Educar-nos / Nuevos Analfabetismos

Tiempo de lectura: 1 minuto

Al hablar sobre analfabetismo lo primero que viene a la mente es la idea de no saber leer o escribir. En un sentido más amplio se aplica también a las personas carentes de conocimientos básicos o en una disciplina en específico.

En fechas recientes se popularizó el término “analfabetismo funcional”, el cual implica no saber aplicar los conocimientos de una forma práctica para la resolución de problemas en la vida cotidiana. Por otro lado, con el auge y desarrollo vertiginoso de las tecnologías se acuñó el “analfabetismo digital” que describe al sujeto carente de los conocimientos necesarios para hacer uso de las nuevas tecnologías, erróneamente se supone que esta condición es predominante entre persona de avanzada edad, sin embargo, entre los jóvenes tampoco se hace un uso eficiente de herramientas tecnológicas.

Entonces todos somos analfabetos en diferentes grados y en diversos contextos. Si hablamos de educación emocional pocos saben reconocer sus emociones, expresarlas y mucho menos gestionarlas. Ahora bien, si revisamos nuestro estado de cuenta, podemos ver que somos analfabetos en términos de finanzas personales; si hablamos sobre derechos humanos pocos salen bien librados.

Por ello es importante educar-nos más allá de la lectoescritura y temas académicos, vivimos inmersos en un sinfín de temáticas y situaciones que requieren de toda nuestra atención para enfrentarlas de la mejor manera posible, para crear un ambiente de cordialidad, respeto y empatía.