Archivo del Autor: Alejandra Vanegas Díaz

Nunca es tarde para titularse

Tiempo de lectura: 3 minutos

 


Nowadays people return to higher education institutions where they studied, with the aim of finally graduating, since having this degree offers them a retirement in better conditions.


Por Alejandra Vanegas

Cuando la conclusión de una carrera profesional significaba movilidad social, esos años que los padres orgullosos comentaban sobre sus hijos abogados, médicos, ingenieros, etc., muchos de ellos ejercieron sin realizar el trámite de titulación. Por este motivo, aquellos que se integraron a la fuerza laboral en la década de los años 60 del siglo pasado, hoy que están en trámite de jubilación regresan a las instituciones de educación superior donde cursaron sus estudios, con el objetivo de por fin titularse, ya que el contar con este grado les ofrece un retiro en mejores condiciones.

De la teoría a la práctica

Ante este fenómeno surgen varias interrogantes: es válida una titulación tan extemporánea, qué criterios se deben aplicar a estos casos, puede ser este el detonante para que continúen su formación, es un gasto o una inversión para el Estado, la experiencia rebasa a lo aprendido en el nivel superior. Para algunas de estas preguntas podemos bosquejar respuestas desde un punto de vista muy particular.

Cualquier titulación es válida si cumple con los lineamientos establecidos por la institución educativa; en teoría al ser exalumnos que cursaron planes de estudio ya obsoletos, deberían realizar una actualización o revalidación al plan vigente, sin embargo, en la práctica, desde mi experiencia en el sector educativo esto no ocurre así. En algunos casos puede suceder que el ambiente escolar invite al egresado a retornar a las aulas, ya sea en la misma institución, en otra diferente o que al fin libre de horarios y exigencias económicas estudie algo muy distinto a su disciplina. De ninguna forma es un gasto, en todo caso es una inversión con recuperación retroactiva, y con mayor razón si la experiencia adquirida durante 35 años de ejercicio de una profesión se comparte con las nuevas generaciones.

¿Cómo me puedo titular?

Para evitar llegar a estos límites es mejor estar informados de los tipos de titulación que ofrece nuestra escuela, universidad o instituto; para ello investigamos en las dos instituciones de educación superior en México: la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), los cuales ofrecen las siguientes modalidades de titulación.

En la UNAM, de acuerdo con el documento “Opciones de titulación” pueden existir algunas pequeñas variantes, dependiendo de la carrera y facultad. Sin embargo, las que más prevalecen son:

  • Tesis
  • Tesina
  • Informe académico por actividad profesional
  • Informe académico por investigación
  • Informe académico de servicio social
  • Examen general de conocimientos
  • Por la realización total de créditos y alto nivel académico
  • Seminario de titulación

Por su parte, el IPN, en el Artículo 5 del Reglamento de Titulación señala:

I. Proyecto de investigación

II. Tesis

III. Memoria de experiencia profesional

IV. Examen de conocimientos por áreas

V. Créditos de Posgrado

VI. Estudios de Licenciatura

VII. Seminario de titulación

VIII. Escolaridad

IX. Curricular

X. Práctica profesional

XI. Programa especial

Así que no hay que esperar hasta el último momento, es mejor conocer a detalle cada una de las opciones, para estar seguro de que la opción que elijamos sea la más acorde a nuestros planes y expectativas.

 

Alejandra Vanegas es pasante de la Licenciatura en Pedagogía del Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia de la Facultad de Filosofía y Letras-UNAM

Realidades en México de la obtención de grado de maestría

Tiempo de lectura: 3 minutos

 


There are two factors for which the specialty, master’s and doctoral students leave the program or do not obtain the degree: one occurs in the first weeks due to the few financial support (scholarship) forcing them to study and work, the other is related to difficulties when obtaining their degree in the advice they receive.


Por Francisco Jesús Vieyra González

La maestría en la actualidad es un grado educativo necesario para contribuir al desarrollo profesional del estudiante y tener mayores facilidades al incrustarse en los ambientes laborales debido a la competencia que existe actualmente entre profesionistas, situación que ha exigido a las instituciones educativas responder con programas accesibles y de calidad. El periódico Animal Político señala que:

“solamente en México el 17% de sus habitantes que tienen entre 25 y 64 años tienen la oportunidad, grandiosa oportunidad, de pertenecer a la universidad y solo el 1% tiene estudios de maestría o equivalentes, lo que demuestra el rezago educativo que tiene nuestro país en educación superior y posgrado” (2017, par. 1)

Es frecuente que en los programas de posgrado a nivel nacional los estudiantes abandonen sus estudios y/o posterguen el proceso de titulación debido a situaciones académicas, personales, laborales o económicas, que los sigue manteniendo en la escolaridad de licenciatura al no poseer el título de la institución educativa y la cédula profesional que extiende la Secretaría de Educación Pública (SEP) a través de la Dirección de General Profesiones (DGP), con la que se válida que se cuenta con los conocimientos para desempeñar una actividad de manera profesional y ética.

Posgrado en cifras

En el documento Diagnóstico del posgrado en México (Bonilla, 2015) plantea que para obtener un grado de posgrado se considera óptimo un tiempo de dos años (eficiencia terminal) después de egresar para no obtener el estatus de abandono escolar, además señala que según los datos nacionales de egreso de posgrado del 2013 a 2016…

  • El porcentaje de estudiantes que ingresaron en comparación con los que obtuvieron el grado no llega ni a la mitad.
  • Cada año ingresan más personas al posgrado y también aumenta el porcentaje de aquellos que lo abandonan, no concluyen o no obtienen el grado.
  • Si se compara el número de los egresados con los que obtiene su grado, solamente el 50% lo realizan antes de dos años.

Una de las autoras que ha abordado este tema es la Dr. Fresan (2013), investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). En su ponencia titulada “Factores que propician el abandono y obstaculizan la culminación de los estudios de posgrado” señala que son dos los factores por lo que los estudiantes de especialidad, maestría y doctorado abandonan el programa o no obtienen el grado: una ocurre en las primeras semanas debido a los pocos apoyos económicos (beca) obligándolos a estudiar y trabajar, la otra está relacionada con las dificultades al momento de obtener su grado en la asesoría que reciben.

Tradicionalmente al egresar de la maestría los estudiantes realizan una tesis para la obtención de grado, aunque en los últimos años se han implementado otras opciones en las universidades e instituciones de educación superior, privadas y públicas en México para aumentar el porcentaje de eficiencia terminal, entre las cuales se encuentran la tesina, proyecto terminal, memoria profesional, examen de conocimientos, publicación en una revista con reconocimiento académico, diplomado, estudios de doctorado, entre otras más, llegando hasta la titulación automática al alcanzar un determinado promedio.

A pesar de toda esta gama de posibilidades se sigue presentando un abandono y baja eficiencia terminal, por lo que es necesario brindar acciones institucionales y un acompañamiento por los docentes o tutores de los programas académicos para que los estudiantes puedan obtener su grado, en tiempo y forma, cumpliendo sus actividades personales y académicas sin perder la calidad de sus conocimientos y experiencias necesarias para ser agentes de cambio en su entorno cotidiano y laboral, además de continuar con los estudios a nivel doctorado.

 

Fuentes de consulta.

Animal Político (2017). En México, solo 17% de los jóvenes logran estudiar launiversidad. México. Recuperado de https://www.animalpolitico.com/2017/09/educacion-superior-mexicoestudiantes-universidad-ocde/

Bonilla, M. (2015). Diagnóstico del Posgrado en México: NACIONAL. México: CONACyT- UNAM. Recuperado de http://www.posgrado.unam.mx/sites/default/files/2015/10/comepo_regiones.pdf

Fresan, M. (2013). Factores que propician el abandono y obstaculizan la culminación de los estudios de posgrado.  México: UAM. Recuperado de https://revistas.utp.ac.pa/index.php/clabes/article/view/877/904


Francisco Jesús Vieyra González es egresado de la Maestría en Gestión del Aprendizaje en Ambientes Virtuales de la Universidad de Guadalajara y docente de la Maestría en Educación en UNITEC

Educar-nos / Del sueño a la cruda realidad

Tiempo de lectura: 2 minutos

Cuando iniciamos nuestra vida escolar y con el gradual avance de los cursos, las experiencias de hermanos y amigos nos hacen añorar el momento de nuestra titulación, y por supuesto esta tiene que ser mediante la elaboración de una tesis súper original, que rompa los paradigmas de la disciplina en la que nos especializamos. Además del significado que encierra, ya que es la culminación de un ciclo de largos años de estudios, desvelos y esfuerzos.

Sin embargo, la realidad nos recuerda que no todo es color de rosa. El primer gran dilema al que nos enfrentamos es la elección del tema de investigación; posteriormente, quién será nuestro asesor de tesis, la aceptación del tema y presentación del protocolo para su registro; y con ello nuestro primer descalabro “tu trabajo califica para una tesina, no es tesis”. Esta opinión meramente personal y subjetiva de los encargados del registro de temas de proyectos de investigación.

Otro aspecto que vencer, investigar y tener la sensación de que en esos cuatro años de carrera no aprendiste lo suficiente para desarrollar un trabajo que lo compruebe, ya que finalmente ese es el objetivo de una tesis, tesina o reporte de experiencia profesional o de servicio social.

Por supuesto eso no es todo. Una vez concluida la investigación, viene la etapa de revisión por parte de los sinodales. Podemos encontrar tres versiones de ellos: especialistas en el tema, conscientes que no vamos a descubrir el hilo negro y que exijan un trabajo de calidad; aquel que todo desestima y que emite cientos de observaciones y nunca queda satisfecho; y por último el que con toda “honestidad” dice “ni lo leí, porque no me lo pagan y pues no voy a dedicar tiempo a algo que no me van a pagar”.

Culminamos con la presentación del examen profesional, que no es otra cosa que defensa y argumentación de nuestra investigación.

Si bien es un trabajo que muy pocos leerán, es la satisfacción de aportar a la investigación, robustecer las bibliotecas y repositorios digitales. Quién sabe, tal vez algún día le resulte interesante a alguien que esté andando el camino que ya transitamos.

Entrevista / Dr. Emmanuel Merchan Cruz: Tenemos que insistir en la pedagogía digital

Tiempo de lectura: 3 minutos


The use of technology by itself does not imply the evolution of teaching. Each educational level goes through its own challenges. We must insist on digital pedagogy, to make effective use of these tools, to have a better dynamic in the classroom, which must be understood beyond a quarter of four walls, it must be extended and articulate different learning environments and that its usefulness be found.


Rescatamos fragmentos de la entrevista que hicieron nuestros colegas de Edumanía, el podcast de los educadores con el Dr. En robótica, Emmanuel Merchan, catedrático del Instituto Politécnico Nacional, y estudioso de la Educación 4.0.

La conversación giró sobre 3 temas, la conceptualización de la Educación 4.0, los conocimientos y habilidades que deben adquirir los docentes para ser 4.0 y la participación de las instituciones educativas para lograr una Educación 4.0. Dejamos aquí entonces una síntesis de las ideas más destacadas de la entrevista.

Edumanía: ¿De dónde sale la nomenclatura de Educación 4.0?

Es una asociación con las Revoluciones Industriales en espacio y tiempo, es una relación con el ajuste que se da con un avance tecnológico mayor, nos empezamos a cuestionar lo que se está haciendo en materia educativa. Lo vemos con la I Revolución Industrial, la cual estaba reservada para un pequeño grupo de personas. Existían las universidades, pero se estudiaba teología, filosofía, las matemáticas, la medicina y solamente los que podían ingresar a la educación, era un grupo muy reducido.

Cuando tenemos estás revoluciones tecnológicas se empieza a dar una democratización de la educación. Se empezó a requerir gente que tuviera ciertas capacidades y habilidades específicas para poder apoyar el sector productivo, de conformidad a las necesidades de la sociedad, es como se empieza a desarrollar la Universidad como la conocemos hoy en día.

Edumanía.-  ¿Hasta dónde debe desarrollar conocimientos y habilidades tecnológicas el docente para ser parte de la Educación 4.0?

El uso de la tecnología por sí misma, no implica la evolución de la docencia. Cada nivel educativo atraviesa por sus propios desafíos. Hay que insistir en la pedagogía digital, para hacer un uso efectivo de estas herramientas, para tener una mejor dinámica en el aula, misma que se tiene que entender más allá de un cuarto de cuatro paredes, hay que extenderla y articular diferentes ambientes de aprendizaje y que se encuentre su utilidad.

Hoy en día muchos docentes innovan su práctica educativa, que son docentes que bien estudiaron una maestría o doctorado en educación o se especializaron en el uso y aplicación de recursos didácticos digitales, o docentes que están en el aula viendo que las generaciones que le llegan son distintas, y tienen la capacidad de innovación y de ir ajustando, de manera muy fina, lo que hacen día con día.

Edumanía.-  ¿Qué deben hacer las instituciones educativas para entrar en este juego de la Educación 4.0?

Sí está pautado que  la institución medie la tecnología para beneficio de la educación es mejor, porque eso evita que se crucen líneas que no se deben de cruzar en cuanto a la privacidad y el uso de la tecnología.

Debe existir políticas generales para tener claro lo que se puede hacer y no “generar un grupo de whatsapp es muy fácil, y ello implica intercambio de información personal, y se debe tener mucho cuidado.” Ahora, si se espera a que las instituciones educativas tengan esa visión clara es probable que se dejen de hacer muchas cosas.

Hay que fomentar los espacios de innovación para identificar prácticas educativas innovadoras y las documentemos, eso es lo que da lineamientos generales de uso, y siempre con la ética presente.

 


 

Las imágenes fueron tomadas del perfil de Facebook de Emmanuel Merchán: https://www.facebook.com/emmanuel.merchan?epa=SEARCH_BOX

Educar-nos / El futuro nos alcanzó

Tiempo de lectura: 2 minutos

La educación como hecho social se ha visto intervenida por los acontecimientos históricos, económicos y políticos, en este siglo XXI no podría haber la excepción.

Hemos pasado por la educación conductista, la educación constructivista, y hoy día se nos presenta la Educación 4.0, aquella determinada por la denominada 4ª Revolución Industrial, que parece tema de ciencia ficción, ya que sienta sus bases en sistemas ciberfísicos, nanotecnológicos y la explotación al máximo de las tecnologías digitales y de comunicación, la gran tendencia es la automatización de los sistemas de producción.

Desde luego, cuando estos escenarios los vimos en películas nos parecían tan lejanos, que hoy el futuro nos ha alcanzado. Y es ahora cuando me surge una gran incógnita ¿nosotros estamos preparados para avanzar al mismo paso?

En lo que nos concierne a la Educación, considero que no. Si bien la figura del docente se ha transformado con el paso de los años, por lo menos en el papel, en la práctica encontramos muchos profesores que por diversas razones sus prácticas aún están sumidas en la educación bancaria. Entonces, como implementar una educación que potencia las competencias y personalice el aprendizaje del alumno, cuando los profesores no integran el uso de tecnología en el aula de manera eficiente.

Por ello es imprescindible en primera instancia traer a todos aquellos docentes a una práctica del siglo XXI, liberarlos de gestiones administrativas que restan tiempo efectivo de planeación de clase y fomentar la actualización constante. Es decir, educar-nos en el uso ético, eficiente y responsable de las tecnologías en pro de la educación.

La Utopía del deber ser / La desvalorización de la educación

Tiempo de lectura: 2 minutos

La educación, igual que todas las grandes instituciones del hombre, ha evolucionado junto con él. La Educación 4.0 es la necesidad de adaptación a las innovaciones tecnológicas, es el reflejo de las competencias a desarrollar para dotar de mayores probabilidades para una vida exitosa dentro de los parámetros de la Globalización. Sin embargo, hay una línea muy delgada entre capacitarse en el uso de y para las nuevas tecnologías y caer en una educación enajenada. Éste modelo abrirá más la brecha entre la educación pública y quienes tengan los medios para una formación uno a uno con acceso a herramientas tecnológicas.

Y aun así, será el modelo más difundido y con mayores posibilidades de expansión por las ganancias que genera. Se deja de educar para capacitar y lo que obtenemos son robots humanos que se mueven entre su trabajo, compras, mayor capacitación y especialización y de nuevo compras; y el desarrollo de la Inteligencia Emocional queda rebasado por la necesidad de abastecer lo que se considera indispensable.

La educación, en la Utopía, debe guiar para estimular el pensamiento libre y la igualdad de oportunidades, así como para permitir la generación de riqueza y estabilidad social. Eso no sucederá a menos que comencemos a darle el valor que se merece a la formación psico-emocional antes que a la capacitación para el empleo. Pero es urgente contar con personal capacitado, si no soporta el estrés laboral o el desastre en su vida personal puede ser fácilmente reemplazable y así convertimos a la especie humana en maquila fácilmente desechable.

¿Soy analfabeto?

Tiempo de lectura: 2 minutos

We are failed in financial literacy, the final score in the Financial Literacy Index is 58.2


Por Alejandra Vanegas Díaz

¿Analfabetismo financiero, qué es? No basta con tener un ingreso y medianamente saber administrarlo con relación a los gastos; ya que la alfabetización financiera por definición engloba la concientización, conocimientos, habilidades y comportamientos necesario para la toma de decisiones financieras sólidas y eventualmente lograr el bienestar financiero individual”

Dada su relevancia en el desarrollo y bienestar de los ciudadanos, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a través de la Red Internacional para la Educación Financiera (INFE, por sus siglas en inglés) en 2018 se dieron a la tarea de medir la alfabetización financiera entre algunos países miembros del G20. La escala de medición de los subíndices anteriores es de 0 100 puntos.

Para conocer el índice de alfabetización se dividió en:

  • Subíndice de conocimientos financieros: lo que permite a los consumidores comprender los conceptos financieros, aplicar habilidades numéricas en contextos financieros para la toma de decisiones informadas.
  • Subíndice de comportamientos financieros: acciones que inciden o determinan el comportamiento del consumidor, y por ende su bienestar financiero.

Este subíndice se divide en tres:

Control financiero, planificación de presupuesto y gastos.

Resiliencia financiera: incluye el ahorro activo; y

Toma de decisiones informada mediante la comparación de diversos productos y servicios financieros.

  • Subíndice de actitudes financieras: con ellas se miden la inclinación del consumidor de actuar por impulso o por realizar acciones considerando los resultados a futuro.

En lo que respecta a México la población consultada fue la comprendida de 18 a 70 años de edad; el país se dividió en seis regiones.

Los resultados obtenidos de manera general son:

Subíndice de conocimientos financieros 65.8

Subíndice de comportamientos financieros 48.2

Subíndice de actitudes financieras 65

Estamos reprobados en alfabetismo financiero, la calificación global en el Índice de alfabetización financiera es de 58.2.

La encuesta ha demostrado una correlación entre los años de escolaridad y el nivel de alfabetización financiera, ya que existe una diferencia de 17 puntos entre la población con primaria inconclusa o sin estudios y entre la población con estudios universitarios. Así mismo, a mayor ingreso económico mensual es más alto el índice de alfabetización financiera.

Entre hombres y mujeres existe una diferencia en el índice de alfabetización. Ellos presentan mayor conocimiento y su comportamiento tiende al bienestar financiero; en tanto ellas cuentan con mayor actitud al ahorro.

Estos resultados nos invitan a mirar las nuevas aristas del analfabetismo; ya no es suficiente saber leer y escribir, hoy día es preciso contar con un bagaje de conocimientos multidisciplinarios que nos permitan tomar decisiones informadas que repercutan de manera positiva en nuestras vidas y garanticen nuestro bienestar.

Fuentes de consulta.

SHCP & CNBV. (2019). Alfabetización Financiera en México (pp. 4-20). CDMX.


Alejandra Vanegas Díaz es Pasante de Pedagogía del Sistema de  Universidad Abierta y Educación a Distancia de la Facultad de Filosofía y Letras UNAM

Educar-nos / Nuevos Analfabetismos

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Al hablar sobre analfabetismo lo primero que viene a la mente es la idea de no saber leer o escribir. En un sentido más amplio se aplica también a las personas carentes de conocimientos básicos o en una disciplina en específico.

En fechas recientes se popularizó el término “analfabetismo funcional”, el cual implica no saber aplicar los conocimientos de una forma práctica para la resolución de problemas en la vida cotidiana. Por otro lado, con el auge y desarrollo vertiginoso de las tecnologías se acuñó el “analfabetismo digital” que describe al sujeto carente de los conocimientos necesarios para hacer uso de las nuevas tecnologías, erróneamente se supone que esta condición es predominante entre persona de avanzada edad, sin embargo, entre los jóvenes tampoco se hace un uso eficiente de herramientas tecnológicas.

Entonces todos somos analfabetos en diferentes grados y en diversos contextos. Si hablamos de educación emocional pocos saben reconocer sus emociones, expresarlas y mucho menos gestionarlas. Ahora bien, si revisamos nuestro estado de cuenta, podemos ver que somos analfabetos en términos de finanzas personales; si hablamos sobre derechos humanos pocos salen bien librados.

Por ello es importante educar-nos más allá de la lectoescritura y temas académicos, vivimos inmersos en un sinfín de temáticas y situaciones que requieren de toda nuestra atención para enfrentarlas de la mejor manera posible, para crear un ambiente de cordialidad, respeto y empatía.

La Utopía del Deber Ser / Choque generacional

Tiempo de lectura: 2 minutos

Saber leer y escribir son tan solo las acciones que nos abren la puerta a inmensas posibilidades, es la manera de conectarnos al mundo y a la sociedad. Durante la época pos revolucionaria la necesidad fundamental fue abatir el analfabetismo predominante en todo el país, ahora además de continuar esa encomienda, es necesario otro tipo de alfabetización: la relacionada con las tecnologías de la comunicación.

El avance de estas tecnologías ha sido más rápido de lo que nos hemos podido adaptar y para el educador es imprescindible manejar tanto las técnicas tradicionales como las mediáticas, ya que tiene que convivir con niños que han nacido en una era tecnológica pero en las aulas tienen infraestructura no suficiente, o también con adultos cuyas técnicas aceptables solo son las tradicionales. Nos encontramos justamente en una coyuntura docente entre prácticas antiguas con métodos didácticos tradicionales y prácticas reguladas, incluso superadas por la TIC.

De cualquier manera el punto central es la puerta que significa la alfabetización, tomando como referente los trabajos de Freire, acercar a las personas a la apropiación de la palabra escrita simboliza la posibilidad de emancipación, de transformación y más allá de un poder político se trata de un Derecho Humano estipulado como tal ante las legislaciones internacionales.

Por otro lado podríamos cuestionarnos que tan analfabeto es alguien que sabe leer y escribir y sin embargo escucha repetidas veces una misma canción con tan solo unas cuantas palabras distintas y se rehúsa a cruzar el umbral de leer otras mentes.

Ciencia no es igual a tecnología

Tiempo de lectura: 3 minutos

The school should not approach science and technology as something alien to daily life where only a few people with certain characteristics and high IQ can perform.


Por Juan Baltazar Tinoco 

En nuestro sistema educativo mexicano en el área de educación básica falta mucho por realizar respecto a la enseñanza de la ciencia y tecnología, asimismo, en términos generales existe un analfabetismo respecto a su conceptualización para poder ser aplicado por nuestros estudiantes en su realidad de manera macro y poder configurar una sociedad más idónea.

De manera general se engloban ciertas problemáticas y es necesario comenzar por entender de manera correcta en los salones de clases el concepto de ciencia y tecnología, ya que han sido mal conceptualizados. La ciencia se define solamente como un conjunto ordenado y sistematizado de conocimientos establecidos sobre lo que ocurre en la naturaleza y la tecnología como el conocimiento, mantenimiento y uso de herramientas, máquinas y piezas de equipo diversas.

La ciencia no es solamente el conocimiento acumulado, sino es un proceso que se emplea sistemática y disciplinadamente de nuevo conocimiento  “[…] ciencia es lo que sabemos cómo científicos, pero también los métodos, procedimientos y maneras para averiguar lo que, como científicos, todavía no sabemos; ciencia es saber pues, pero también es quehacer” (Gutiérrez-Vázquez, 1982). Lo mismo pasa con la tecnología, entender cómo reparar un torno o entender el sistema de control automatizado es técnica, pero no es tecnología; como la ciencia, la tecnología es también un proceso “[…] disciplinado durante el cual los recursos y conocimientos con los que se cuente son usados en la solución práctica de problemas previamente identificados por las necesidades humanas (Gutiérrez-Vázquez, 1982).

La escuela no debe abordar la ciencia y la tecnología como algo ajeno a la vida diaria donde sólo unas cuantas personas con ciertas características y coeficiente intelectual alto pueden realizar. Los conceptos se deben relacionar con los problemas que les interesan a los seres humanos y hacerlos partícipes en la solución de los mismos y, con ello, comenzar a discutirlos, reflexionarlos y plantear posibles soluciones y conseguir mayores posibilidades de aprendizaje.

Es necesario crear más centros de investigación en México e invertir más presupuesto en aquellos centros de investigación que ya estén bien establecidos y empezar a realizar de manera más eficiente ciencia y tecnología. Una problemática más consiste en métodos de enseñanza tradicionales en educación básica, además de que gran parte de nuestra población no termina su educación básica y ello deriva en que exista un analfabetismo científico y tecnológico y, como consecuencia, se observe en los seres humanos malos hábitos de higiene, embarazos no deseados y daños al medio ambiente.

En el país se debe de contar con un mayor número de profesionistas dedicados a la ciencia y la tecnología y, para lograrlo, se tiene que vincular a los niños desde su formación básica con estos temas para lograr en ellos el interés por estudiarlos, para esto deben existir proyectos o iniciativas que partan dentro de la escuela misma. Además, la enseñanza de la ciencia y la tecnología debe involucrarse en todos los estratos sociales, alcanzar una educación informal y poder incluir a la población adulta.

Todo este avance positivo que se logrará en la educación implica que se formen grupos de trabajo desde un enfoque multi e interdisciplinario. La importancia de involucrar a todas las disciplinas y no negarse a trabajar en equipo, logrará una mejor educación tanto para los maestros como para los estudiantes en el proceso enseñanza-aprendizaje de la ciencia y la tecnología. La ciencia se debe enseñar con un lenguaje apropiado y no tan complejo de entender, con técnicas y métodos actuales, con tecnología apropiada, lo más vivencial y práctico que se pueda y con profesores que tengan la perspicacia de fomentar lazos afectivos con sus estudiantes y poder involucrarlos en dichas temáticas.

Fuentes de consulta.

  • Gutiérrez-Vázquez, J. M. (1982). Sobre la enseñanza de la ciencia y la tecnología. Revista de la Educación Superior, 11 (4), 88-95, oct.-dic. México.

Juan Baltazar Tinoco, maestro en Psicología por la Universidad Tecnológica de México, licenciado en Sociología de la Educación por la Universidad Pedagógica Nacional y pasante en Pedagogía SUAyED-UNAM.

Educar-nos / Consumo responsable

Tiempo de lectura: 2 minutos

De algunos años a la fecha se han promocionado  la regla de las 3R: reduce, reutiliza, recicla. Por supuesto esto con mayor interés en el cuidado del medio ambiente. Esto sin duda es el comienzo para promover el consumo responsable.

Recordemos que al adquirir productos en envases de un solo uso se incrementa el costo del producto, si sumamos cada producto de este tipo que adquirimos en un día, entonces nos daremos cuenta de la afectación que sufren nuestras finanzas; de regreso al rubro ecologista es realmente impresionante la cantidad de desechos sólidos que se generan cada día.

Ahora bien, en el mercado textil contamos con una gran variedad de tiendas con precios que a primera vista son accesibles a cualquier bolsillo, sin embargo, la mayoría de estas prendas son de muy baja calidad, que, si se adquiere en pagos diferidos, hay ocasiones que aún no la liquidan y ya está inservible. En estos casos es necesario analizar antes de comprar, ¿realmente necesito esa prenda o solo la quiero porque está de moda? Si la respuesta es en verdad lo necesito bien valdría la pena invertir un poco más en una prenda de calidad, y que garantice mayor durabilidad.

Por pequeños ejemplos como los anteriores, es muy importante educar-nos para el consumo responsable, lo cual beneficiará varios aspectos de nuestras vidas: lo económico, salud, calidad de vida, etc. De sencillos cambios en lo individual los resultados se verán reflejados en mayor escala.

La Utopía del Deber Ser / Necesidades reales

Tiempo de lectura: 2 minutos

 

Aunque el término de la Guerra Fría se estableció con la caída del Muro de Berlín me parece que nos encontramos ante la misma guerra ideológica entre dos extremos; por un lado consumidores defendiendo sus derechos siendo arrastrados por la dinámica capitalista y por otro, pueblos completos sufriendo represalias contra su libertad. La lucha por el derecho al libre mercado se intensificó con la Revolución Industrial, ya han pasado más de tres siglos, lo que propicia que  las nuevas generaciones tengan la asimilación  innata de consumo.  Pareciera que olvidamos que fueron seres humanos quienes crearon los sistemas económicos actuales, son también los seres humanos quienes mantenemos dichos sistemas. Por lo tanto, los mismos seres podemos diseñar y mantener un nuevo sistema que tenga lo mejor de ambas ideologías.

Sé que es Utópico pero el Deber del Ser es buscar su bienestar y el de toda su especie, superando el destino biológico de sobrevivencia del más fuerte. Entonces comencemos por diferenciar de manera consciente las necesidades reales de las creadas.  Por ejemplo, consumir agua es una necesidad real, adquirir paquetes de 24 botellas plásticas para contribuir con el calentamiento global No es una necesidad. Llevar comida a la familia es necesario, adquirir una deuda como en la antigua tienda de raya, de miles de pesos a grandes corporaciones mercantiles no lo es. Perdemos de vista que no pagamos con dinero, lo hacemos con el tiempo que invertimos para sostener ese nivel de vida, tiempo que ahora nos gritan con exigencia nuestros niños y adolescentes.

Columna / La Utopía del Deber Ser – Nada nuevo bajo el sol

Tiempo de lectura: 2 minutos

La difusión reciente por la educación en casa hace que parezca novedosa pero es el origen de la Pedagogía, origen que se remonta a la Antigua Grecia: educar a los hijos bajo la lupa de los padres cerciorándose de que reciben los principios y el trato que ellos desean. Por supuesto, recurso solo al alcance de la aristocracia. La principal modificación es que ahora son los propios padres los que actúan como docentes pero sigue siendo un recurso solo para algunos.

Hay que tomar en cuenta que se necesita desde el espacio adecuado para las lecciones hasta el material didáctico que en teoría, podría ser la misma inversión o incluso menor a la que se hace en un escolarizado. En la Utopía, todos los padres deberían estar en la posibilidad de transmitir conocimientos escolares a sus hijos, sin embargo en la realidad sabemos que no es así. Venimos arrastrando décadas de programas educativos que no terminan de convencer y de personas que ni siquiera tienen acceso a ellos. Además, como muestra de centralización está el hecho de que solo el INEA puede avalar este tipo de actividad y aunque su labor es admirable está muy lejos de tener los medios para evaluar diferenciadamente a los adultos con rezago educativo y a los pequeños en homeschooling. El principal elemento que se deja fuera es la convivencia, tema ya ampliamente documentado por diversos autores encabezados por Vigotsky. Será necesario para quienes aplican este plan que consideren las actividades complementarias con otros niños sino aumentará el número de adultos poco tolerantes y sumidos en la soledad, todo lo contrario al ideal griego de formar buenos ciudadanos.

Columna / Educar-nos – Más allá del prejuicio

Tiempo de lectura: 2 minutos

Al escuchar hablar sobre algún tipo de formación académica que no sea la escolarizada, casi de inmediato se descalifica o se pone en duda su efectividad, mucho menos se considera que pueda tener ventajas sobre la modalidad “tradicional”. Esto ocurre con el Homeschooling o educación en casa, que desde lo legal carece de reconocimiento y validez, se presupone que los niños que son formados en casa carecen de las habilidades sociales necesarias para desempeñarse en el entorno. A pesar de ser un tema en el que no se ha profundizado lo suficiente, los estudios con los que se cuenta demuestran que estos prejuicios son erróneos.

Es necesario tener una mente abierta para ver con claridad y fuera de dogmas los beneficios que podemos encontrar en el Homeschooling como ser la oportunidad para estudiar de niños con problemas de salud muy específicos y complicados, niños y/o jóvenes que no encuentran en la escuela la motivación indispensable para aprender, niños cuyo interés de formación no lleva el mismo derrotero que el marcado por las instituciones, etc. Sin duda, dentro de los casos que practican la educación en casa encontramos los motivos religiosos, pero no es la regla.

En este espacio siembre se ha enfatizado que la educación comienza en casa, que este continuo educar-nos no se circunscribe al espacio físico establecido por las instancias educativas gubernamentales, por ello es necesario informarnos y conocer mejor sobre las diferentes opciones de formación académica con las que contamos en la actualidad.