Archivo del Autor: kuchkabal

No. 25 Educación Indígena

Tiempo de lectura: 1 minuto

Editorial El antagonismo histórico entre Pueblos indígenas y Occidente
Compartir más que educar Educar lo invisible
Columna / La Tinta Maestra – Terrenos Disparejos Columna / Historias de Luna – Quién pierde más el índigena o nosotros
De los indígenas para el mundo: voces y acciones que deben persistir Neoliberales vs. Diversidad Cultural
Columna / La Utopía del Ser – Del genoma a la tierra Columna / Educar-nos – Doble discurso
El Heavy Metal como promotor de la interculturalidad en la Educación. La educación indígena en la 4T
Columna / Tintes Pedagógicos -Educación Indígena desde casa. Columna / En busca de Prometeo – Prometeo y Quetzalcóatl
México y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales Universidad Intercultural Indígena de Michoacán: símbolo de justicia social

 

Editorial Educación Indígena / De allá para acá

Tiempo de lectura: 1 minuto

 

Con este número celebramos nuestro 4to. Aniversario, no imaginamos haber llegado a 25 números ininterrumpidamente, y es por eso por lo que quizás estamos aquí, porque no lo soñamos, solamente lo hicimos.

Iniciamos un quinto ciclo con un nuevo formato, una nueva imagen, nos renovamos, y acompañamos el cambio con un tema de discusiones pendientes, y más de acciones políticas que de educativas inclusivas: La Educación Indígena.

Centrada en la educación básica, en la alfabetización de los adultos, en un intento por preservar las lenguas de los pueblos asentados desde siempre en el territorio que hoy circunscribe México, la educación indígena requiere, nos parece tener un currículum propio, pero para aquellos que no están tipificados como indígenas.

Se trata de traer de las culturas indígenas aquellos elementos que nos permitan acercarnos a todos como es el arte que imprimen sus artesanías y textiles o sus conocimientos sobre herbolaria, y más aún sus valores de convivencia social y el respeto por los mayores, y en la enseñanza de la lengua distinguir el origen de aquellas palabras que tenemos prestadas en nuestro vocabulario cotidiano, tales como: tianguis o escuincle.

Desde aquí proponemos a quien los lea, sobre todo si es educador en el sistema de educación básica, que enfoque su mirada a este mundo, que deje de ser invisible, que nos ayuden a comprender a sus alumnos su herencia y su grandeza, pero sobre todo buscar aquellas actitudes que inciten a esa discriminación que nos lleva a ningún lado…se trata de traer conocimientos de allá para acá, para estar todos aquí.

Dejamos esta editorial, no sin antes agradecer a todos aquellos que han hecho posible este cuarto aniversario.

Columna / La Tinta Maestra – Terrenos disparejos

Tiempo de lectura: 2 minutos

En alguna otra ocasión ya he compartido que durante un ciclo escolar, a comienzos de esta década fungí como instructor comunitario  para una delegación del CONAFE en Querétaro. En escenarios como tales, es imposible no adoptar un fraterno amor por la docencia y más, porque se juega un rol donde muchos jóvenes se exponen a sí mismos con tal de conseguir el propósito de llevar educación a lugares recónditos.

Para los jóvenes que se integran a esta labor no hay más garantía que el agradecimiento honesto de las comunidades pues sustituyen el deber de una responsabilidad que muchos quieren atender pero con pocas herramientas tanto profesionales como pedagógicas.

Hoy, les llaman Líderes para la Educación Comunitaria. Son jóvenes, en su mayoría con secundaria terminada y en el mejor de los escenarios con preparatoria concluida. Muchos de ellos son surgidos del mismo sistema de educación, comúnmente mixto, del CONAFE.

El ciclo educativo generacional

Con todas las limitaciones formativas que pueden tener, han logrado sacar adelante la educación de sus propias comunidades.  Cuando se tiene la edad para ingresar al preescolar, un adolescente vecino le instruirá a un pequeño que en unos 13 o 15 años más hará lo mismo por los nuevos pequeños de la comunidad.

Pero aprenden, y lo hacen muy bien. A pesar de no ser normalistas o pedagogos, enseñan, con regalías que ningún docente aceptaría y que muchas veces se terminan gastando en material didáctico… Pero así, sin más, es como muchos ponen el hombro, para sacar adelante a los más necesitados del país y lo están haciendo bien, porque ponen lo mejor que tienen para dar.

 

Editorial – Número 24

Tiempo de lectura: 1 minuto

La deserción escolar, particularmente así llamada en la región de América Latina, es un fenómeno altamente complejo como se muestran en los estudios estadísticos que se han realizado en los últimos años en instituciones de los países donde se presenta y también por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La preocupación derivada de los resultados, no es para menos cuando la problemática se relaciona con ámbitos sociales, económicos, biológicos, psicológicos y culturales, que indica un claro origen multifactorial.

Considerando que la deserción escolar según la UNESCO (2006) es la “partida prematura del colegio antes de haber concluido un ciclo completo o un curso ya iniciado” se puede deducir una estrecha relación con los conceptos genéricos de fracaso y rendimiento escolar; respecto a este último, su control, la eficacia del docente, la evaluación, la norma académica y la psicología de la educación. Por otra parte, de manera más específica, con la idea del alumno desertor, el desperdicio escolar y la tasa de deserción. Todos estos, muestran un panorama que permite establecer para este número de Kuchkabal, cinco ejes temáticos alrededor del tema: el contexto social, la orientación vocacional, la violencia, la economía y el sistema educativo. Sin más, dejamos que sus ojos recorran estas páginas.

La Formación del Voluntariado / Número 1

Tiempo de lectura: 1 minuto