Archivo del Autor: Alejandra Vanegas Díaz

Educar-nos / Consumo responsable

Tiempo de lectura: 2 minutos

De algunos años a la fecha se han promocionado  la regla de las 3R: reduce, reutiliza, recicla. Por supuesto esto con mayor interés en el cuidado del medio ambiente. Esto sin duda es el comienzo para promover el consumo responsable.

Recordemos que al adquirir productos en envases de un solo uso se incrementa el costo del producto, si sumamos cada producto de este tipo que adquirimos en un día, entonces nos daremos cuenta de la afectación que sufren nuestras finanzas; de regreso al rubro ecologista es realmente impresionante la cantidad de desechos sólidos que se generan cada día.

Ahora bien, en el mercado textil contamos con una gran variedad de tiendas con precios que a primera vista son accesibles a cualquier bolsillo, sin embargo, la mayoría de estas prendas son de muy baja calidad, que, si se adquiere en pagos diferidos, hay ocasiones que aún no la liquidan y ya está inservible. En estos casos es necesario analizar antes de comprar, ¿realmente necesito esa prenda o solo la quiero porque está de moda? Si la respuesta es en verdad lo necesito bien valdría la pena invertir un poco más en una prenda de calidad, y que garantice mayor durabilidad.

Por pequeños ejemplos como los anteriores, es muy importante educar-nos para el consumo responsable, lo cual beneficiará varios aspectos de nuestras vidas: lo económico, salud, calidad de vida, etc. De sencillos cambios en lo individual los resultados se verán reflejados en mayor escala.

La Utopía del Deber Ser / Necesidades reales

Tiempo de lectura: 2 minutos

 

Aunque el término de la Guerra Fría se estableció con la caída del Muro de Berlín me parece que nos encontramos ante la misma guerra ideológica entre dos extremos; por un lado consumidores defendiendo sus derechos siendo arrastrados por la dinámica capitalista y por otro, pueblos completos sufriendo represalias contra su libertad. La lucha por el derecho al libre mercado se intensificó con la Revolución Industrial, ya han pasado más de tres siglos, lo que propicia que  las nuevas generaciones tengan la asimilación  innata de consumo.  Pareciera que olvidamos que fueron seres humanos quienes crearon los sistemas económicos actuales, son también los seres humanos quienes mantenemos dichos sistemas. Por lo tanto, los mismos seres podemos diseñar y mantener un nuevo sistema que tenga lo mejor de ambas ideologías.

Sé que es Utópico pero el Deber del Ser es buscar su bienestar y el de toda su especie, superando el destino biológico de sobrevivencia del más fuerte. Entonces comencemos por diferenciar de manera consciente las necesidades reales de las creadas.  Por ejemplo, consumir agua es una necesidad real, adquirir paquetes de 24 botellas plásticas para contribuir con el calentamiento global No es una necesidad. Llevar comida a la familia es necesario, adquirir una deuda como en la antigua tienda de raya, de miles de pesos a grandes corporaciones mercantiles no lo es. Perdemos de vista que no pagamos con dinero, lo hacemos con el tiempo que invertimos para sostener ese nivel de vida, tiempo que ahora nos gritan con exigencia nuestros niños y adolescentes.

Columna / La Utopía del Deber Ser – Nada nuevo bajo el sol

Tiempo de lectura: 2 minutos

La difusión reciente por la educación en casa hace que parezca novedosa pero es el origen de la Pedagogía, origen que se remonta a la Antigua Grecia: educar a los hijos bajo la lupa de los padres cerciorándose de que reciben los principios y el trato que ellos desean. Por supuesto, recurso solo al alcance de la aristocracia. La principal modificación es que ahora son los propios padres los que actúan como docentes pero sigue siendo un recurso solo para algunos.

Hay que tomar en cuenta que se necesita desde el espacio adecuado para las lecciones hasta el material didáctico que en teoría, podría ser la misma inversión o incluso menor a la que se hace en un escolarizado. En la Utopía, todos los padres deberían estar en la posibilidad de transmitir conocimientos escolares a sus hijos, sin embargo en la realidad sabemos que no es así. Venimos arrastrando décadas de programas educativos que no terminan de convencer y de personas que ni siquiera tienen acceso a ellos. Además, como muestra de centralización está el hecho de que solo el INEA puede avalar este tipo de actividad y aunque su labor es admirable está muy lejos de tener los medios para evaluar diferenciadamente a los adultos con rezago educativo y a los pequeños en homeschooling. El principal elemento que se deja fuera es la convivencia, tema ya ampliamente documentado por diversos autores encabezados por Vigotsky. Será necesario para quienes aplican este plan que consideren las actividades complementarias con otros niños sino aumentará el número de adultos poco tolerantes y sumidos en la soledad, todo lo contrario al ideal griego de formar buenos ciudadanos.

Columna / Educar-nos – Más allá del prejuicio

Tiempo de lectura: 2 minutos

Al escuchar hablar sobre algún tipo de formación académica que no sea la escolarizada, casi de inmediato se descalifica o se pone en duda su efectividad, mucho menos se considera que pueda tener ventajas sobre la modalidad “tradicional”. Esto ocurre con el Homeschooling o educación en casa, que desde lo legal carece de reconocimiento y validez, se presupone que los niños que son formados en casa carecen de las habilidades sociales necesarias para desempeñarse en el entorno. A pesar de ser un tema en el que no se ha profundizado lo suficiente, los estudios con los que se cuenta demuestran que estos prejuicios son erróneos.

Es necesario tener una mente abierta para ver con claridad y fuera de dogmas los beneficios que podemos encontrar en el Homeschooling como ser la oportunidad para estudiar de niños con problemas de salud muy específicos y complicados, niños y/o jóvenes que no encuentran en la escuela la motivación indispensable para aprender, niños cuyo interés de formación no lleva el mismo derrotero que el marcado por las instituciones, etc. Sin duda, dentro de los casos que practican la educación en casa encontramos los motivos religiosos, pero no es la regla.

En este espacio siembre se ha enfatizado que la educación comienza en casa, que este continuo educar-nos no se circunscribe al espacio físico establecido por las instancias educativas gubernamentales, por ello es necesario informarnos y conocer mejor sobre las diferentes opciones de formación académica con las que contamos en la actualidad.