afecta?

La deserción escolar o abandono escolar es un problema social de alto impacto que afecta el capital humano de una nación, en este caso los jóvenes; por tal, debemos describirlo como la decisión del alumno de separarse de la escuela con la finalidad de realizar una actividad distinta al entorno escolar. Esta resolución se encuentra bajo la influencia de factores internos, externos, culturales y temporales. A su vez, es un problema que afecta al sistema público y  privado, lo cual eleva el número de casos en distintos grupos sociales, y se traduce en un elemento de riesgo para la juventud.

Factores que determinan la deserción escolar.

En lo referente a los componentes que prescriben el abandono escolar, podemos observar un amplio espectro, el cual se transforma, dependiendo del grado escolar al que nos referimos; en el caso de la primaria y secundaria, éstos oscilan entre problemas económicos y creencias culturales o de género; en otras palabras, la tutela familiar marca el ingreso y permanencia en las instituciones educativas.

Del mismo modo, en el caso del nivel medio superior y superior se suman variables adicionales como: embarazo, expulsión por indisciplina, materias reprobadas, inasistencia, baja escolaridad de la madre, bajos ingresos familiares, acoso escolar, falta de valor por la escuela, aburrimiento, no consideran la escuela su fuerte, flojera, comodidad, creer que necesitan otro tipo de educación, desconocimiento de la estructura del sistema medio superior, entre otras.

Resultado de imagen para manual yo no abandonoManos a la obra: Análisis del Movimiento contra el Abandono Escolar en la EMS.

Como se ha dicho, las variables sumadas al problema que incide en el desarrollo económico y social del país, dieron como resultante que en agosto del 2015, la SEP en conjunto con el Instituto Nacional de Salud Pública, realizarán un Análisis del Movimiento contra el Abandono Escolar en la Educación Media Superior.

Los resultados presentan datos interesantes relacionados con motivos y factores asociados con el abandono escolar; donde resaltan además de los ya mencionados, asignación de un turno diferente, disgusto por el estudio, la distancia entre la escuela y el hogar, problemas para entender a los maestros, entre otros.

Al mismo tiempo, el análisis presenta factores individuales asociados al abandono, características contextuales de las instituciones con alto índice de deserción escolar y resultados de la implementación del Movimiento contra el Abandono Escolar, sólo por mencionar algunos elementos.

En la conclusión destacan los siguientes tópicos imperativos para enfrentarlo:

  • La necesidad de identificar los factores específicos asociados al abandono y su impacto
  • La prevención requiere del involucramiento y compromiso de toda la comunidad escolar
  • Fundamental el papel de los padres de familia, de ahí la necesidad de una comunicación estrecha
  • El desarrollo de protocolos de respuesta inmediata, con vías de comunicación directas, fluidas y oportunas; esto incluye el promover, resaltar e incluir en los planteles el “Movimiento contra el Abandono escolar de forma permanente”

Entre las acciones que se han tomado, la SEP ha modelado el  “Manual para Prevenir los Riesgos del Abandono Escolar en la Educación Media Superior”, titulado “YO NO ABANDONO” El documento es la prueba, de la necesidad de rescatar el capital humano de nuestro país y el esfuerzo por parte de las instituciones para su combate.

En pocas palabras es imperativo capacitar a la comunidad escolar en la identificación y manejo de  habilidades socioemocionales, las cuales, serán un auxiliar en la contención y eliminación de actitudes esquivas que afectan las decisiones de los estudiantes. Ésta orientación permite que el alumno reconozca sus áreas de oportunidad y fortalezas, además de ser una herramienta que fortalece vínculos y brinda seguridad; por enaltecer  valores relevantes como la empatía y solidaridad.

No debemos olvidar que si logramos intervenir con prontitud, mejoraremos las relaciones entre los integrantes de nuestra comunidad escolar, y esto se verá reflejado en la sociedad futura, en la construcción de seres humanos aptos, conscientes de sí mismos y de su entorno, que es uno de los fines de la educación.

Fuentes de Consulta


Araceli Cruz Lugo es estudiante de la licenciatura en Pedagogía en la UNAM

Cifras y Emociones que Rodean el Abandono Escolar

Tiempo de lectura: 4 minutos

Figures and emotions surrounding school dropouts. There are few projects that focus on emotional imbalance, causing low self-esteem, stress, irresponsible sexual behavior, depression, violence, and consequently school dropout.

En la actualidad la Ciudad de México y el Estado de México cuentan con tres tipos de Bachillerato público, siendo estos la Educación profesional técnica, el Bachillerato general y el Bachillerato tecnológico, en 2016 más de 331,000 aspirantes buscaron un lugar dentro de estas instituciones educativas mediante el concurso de asignación que realiza la Comisión Metropolitana de Instituciones Públicas de Educación Media Superior (COMIPEMS).

A pesar de que año con año se amplía la matrícula que ingresa al bachillerato también se ha incrementado el abandono escolar, siendo este nivel educativo el que presenta mayor tasa de deserción dentro de la educación obligatoria del país, según datos de la SEP del ciclo escolar 2015-2016 las cifras revelan un 12.1% de deserción; y es más impactante saber  que de los 35 millones de estudiantes inscritos en todo el país más de un millón 193 mil abandonen alguno de los grados escolares (Moreno, 2017).

Se llevó a cabo un Modelo de tránsito escolar en el sistema educativo, donde se tomó en cuenta la matrícula que ingresó a primero de primaria en el ciclo escolar 1999-2000 y se contabilizó hasta los egresados del nivel superior de 2016, encontrando que en el transcurso de la vida escolar una gran cantidad de niños y jóvenes dejaban la escuela, de 100 niños inscritos en primaria 10 no la terminaron, del resto 18 no concluyeron la secundaria, de los que continuaron más de 20 renunciaron al bachillerato, y en promedio sólo 22 de cada 100 niños logra titularse como profesionista, es decir, la generación de 2,502,438 niños que ingresaron a primaria en ese ciclo escolar solamente pudieron concluir sus estudios profesionales 633,974 de ellos (SEP, 2016).

Deserción vs. Desarollo humano

La deserción académica es un gran problema ya que limita el desarrollo humano, social y económico de la persona así como la del país, esta situación es un gran reto con el que se enfrentan diariamente padres de familia, profesores, directivos y donde los secretarios de educación no han podido frenar.

Diferentes investigaciones y estudios (Ruíz-Ramírez & Cols., 2014) asocian este problema a diferentes factores, como lo son:

  • Económico.- Insuficiencia de ingresos/recursos en el hogar, en ocasiones se incrementa la necesidad de que el alumno tenga que trabajar.
  • Familiares.-  Falta de apoyo para continuar estudiando.
  • Docentes.- Algunos investigadores mencionan que las malas condiciones de trabajo docente, la enseñanza descontextualizada y la escasa capacitación del docente son factores que influyen significativamente en la deserción del alumno.
  • Sociales.- Bullying, estereotipo de género, baja asignación presupuestal para la educación pública, riesgos en la comunidad como el pandillaje, origen étnico, etcétera.

Estas investigaciones también señalan el factor personal como causa del abandono escolar, pero lo manejan como baja motivación para el estudio, que no les gusta estudiar o que dejan los estudios porque se convirtieron en padres prematuros; sin embargo parece que la Educación Emocional no se considera un factor determinante, aquí tanto el alumno tiene que saber interpretar sus emociones como el modelo educativo e incluidos sus docentes deben diseñar programas fundamentados en un marco teórico, con materiales y programas, que promuevan la inteligencia emocional.

En la actualidad encontramos soluciones para la deserción, en su mayor parte solo de tipo académica, es decir, apoyo entre pares o apoyo individualizado; pláticas y asesorías sobre los beneficios a mediano y largo plazo sobre estudiar y tener una carrera universitaria; se han abierto modalidades (semipresencial, abierta, a distancia) además de la escuela nocturna, entre otras.

Todo por hacer 

Son pocos los proyectos que se enfocan en el desequilibrio emocional, causante de baja autoestima, estrés, conducta sexual irresponsable, depresión, violencia, y en consecuencia de la deserción escolar. Es necesaria una educación consciente de las emociones de los estudiantes, en todos los niveles académicos ya que además de prevenir estas conductas ayudan a construir una persona con bienestar integral.

Es muy importante trabajar el desarrollo de las inteligencias inter e intrapersonal (bases de la inteligencia emocional) con los jóvenes de bachillerato, para que aprendan a reconocer sus propias emociones lo que les permitirá ser conscientes de sí mismos y así conseguir manejarlas; y además de saber expresarse será responsable de sus sentimientos y acciones; poder motivarse a sí mismo le ayudará a lograr sus objetivos. Por otro lado, será capaz de reconocer las emociones de otros desarrollando así la empatía y por último aprender a establecer relaciones desarrollando así una competencia social y habilidades como el liderazgo y la eficiencia.

La finalidad de esta educación es que se desarrollará tanto lo cognitivo como lo emocional de una manera continua y permanente debido a que favorece los procesos de reflexión, memoria, aprendizaje, además de mejorar la tolerancia a la frustración, manejo de la ira, tener la capacidad para retrasar gratificaciones, control de estrés, saber llevar a cabo autoafirmaciones positivas; llevando esto a cabo se eliminarían frases como “dejó la escuela porque no se le da el estudio” “es un cabeza dura, le cuesta trabajo aprender”.

La educación emocional nos formará como seres integrales, mejorará nuestra autoestima y la toma de decisiones, reducirá la presencia del estrés negativo, mejorará nuestras relaciones interpersonales, nos enfocaremos más a las actividades académicas y laborales, nos brindará desarrollo personal formándonos como líderes e influencers positivos, nos da un bienestar psicológico, qué más podemos pedir, simplemente que esta educación se lleve a cabo.

Fuentes de Consulta

  • Bisquerra, R. (2003). Educación emocional y competencias básicas para la vida. Revista de Investigación Educativa, 21(1), 7-43.
  • Moreno, T. (Agosto 21, 2017) Deserción escolar, infrenable: SEP. El Universal. Recuperado de https://bit.ly/2PMhrXw
  • Ruíz-Ramírez, R., García-Cué, J. L. & Pérez-Olvera, M. A (2014). Causas y consecuencias de la deserción escolar en el bachillerato: caso Universidad Autónoma de Sinaloa. Ra Ximhai, 10(5), 51-74.
  • SEP (2016). 4to Informe de Labores 2015-2016. México. Recuperado de https://bit.ly/2SlVy2v

Marisol Rosas Gómez es pasante de la licenciatura en Pedagogía. Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Las Becas y la Deserción Escolar

Tiempo de lectura: 4 minutos

Scholarships to stop school dropouts Is it offering scholarships to all Mexican students with limited resources or interested in studying, the solution to the problem of school dropout? Addressing school desertion requires the prompt attention of the new government, but from a different perspective.

De acuerdo a los datos del INEGI, la deserción escolar es una problemática persistente en la sociedad mexicana que se deriva de diversos factores y que requiere pronta atención:

“Las causas por las que la población no asiste a la escuela son complejas y multifactoriales. […] los niños de 12 a 14 años abandonan la escuela es por falta de interés, aptitud o requisitos para ingresar a la escuela (48.3%) y por falta de recursos económicos (14.2 %). En los adolescentes de 15 a 17 años, la principal causa de no asistencia sigue siendo la falta de interés, aptitud o requisitos para ingresar a la escuela (43.5%). En segundo lugar se encuentran aquellos que abandonan sus estudios por trabajar (14.4%), seguidos por aquellos que lo hacen por falta de recursos económicos (12.7%)”. (INEGI, 2018: 2)

La educación es y ha sido uno de los temas fundamentales en cada cambio de gobierno en México, es parte esencial en los proyectos del país, aunque no siempre se concreten; por lo tanto, la educación es un tema presente en las campañas electorales y de mayor resonancia. Andrés Manuel López Obrador (AMLO), realizó tres campañas antes de convertirse en presidente de México y, en cada una, la educación ha sido uno de los ejes fundamentales en sus propuestas.

AMLO, no se limitó a abordar el tema de la educación en los mítines, en las plazas públicas, en los debates o en los medios de comunicación, etcétera; también lo plasmó en tres libros publicados antes del arranque de cada campaña, respectivamente. En 2004, el presidente, publicó Un Proyecto Alternativo de Nación, tal como su nombre lo indica, la obra comprende un listado de 20 propuestas que, de ser electo, pondría en marcha; en el tema que aquí nos atañe, resaltan los números 3 y 7 que especifican lo siguiente:

“3- Otorgar becas a estudiantes destacados de todos los niveles escolares, que provengan de familias humildes, procurando que nadie se quede sin estudiar por la condición socioeconómica de sus padres.

7-Entregar de manera gratuita, como se hace en el Distrito Federal, un paquete de útiles escolares en todas las escuelas públicas del país, en los niveles de preescolar, primaria y secundaria”. (López, 2004: 102-103)

Previo a la campaña de 2012, AMLO, realizó una publicación más que se tituló Nuevo Proyecto Alternativo de Nación, (2011). Se trata de una revisión y profundización del proyecto anterior y contó, además, con la colaboración de académicos y especialistas. En cuanto a la educación, dice:

“Asumimos como una responsabilidad del Estado la universalización del derecho a la educación en todos los niveles, desde el preescolar hasta la universidad. Ello significa el compromiso de asegurar la gratuidad, disponer de infraestructura y materiales educativos suficientes, pero también, dotar a los estudiantes de los apoyos en transporte, uniformes, alimentos becas y, en caso necesario, albergues para que ninguna condición económica, de distancia geográfica o de mal funcionamiento del sistema educativo, impida o dificulte el acceso, permanencia y egreso satisfactorio en cada nivel educativo”. (López, 2011: 313-314)

Como en las campañas anteriores, para la de 2018, AMLO, escribió 2018 La salida: decadencia y renacimiento de México; en dicha publicación puso en la mesa nuevamente sus propuestas; respecto a la educación, detalla uno de sus programas:

“El programa nuestro se llamaría “Jóvenes construyendo el futuro”. […] Se restablecerá el principio de educación gratuita en todos los niveles escolares; es decir, el Estado tendrá la obligación de garantizar la atención a todos los jóvenes que deseen estudiar en los niveles medio superior y superior. […] El programa se propone apoyar a los jóvenes que en edad de secundaria y preparatoria se encuentren en riesgo de deserción escolar para que sigan adelante con su educación”. (López, 2017: 230-231)

¿La becas son la solución?

Luego de hacer un recuento somero de las propuestas del actual presidente en el terreno de la educación, cabe preguntarse, ¿ofrecer becas a todos los estudiantes mexicanos de escasos recursos o interesados en estudiar, será la solución al problema de la deserción escolar? Al retomar las cifras del INEGI y las principales causas de ello, la respuesta inmediata, es no; desde luego, partiendo del hecho de que las propuestas se cumplan y no queden en promesas de campaña.

El nuevo gobierno ya dio inicio al programa Jóvenes construyendo el futuro, donde uno de los ejes principales son las becas; sin embargo, no se menciona que el programa se complemente con orientación sexual y vocacional, motivación, apoyo psicológico, o charlas donde, por obvio que parezca, se les muestre a los estudiantes cuál será su panorama al abandonar la escuela, por ejemplo. Si bien la causa más conocida del abandono escolar es la escasez económica, hay otras como la falta de orientación sexual donde existen también implicaciones de género:

“Las causas difieren por sexo; en los varones de 15 a 17 años destaca el trabajo como la segunda causa de abandono escolar (21.5%), mientras que en las mujeres esta posición es ocupada por el embarazo, matrimonio, unión o motivos familiares (18.1 %)”. (INEGI, 2018: 2)

Es cierto que está puesto sobre la mesa el problema de la deserción escolar, pero no se ha revisado en un sentido lato, a pesar de las evidencias, se sigue haciendo desde una visión que no ha funcionado. Actualmente, están vigentes becas de diversa índole como Prepa sí; de excelencia académica y de diferentes fundaciones. Otros programas no han dado los resultados deseados en el ámbito educativo, como Progresa, Oportunidades y Prospera; las evaluaciones reflejan que le han quedado a deber a la educación. Atender la deserción escolar requiere la pronta atención del nuevo gobierno, pero desde una perspectiva distinta; entendiendo que si se esperan resultados favorables, debe haber una ruptura en la forma en que se ha venido tratando el tema de la deserción escolar durante años.

“19-04-2017.- México avanza en la capacidad de garantizar la asistencia escolar de niñas, niños y adolescentes; sin embargo, el abandono de los estudios no logra abatirse: 4.4 por ciento deja la secundaria y 14.4 por ciento el bachillerato, aseguró la consejera presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Sylvia Schmelkes del Valle”. (LXIV Legislatura, 2017, Boletín N°.3502)

Fuentes de Consulta

  • López Obrador, A. M. (2004). Un Proyecto Alternativo de Nación: Hacia un cambio verdadero. México: Gedisa.
  • López Obrador, A. M. (2011). Nuevo Proyecto Alternativo de Nación: Por el renacimiento de México. México: Grijalbo.
  • López Obrador, A. M. (2017). 2018 La salida: Decadencia y renacimiento de México. México: Planeta.

García Martínez, Zenona es Estudiante de Ciencias de la Comunicación. Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

Orientación Vocacional: Factor de Prevención en la Deserción Escolar

Tiempo de lectura: 3 minutos

Vocational guidance: a prevention factor for school dropout. It is not enough to tell the student what the existing careers are and ask which one he or she would like to pursue, but it is also important to know which the work spaces are, income, activities to carry out, among many other aspects.

En la infancia, los niños expresan su interés por lo que “quieren ser cuando sean grandes”, e incluso se vuelve una pregunta recurrente cuando se ingresa a la secundaria y/o al nivel medio superior. De pequeños la respuesta resulta sencilla, pues depende del ambiente, la televisión, internet o simplemente la respuesta surge de forma natural con base en lo que conoce a temprana edad; pero, ¿qué sucede cuando es momento de elegir una carrera y un plan de vida?, la mayoría responde con base en lo mismo, lo poco que conoce sobre las opciones que tiene en la vida y en algunos casos es una decisión equivocada.Imagen relacionada

Si bien es cierto que, para la deserción escolar existen varias causas (Vries, León, Romero y Hernández, 2011), ya sea familiares, económicas, sociales, ambientales, etcétera; al enfrentarse el estudiante a un área que no conocía, que no es de su agrado, más los factores anteriores, aumenta las posibilidades a desertar, es decir, si un joven elige una carrera que no es de su interés o en la que no tiene habilidades, se incrementa la posibilidad de abandonar los estudios.

Actualmente, los jóvenes, tienen diferentes áreas para desarrollarse académica y laboralmente, además con el crecimiento tecnológico, científico, educativo cada generación cuenta con mayores oportunidades; sin embargo, un pequeño porcentaje de la población recibe una orientación sobre estas oportunidades en la edad adecuada.

Orientar para el futuro 

La orientación vocacional se encarga de brindar al alumno herramientas que le permitan elegir, considerando elementos como habilidades, capacidades, inteligencia, personalidad, hábitos para el estudio, demanda laboral, planes y programas, ambiente familiar y el contexto social del lugar donde radica, y aunque en los programas educativos (López, 2006) se imparten asignaturas que hablan sobre Orientación Vocacional, no cubren completamente las aristas que se necesitan reforzar para que un estudiante decida adecuadamente sobre su futuro, ya que, es muy poco el tiempo invertido en el abordaje de estos ámbitos.

Hablando entonceResultado de imagen para deserción universitarias, de la importancia de la Orientación vocacional, no basta indicarle al estudiante cuales son las carreras que existen y preguntar cuál le gustaría ejercer, sino, es importante ayudarle a conocer cuales son los espacios laborales, ingresos, actividades que realizaría, las habilidades, estudios, estrategias de aprendizaje que se requieren, y cuáles son propias capacidades para desarrollar esa carrera, además de considerar su entorno familiar, ambiental, social, económico y personal, para que, con esta información, pueda tomar una decisión más acertada (Vidal y Fernández, 2009).

Con todo lo anterior, ¿existirá una edad oportuna para Orientar sobre el futuro a un joven? Pudiera ser antes de ingresar al nivel medio superior; en esta etapa, se presentan diversos cambios, pero también la necesidad de exploración se incrementa, motivando al adolescente a probar (conocer primero) para poder decidir. Entonces, si en esta etapa se le empieza a mostrar un abanico de posibilidades a futuro, partiendo de sus propias capacidades, habilidades, personalidad e intereses será más sencillo encaminarle, pues se irán descartando áreas en las que no le sea agradable desenvolverse, dejando únicamente aquellas en las que, llegado el momento, pueda ejercer con éxito.

Fuentes de consulta

  • Canales, A., & De los Ríos, D. (2018). Factores explicativos de la deserción universitaria. Calidad en la Educación, (26).
  • López, F. M. (2006). La reforma de la educación secundaria en México: elementos para el debate. Revista Mexicana de Investigación Educativa, 11(31), 1427-1450.
  • Mendoza, L., De, T., & Rodríguez Martínez, R. (2008). El efecto de la orientación vocacional en la elección de carrera. Revista Mexicana de Orientación Educativa, 5(13), 10-16.
  • Sandoval Flores, E. (2007). La reforma que necesita la secundaria mexicana. Revista Mexicana de Investigación Educativa, 12(32).
  • Vidal Ledo, M., & Fernández Oliva, B. (2009). Orientación vocacional. Educación Médica Superior, 23(2), 0-0.
  • Vries, W. D., León Arenas, P., Romero Muñoz, J. F., & Hernández Saldaña, I. (2011). ¿Desertores o decepcionados? Distintas causas para abandonar los estudios universitarios. Revista de la educación superior, 40(160), 29-49.

Judith Rivera Baños es licenciada en Psicología por la UNAM

 

Conoce la DGOAE

Tiempo de lectura: 3 minutos

Meeting the DGOAE. The importance of a proper vocational orientation is to provide students with the necessary tools to recognize what they will face when entering the career of their choice and prevent what they do not expect, and then return for a career change.

Como prestadora de servicio social en el Centro de Orientación Educativa de la Dirección General de Orientación y Atención Educativa,  DGOAE de la UNAM, puedo decir que su objetivo principal, es apoyar a estudiantes que se encuentran en nivel bachillerato para conocer sus habilidades e intereses para descubrir en qué área de conocimiento podrían desarrollarse de manera profesional, principalmente alumnos procedentes de la Escuela Nacional Preparatoria y del Colegio de Ciencias y Humanidades.

Vital la Orientación Vocacional desde el Bachillerato

El proceso inicia desde que el alumno acude al centro, ya sea por voluntad propia o por indicación de alguno de los maestros de preparatoria; primero se les solicita que llenen un registro para integrar su expediente. Posteriormente, se les da una cita con un orientador para que puedan comentar todas sus dudas e inquietudes, y si ya tienen en mente alguna carrera de su interés se pregunta qué han investigado sobre ella o por qué es de su agrado.

El orientador recomienda tomar el taller ”Elección de carrera” con duración de una semana, donde los alumnos conviven entre ellos y comparten experiencias de su vida escolar; o bien realizar el examen llamado PROUNAM, que es una evaluación de aptitudes e intereses académico-vocacionales, con duración de cuatro horas, dividido en nueve secciones. La finalidad de este examen, es identificar de manera objetiva, en qué área de conocimientos se centran las habilidades de cada uno de los alumnos y así dar algunas opciones de carrera, para abordarla durante el proceso de orientación.

Una vez listos los resultados…

Una vez interpretados los resultados el orientador continúa con el acompañamiento, aunque el trabajo de investigar sobre la carrera de interés recae en el alumno. Se le recomienda conocer el plan de estudios, el perfil del aspirante, perfil del egresado, las bases y herramientas con que contará al finalizar la carrera; así mismo se le pide acudir a las facultades en las que se imparten las carreras que les interesan e incluso tomar algunas clases para conocer de cerca el ambiente escolar y académico. Además, se les pide platicar con los estudiantes de esas carreras, pero sobre todo conocer el campo laboral en el que se van a desempeñar.

Lamentablemente, la mayoría de las veces los estudiantes acuden obligados por sus maestros de preparatoria para realizar el examen PROUNAM o para tomar algún taller, como requisito para poder pasar alguna materia, en estos casos los alumnos no le dan la importancia que merece y esta situación influye en el resultado de las pruebas.

El fallo y el acierto de la Orientación Vocacional

La importancia de una buena orientación para la elección de carrera, es reconocer a qué se enfrentan los estudiantes al ingresar a la carrera de su agrado y evitar que no sea lo que esperaban para que después regresen al centro de orientación a solicitar cambio de carrera. Muchas veces, una mala elección viene acompañada de otros problemas como depresión, ansiedad o diversos problemas familiares.  

En lo personal, considero muy importante el conocer cada uno de los servicios que nos brinda nuestra universidad para poder aprovecharlos al máximo. La labor del centro no solo es para la elección o cambio de carrera, también brinda servicios de consejería y talleres para mejorar el desempeño escolar para quienes ya están cursando la licenciatura. Cabe mencionar que la dependencia está abierta al público en general, dando preferencia a estudiantes procedentes de escuelas UNAM.


Alma Delia Emilio Cortés es estudiante de pedagogía en la UNAM

La Segregación en la Educación Universitaria como un Factor de Deserción

Tiempo de lectura: 2 minutos

 

The school segregation in college education as a factor in dropout. In the case of “hard sciences” there is an obvious difficulty for those who do not have sufficient knowledge of mathematics, since there is no more segregated discipline due to its own nature of acumulative knowledge.

La educación superior se ha convertido en un mecanismo de ascensión económica y social, relegando a un segundo o tercer plano la inquietud y el deseo del aprendizaje por mera satisfacción individual; es decir, en la mayoría de los casos es una maniobra ya sea para cambiar su estatus social, o cubrir con ciertas expectativas impuestas por factores externos, como la presión social, la influencia remarcada de un modelo de vida o simplemente la búsqueda de identidad. Dicho fenómeno está sobreentendido en la sociedad pero ¿qué pasa cuando el estudiante accede a una carrera universitaria sin cumplir con el perfil y los requerimientos de conocimiento que corresponden a un egresado de la profesión de su elección?

En el caso de las “ciencias duras” existe una evidente dificultad para aquellos que no poseen los suficientes conocimientos de matemáticas, pues a mi punto de vista no existe disciplina más segregadora por su propia naturaleza de conocimientos acumulativos que no perdonan la propia falta de estos o la insuficiencia en cursos que debieron ser tomados con anterioridad.

Los aprendizajes a destiempo

Lo anterior es sin temor a equivocarme el mayor factor de deserción de las carreras físico-matemáticas; pues lo que no se aprendió en una determinada etapa de la educación implica un requerimiento de al menos el doble del esfuerzo por parte del estudiante.Resultado de imagen para deserción universitaria

Por un lado esto genera un desgaste adicional al cumplimiento de las labores obligatorias de estudio y tareas; por otro lado, el campo emocional del alumno se ve mermado en la medida de que se da cuenta de que no cumple con los estándares; sin embargo, estas deficiencias pueden ser en ocasiones, no por falta de interés o indiferencia del aspirante a profesionista, va más allá de la responsabilidad del alumno (aunque no se pretende eximir al estudiante ni relegar la responsabilidad de su educación a terceros); sino,  también, suele ser producto de las deficiencias de la educación mexicana que tienen detonantes socio-económicos, desde el nivel elemental pues hasta antes de la educación media superior, la enseñanza de una materia así como su evaluación, corre a cargo de una sola persona que está avalada por una institución, y cuando dicha persona no cumple adecuadamente con su papel genera un daño escalonado que se traslada hasta la educación superior provocando la deserción. Cada carrera tiene su particular factor segregacionista.

En opinión propia se debe universalizar todos los niveles educativos previos a la educación superior a fin de evitar la segregación cultural producto de condiciones económicas, sociales, geográficas o burocráticas.


Víctor Alfonso Islas León, es estudiante de la licenciatura en Economía, en la Universidad Autónoma Metropolítana, campus Azcapotzalco.