No.30 Titulación Universitaria

Tiempo de lectura: < 1 minuto

 

Editorial

En Busca de Prometeo / El meme de Prometeo

Tesis o no tesis, ahí está el detalle

Asesorar una Tesis

Nunca es tarde para titularse

Historias de Luna / Termina el camino que has iniciado, sí lo puedes lograr

Tintes Pedagógicos / La importancia de elaborar una tesis.

Tesis: formación e investigación

Realidades en México de la obtención de grado de maestría

Educar-nos / Del sueño a la cruda realidad

Entrevista a Josué Luis Lugo: La tesis es una metáfora de la vida

5 ideas aleatorias sobre la Titulación Universitaria de Kuchkabal

Espejos Alternos / Datos crudos de la titulación

Mediateca

Editorial / Titulación Universitaria

Tiempo de lectura: 2 minutos

La titulación universitaria se ha convertido, desde hace tiempo, en objeto de ajuste de las instituciones de educación superior, lo que ha llevado a abandonar cada vez más la idea de su hechura para obtener una licenciatura o grado, y con ello las credenciales necesarias para ejercer una profesión ante la sociedad.

Así entonces tenemos que un título universitario puede ser producto de una investigación, un examen de conocimientos, un buen promedio o una profundización de conocimientos a partir de cursar estudios de maestría o doctorado, por cierto que en algunos casos estás últimas también ya se obtienen por exámenes de conocimientos, o simplemente por concluir sus estudios en algunas instituciones de educación superior.

Abandonar  la Tesis, es decir dejar de investigar para argumentar la escritura sobre un tema determinado,  pone en desventaja a los universitarios sobre aquellos que no lo requieren para egresar.  Es verdad, la Tesis para muchos se ha convertido en el trámite que jamás realizan y por tanto se dejan truncos los estudios de licenciatura, maestría o doctorado,  porque al no titularse el estudiante es tanto como no haber concluido los estudios universitarios, aún cuando se tanga el  cien por ciento de los créditos cubiertos, y por tanto se entiende la proliferación de opciones de titulación.

Cuando se observan los resultados de PISA (Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes de la OCDE) para México de 2018, los cuales no son nada halagüeños en las competencias de lectura y matemáticas, no es difícil suponer las deficiencias de los estudiantes universitarios que se recibirán en el futuro, lo que sin duda, en su momento va a impactar en la realización de este trabajo escolar, ya que elegir y escribir un tema de tesis va a requerir el desarrollo del pensamiento crítico, así como el pleno ejercicio de la competencias de lectura y escritura, y al no tenerse del todo, esto sin duda afectará a la realización de la tesis, porque cabe decir que estos asuntos no se corrigen necesariamente en el transcurso de los estudios superiores, los cuales también se ha convertido en grandes simuladores de certificación tanto en el ámbito público como privado.

¿Es necesario defender a la tesis como el último camino a transitar en la formación de licenciatura, maestría o doctorado? En Kuchkabal creemos que sí , ya que se trata de tener profesionistas con mayores capacidades para tomar posturas claras ante desafíos profesionales y personales, y porque también contribuye la realización de una tesis, que es en realidad el primer trabajo profesional que el egresado realiza y es evaluado por otros profesionales, lo que sin duda le dará certeza sobre los siguientes pasos.

Por último, pero en otro orden de ideas celebramos en Kuchkabal el regreso de la columna Tintes Pedagógicos de Heidi Arugüello fundadora de Kuchkabal, y  de igual forma le damos la bienvenida a este espacio a  Jorge Mendéz Tamayo con su columna Espejos Alterenos. 

Tesis o no tesis, ahí está el detalle

Tiempo de lectura: 3 minutos


The thesis as the reception document for obtaining an academic degree goes beyond just being a requirement, implies the possibility of generating knowledge for the development of society and the acquisition of skills of the candidate.


Por José Daniel Guerrero Gálvez

En noviembre, en un Congreso de Ingenieros Civiles, Carlos Slim declaró lo siguiente:

Cuando un alumno acaba su carrera, sale y está listo para trabajar… lo ponen a hacer una tesis y un examen profesional. Ya acabó la carrera, cuatro años, ya lo examinaron durante cuatro años, ya qué más le examinan (El Financiero, 27 de noviembre de 2019).

Por supuesto, la nota no se hizo esperar desde la noche de ese día y en los titulares al día siguiente pero ¿por qué lo dijo? Analicemos el contexto económico mexicano primero. En los últimos años, mucho más evidente desde 1988, México comienza a emigrar hacia un modelo neoliberal donde las políticas económicas implicaban un cambio, este se inclinó por la mano de obra barata. Este tipo de trabajo requiere que el empleado no tenga un conocimiento muy elevado, es decir, un nivel de técnico, no de bachillerato sino de secundaria siendo más que suficiente para ello, por eso en una entrevista a la Dra. Rosa del Carmen Flores menciona que la movilidad social se presenta al terminar la secundaria en detrimento de los siguientes niveles educativos siendo en éstos la remuneración más precaria (Vanegas, Marzo 3, 2019).

En un escenario así, por supuesto las palabras del Señor Slim son adecuadas si se piensa que el país siga en esta condición y que para los más ricos es un gran negocio porque las utilidades se incrementan a costa de los bajos salarios, por eso muchas compañías invierten en países con estás características para poder incrementar sus ganancias, práctica que se ha denunciado como un tipo de esclavitud. A pesar de esto, las instituciones públicas mantienen la forma de titulación a pesar de las declaraciones mencionadas y el escenario descrito, aunque algunas, principalmente en las privadas, omiten esta modalidad con el fin, ya sea para crear un mercado cautivo ofreciendo el siguiente nivel académico o para facilitar la inserción al mercado laboral bajo las políticas económicas mencionadas.

En un contexto diferente, la tesis toma un rol distinto, en la formación y no en la capacitación. La razón, a través de este documento se produce conocimiento y éste a su vez implica desarrollo, no solo tecnológico sino también social. Los países desarrollados lo saben, los desarrollos tecnológicos y sociales es por la investigación vertidas en documentos llamados tesis presentándose en diferentes momentos, particularmente en los niveles superiores de educación donde se evidencian más. Por ejemplo en el repositorio del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) alberga tesis de Licenciatura (bachelor’s degree), Maestría (Master Degree) y Doctorado (PhD).

Hay más instituciones donde la tesis toma una importancia en la formación del alumno que determina mucho en desarrollar habilidades de investigación, la justificación de los conocimientos necesarios y suficientes para el ejercicio de la profesión en la vida laboral, la generación de nuevo conocimiento como se mencionó anteriormente y desde lo social, en la idea que se expuso anteriormente, la diferencia entre políticas de mano de obra barata y políticas de desarrollo, entre la investigación y lo operativo, entre el desarrollo y el retroceso en todos los ámbitos de la sociedad.

José Daniel Guerrero Gálvez es estudiante de pedagogía en proceso de titulación en la Facultad de Filosofía y Letras (UNAM), administrador de un centro de datos, programador y promotor del software libre.

Nunca es tarde para titularse

Tiempo de lectura: 3 minutos

 


Nowadays people return to higher education institutions where they studied, with the aim of finally graduating, since having this degree offers them a retirement in better conditions.


Por Alejandra Vanegas

Cuando la conclusión de una carrera profesional significaba movilidad social, esos años que los padres orgullosos comentaban sobre sus hijos abogados, médicos, ingenieros, etc., muchos de ellos ejercieron sin realizar el trámite de titulación. Por este motivo, aquellos que se integraron a la fuerza laboral en la década de los años 60 del siglo pasado, hoy que están en trámite de jubilación regresan a las instituciones de educación superior donde cursaron sus estudios, con el objetivo de por fin titularse, ya que el contar con este grado les ofrece un retiro en mejores condiciones.

De la teoría a la práctica

Ante este fenómeno surgen varias interrogantes: es válida una titulación tan extemporánea, qué criterios se deben aplicar a estos casos, puede ser este el detonante para que continúen su formación, es un gasto o una inversión para el Estado, la experiencia rebasa a lo aprendido en el nivel superior. Para algunas de estas preguntas podemos bosquejar respuestas desde un punto de vista muy particular.

Cualquier titulación es válida si cumple con los lineamientos establecidos por la institución educativa; en teoría al ser exalumnos que cursaron planes de estudio ya obsoletos, deberían realizar una actualización o revalidación al plan vigente, sin embargo, en la práctica, desde mi experiencia en el sector educativo esto no ocurre así. En algunos casos puede suceder que el ambiente escolar invite al egresado a retornar a las aulas, ya sea en la misma institución, en otra diferente o que al fin libre de horarios y exigencias económicas estudie algo muy distinto a su disciplina. De ninguna forma es un gasto, en todo caso es una inversión con recuperación retroactiva, y con mayor razón si la experiencia adquirida durante 35 años de ejercicio de una profesión se comparte con las nuevas generaciones.

¿Cómo me puedo titular?

Para evitar llegar a estos límites es mejor estar informados de los tipos de titulación que ofrece nuestra escuela, universidad o instituto; para ello investigamos en las dos instituciones de educación superior en México: la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), los cuales ofrecen las siguientes modalidades de titulación.

En la UNAM, de acuerdo con el documento “Opciones de titulación” pueden existir algunas pequeñas variantes, dependiendo de la carrera y facultad. Sin embargo, las que más prevalecen son:

  • Tesis
  • Tesina
  • Informe académico por actividad profesional
  • Informe académico por investigación
  • Informe académico de servicio social
  • Examen general de conocimientos
  • Por la realización total de créditos y alto nivel académico
  • Seminario de titulación

Por su parte, el IPN, en el Artículo 5 del Reglamento de Titulación señala:

I. Proyecto de investigación

II. Tesis

III. Memoria de experiencia profesional

IV. Examen de conocimientos por áreas

V. Créditos de Posgrado

VI. Estudios de Licenciatura

VII. Seminario de titulación

VIII. Escolaridad

IX. Curricular

X. Práctica profesional

XI. Programa especial

Así que no hay que esperar hasta el último momento, es mejor conocer a detalle cada una de las opciones, para estar seguro de que la opción que elijamos sea la más acorde a nuestros planes y expectativas.

 

Alejandra Vanegas es pasante de la Licenciatura en Pedagogía del Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia de la Facultad de Filosofía y Letras-UNAM

Tiempo de lectura: 2 minutos

Para muchos puede resultar un viacrucis, para otros no tanto, pero lo cierto es que la Tesis no deja a nadie indiferente. Al iniciar una carrera profesional se sueña con el día de la titulación, aunque pocos se ocupen de pensar en su tema de tesis antes de terminar los créditos, y es cierto que en muchas instituciones se titulan con otras opciones o de manera directa, pero te has preguntado ¿cuál es la importancia de realizar una tesis?

Lo primero es que el estudiante demuestra sus capacidades de análisis, reflexión e investigación desarrolladas a lo largo de la carrera, conectando así lo aprendido en el aula con las problemáticas reales de la sociedad. Entonces, lo que la tesis aporta son justamente esos tintes pedagógicos llevados a una realidad para atender o pretender resolver una problemática. Es el momento de tomar las teorías y aplicarlas al contexto en el que se mueve el tesista. Incluso hay ocasiones en que ya se está llevando a la práctica una idea para ayudar a minimizar la brecha entre la problemática y el deber ser, por lo que una tesis en este sentido aportará la experiencia con resultados más tangibles.

Pero esto no es todo, la tesis coloca al estudiante universitario en una nueva dimensión puesto que será, su primera obra publicada, si bien puede no ser la última, será la que le ofrezca la oportunidad de escribir más y a mayor profundidad sobre aquello que le interese. De este modo permite la renovación del conocimiento y la generación de nuevas relaciones personales para contrastar ideas y obtener nuevas perspectivas.

Por esto, la Tesis además de ser un requisito indispensable para titularse ¡puede ser el principio del cambio personal y colectivo!

 

Realidades en México de la obtención de grado de maestría

Tiempo de lectura: 3 minutos

 


There are two factors for which the specialty, master’s and doctoral students leave the program or do not obtain the degree: one occurs in the first weeks due to the few financial support (scholarship) forcing them to study and work, the other is related to difficulties when obtaining their degree in the advice they receive.


Por Francisco Jesús Vieyra González

La maestría en la actualidad es un grado educativo necesario para contribuir al desarrollo profesional del estudiante y tener mayores facilidades al incrustarse en los ambientes laborales debido a la competencia que existe actualmente entre profesionistas, situación que ha exigido a las instituciones educativas responder con programas accesibles y de calidad. El periódico Animal Político señala que:

“solamente en México el 17% de sus habitantes que tienen entre 25 y 64 años tienen la oportunidad, grandiosa oportunidad, de pertenecer a la universidad y solo el 1% tiene estudios de maestría o equivalentes, lo que demuestra el rezago educativo que tiene nuestro país en educación superior y posgrado” (2017, par. 1)

Es frecuente que en los programas de posgrado a nivel nacional los estudiantes abandonen sus estudios y/o posterguen el proceso de titulación debido a situaciones académicas, personales, laborales o económicas, que los sigue manteniendo en la escolaridad de licenciatura al no poseer el título de la institución educativa y la cédula profesional que extiende la Secretaría de Educación Pública (SEP) a través de la Dirección de General Profesiones (DGP), con la que se válida que se cuenta con los conocimientos para desempeñar una actividad de manera profesional y ética.

Posgrado en cifras

En el documento Diagnóstico del posgrado en México (Bonilla, 2015) plantea que para obtener un grado de posgrado se considera óptimo un tiempo de dos años (eficiencia terminal) después de egresar para no obtener el estatus de abandono escolar, además señala que según los datos nacionales de egreso de posgrado del 2013 a 2016…

  • El porcentaje de estudiantes que ingresaron en comparación con los que obtuvieron el grado no llega ni a la mitad.
  • Cada año ingresan más personas al posgrado y también aumenta el porcentaje de aquellos que lo abandonan, no concluyen o no obtienen el grado.
  • Si se compara el número de los egresados con los que obtiene su grado, solamente el 50% lo realizan antes de dos años.

Una de las autoras que ha abordado este tema es la Dr. Fresan (2013), investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). En su ponencia titulada “Factores que propician el abandono y obstaculizan la culminación de los estudios de posgrado” señala que son dos los factores por lo que los estudiantes de especialidad, maestría y doctorado abandonan el programa o no obtienen el grado: una ocurre en las primeras semanas debido a los pocos apoyos económicos (beca) obligándolos a estudiar y trabajar, la otra está relacionada con las dificultades al momento de obtener su grado en la asesoría que reciben.

Tradicionalmente al egresar de la maestría los estudiantes realizan una tesis para la obtención de grado, aunque en los últimos años se han implementado otras opciones en las universidades e instituciones de educación superior, privadas y públicas en México para aumentar el porcentaje de eficiencia terminal, entre las cuales se encuentran la tesina, proyecto terminal, memoria profesional, examen de conocimientos, publicación en una revista con reconocimiento académico, diplomado, estudios de doctorado, entre otras más, llegando hasta la titulación automática al alcanzar un determinado promedio.

A pesar de toda esta gama de posibilidades se sigue presentando un abandono y baja eficiencia terminal, por lo que es necesario brindar acciones institucionales y un acompañamiento por los docentes o tutores de los programas académicos para que los estudiantes puedan obtener su grado, en tiempo y forma, cumpliendo sus actividades personales y académicas sin perder la calidad de sus conocimientos y experiencias necesarias para ser agentes de cambio en su entorno cotidiano y laboral, además de continuar con los estudios a nivel doctorado.

 

Fuentes de consulta.

Animal Político (2017). En México, solo 17% de los jóvenes logran estudiar launiversidad. México. Recuperado de https://www.animalpolitico.com/2017/09/educacion-superior-mexicoestudiantes-universidad-ocde/

Bonilla, M. (2015). Diagnóstico del Posgrado en México: NACIONAL. México: CONACyT- UNAM. Recuperado de http://www.posgrado.unam.mx/sites/default/files/2015/10/comepo_regiones.pdf

Fresan, M. (2013). Factores que propician el abandono y obstaculizan la culminación de los estudios de posgrado.  México: UAM. Recuperado de https://revistas.utp.ac.pa/index.php/clabes/article/view/877/904


Francisco Jesús Vieyra González es egresado de la Maestría en Gestión del Aprendizaje en Ambientes Virtuales de la Universidad de Guadalajara y docente de la Maestría en Educación en UNITEC

La tesis es una metáfora de la vida: Luis Josué Lugo Sánchez

Tiempo de lectura: 5 minutos

 

 

 

Con ojos que sonríen, el Mtro. Luis Josué Lugo Sánchez llega puntal a su cita con Kuchkabal, el lugar, una cafetería llamada el Gato Culto, ubicada en las cercanías de Ciudad Universitaria, de  la Ciudad de México.

Licenciado y maestro en Ciencias de la Comunicación, doctorante en Ciencias Sociales todo ello por la  Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Su interés en la investigación: la tecnopolítica, pero además es el principal emprendedor de un proyecto singular llamado TesisCafé.

Cómo surge la idea…

La hermana de Luis Josué lo recomendó a una amiga para que la ayudará a hacer su tesis, después, él  concibe un curso extracurricualar de titulación, y luego comienza un andar entre cafeterías, sorbos de café y asesorías metodológicas lo que lleva a  la génesis de TesisCafé.

Esto empezó cuando inicié mi camino por la docencia, primero como profesor adjunto y después como  titular tanto en el sistema escolarizado como abierto de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, lo que hizo que mi hermana me recomendara con una amiga suya para que le ayudara con la tesis. Las reuniones eran en un café, la asesoría le gustó mucho, y el pago era que me invitaba un café, no le cobré porque sentí que era una forma de retribuir mis estudios de maestría que estaba por concluir en ese momento, sin embargo, ella insistió en que era un trabajo y sugirió que me conseguía tres amigas para asesorar, les cobrará una cuota de recuperación; llegaron y les gustó.

En ese entonces daba clases en una universidad privada y lancé mi primer curso que se llamaba “Titúlate Ya” , para lo cual le renté en espacio en la universidad, pasaron tres generaciones, la mayoría salían contentos pero la universidad empezó a ver que llegaban muchos tesistas y quería cobrar más, dije: tampoco es para eso. Empezamos hacer un TesisCafé itinerante y nos reuníamos en grupos de 5 personas, en distintas cafeterías.

Los conocimientos previos

Los tesiscafecistas, no arriban sin saber investigación, cuentan con conocimientos metodológicos previos que fueron adquiriendo en el trayecto de sus años universitarios.

Llegan con experiencias, saben qué es un objetivo, han hecho trabajos, proyectos conocen los formatos APA y Chicago, entonces la pregunta es: ¿por qué sí tienen experiencia en metodología no se titulan? No es cuestión de conocimientos, el asunto es que no escriben, ese es el problema, hay una traba tremenda entre pensar y escribir, es entonces cuando empezamos a desarrollar métodos adecuados para cada persona, pero para ello nos tuvimos que preparar.

Se trata guiar hacia una redacción tesística. Se hace un seguimiento personalizado, en función de cada tipo de aprendizaje que tiene cada tesista y contamos con videos, podcast y manuales de apoyo que hemos hecho, pero aún así no prescindimos de los clásicos.

Las emociones son parte de la tesis

La tesis es una metáfora de la vida, lo que somos en la vida lo reflejamos en la tesis. Un ejemplo: un día llegó una chica a TesisCafé, no sabía que pedir de beber, quería que se lo resolviéramos, sin conocerla le dije: no sabes de qué hacer la tesis y quieres que yo te lo resuelva, pero no te lo vamos a resolver, porque pides una comida, no te gusta, tomas un tema no te gusta, hay otros. El punto es ser como un entrenador deportivo, que no suelte a la persona, que le apasione, que le de forma.

Hemos visto varias personalidades, como: el que se desborda y quiere más temas, entonces lo que le proponemos es que los apunte en un post, los convierta en una ponencia o en la tesis de maestría, eso baja su angustia. Otro perfil: el que se angustia, eso tiene que ver con personas demasiado perfeccionistas. 

Pedir ayuda es cuestión de género

El 90 por ciento de los que llegan a TesisCafé son chicas, con buenos promedios y trabajos, pero confiesan con pena: “lo único que no he podido hacer en mi vida es la tesis”, hay que bajar el ego, el espíritu de competencia; tenemos un grupo en WhatsApp, para apoyar a aquellos que entran en crisis a las tres de la mañana.

A los hombres les cuesta más trabajo pedir asesoría y menos si se las da otro hombre. La construcción de la masculinidad que se ha hecho en la tesis es que el hombre puede salir de sus propios problemas. 

Los problemas de amor, impronta en las tesis

Hay quienes en el proceso terminan con sus parejas, eso es demoledor o, quienes se quieren ir a vivir con sus parejas y eso distrae el hacer de la tesis, pero los acompañamos, para que no desistan. 

Los problemas de amor, impronta en las tesis, no se termina, ni tampoco se resuelve el problema. Los grupos de apoyo ayudan, tenemos una psicóloga en el equipo y yo también ando de chismoso en cursos de psicoanálisis o inteligencia emocional para manejar estos casos y saber cuándo soltar casos más profundos. Les ofrecemos 10 terapias gratuitas para apoyarlos y que salgan adelante con su trabajo.

Enfrentar obstáculos personales que se vuelven institucionales 

Nos ha pasado que cuando los tesistas van y registran sus trabajos sucede que les niegan el registro, con argumentos como la inexistencia de autores que es increíble que desconozcan, la razón es porque la persona  que revisa los protocolos o asigna el sínodo, no le cae bien el asesor de la tesis o les quieren reasignar al asesor. Entonces trabajamos estrategias de discurso que debe llevar el tesista para vencer estos obstáculos.

Hay quienes desacreditan el valor de la tesis, pero el profesor Lugo nos da razones para no hacerlo.

La tesis es subjetiva, esto es, que el tesista sepa qué quiere y asuma lo que quiere, no es tan fácil, en el mundo que vivimos, no pensamos lo que queremos y pocas veces nos hacemos cargo de ese deseo de lo que queremos. La tesis, de arranque puede parecer un proceso mecánico, pero a la vez es la oportunidad de volverte especialista. 

Hacer una tesis te da herramientas científicas y analíticas para los ejercicios profesionales, y contrario a otras lógicas, una persona que hace una tesis, es una que ya enfrentó muchos problemas de investigación, que va resolver situaciones y tiene un pensamiento estratégico.

Para enfrentar desafíos: pasión, persistencia y actualización. 

Cuando  aumentaron los tesiscafecistas, nos dimos cuenta que había personas que venían a robarnos las ideas, había que rentar un lugar, fue ahí donde dimos el salto, se decidieron los montos, los planes de pago, además empezamos con nuestro Canal de Youtube y editamos el Tesilibro como un recurso de consulta para nuestros tesistas porque siempre se necesita una guía. A veces no  tienen dinero para pagar y hacemos intercambio entre nuestros tesicafecistas de diseño o corrección de estilo.

Sin duda, los aportes del profesor Lugo son enriquecedores para todos aquellos que en este momento están realizando o asesorando una tesis, pero también hay que decir que  esta construcción se basa en una falta que cometen las instituciones de educación superior como producto de sus debilidades organizacionales, metodológicas y de seguimiento de los procesos de titulación, que dicho sea de paso son de una riqueza infinita y poco aprovechada por estas instancias que va desde la sistematización de la investigación hasta la estrategia de gestión interna y externa de conocimiento.

Espejos Alternos / Datos crudos en la titulación

Tiempo de lectura: 2 minutos

En ocasiones he oído decir que el cuello de botella de la UNAM es el número de estudiantes titulados anualmente a nivel licenciatura, esta expresión es de llamar la atención. Si uno revisa el Anuario de Educación Superior a nivel licenciatura 2018-2019 del ANUIES, encontrará que ese año en la universidad de la nación egresaron 21,640 y se titularon 14,864, la diferencia entre ambas cifras no es mucha. Sin embargo, si comparamos ambos tópicos con la matricula total de alumnos que es de 137, 847, la expresión tiene razón de ser, tornándose alarmante y de preocupación.

Los números de egresados y titulados dan la sensación de dos realidades distintas y alejadas, las razones de la disparidad de datos son diversas. Analicemos una, la precaria formación ligada a la investigación durante la carrera, que sin duda dificulta mucho la realización de la tesis para un estudiante sin habilidades de razonamiento y abstracción, o sin actitudes y hábitos de disciplina y búsqueda de información.

La universidad debería formar en el alumno al profesional y al investigador, que sepan dar respuesta y alternativas a problemáticas sociales propias del área en que se formó, es por eso que desde el inicio de la carrera se tendría que ligar el proceso formativo no solo a la enseñanza, sino también al ámbito de investigación. Tal vez así, en años posteriores el número de egresados refleje en igual o casi igual cifra el número de titulados, con el fin de acercar más ambas realidades.

 


 

En Busca de Prometeo / El meme de Prometeo

Tiempo de lectura: 2 minutos

La tecnología nos ayuda a realizar muchas tareas, específicamente la informática, la computacional o conocida más como las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) son las que tienen una versatilidad impresionante para eso. Una de estas actividades, tema de este número de Kuchkabal es la titulación y la pregunta es, ¿el tesista tiene las habilidades necesarias y suficientes de las herramientas tecnológicas para su uso óptimo en su proceso de titulación? Si esta pregunta se realizará a cualquier tesista, la mayoría de estos respondería que “sí, por supuesto” pero cuando se le pregunta por cuestiones más avanzadas de las herramientas informáticas, particularmente de los procesadores de texto, hojas de cálculo, correo electrónico y navegadores Web se puede apreciar un limitado conocimiento de estas. Así, la persona, que podría no ser tesista sino aún estudiante, usa el procesador de texto como una máquina de escribir, la hoja de cálculo como una calculadora, el correo electrónico como simple transmisor y receptor de mensajes y, el navegador Web únicamente como un visualizador de páginas Web.

Utilizar una herramienta implica tener conocimientos adicionales además del que se posee con respecto a esta. Es así como el carpintero que sabe usar la garlopa, el martillo, el serrucho, el torno también debe saber los tipos, las características de la madera y la forma cómo tratarlas; así igual, las TIC requieren de un conocimiento sobre su naturaleza que determina una serie de conocimientos que crece con el tiempo, no en su fundamento sino en las formas, eso sin contar el conocimiento necesario subyacente como puede ser, el saber sobre maquetación de documentos y trabajo editorial para el caso de los procesadores de texto o bien, aritmética y álgebra para las hojas de cálculo. Parece tema de tesis, lo es y es aquí que un meme podría entrar a colación, imaginen a Prometeo observándolos con reprobación y un texto al fondo de la imagen diciendo: «Prometeo viendo como no sabes utilizar las TIC después de pagar el precio por robar las artes de Atenea y Hefesto».

Asesorar una tesis

Tiempo de lectura: 4 minutos


A bachelor’s thesis is not only the culmination of the university years, it reflects the school formation from the kindergarten, until the presentation of the professional exam.


Por Lorena González Boscó

He dirigido 15 tesis como parte de mis quehaceres docentes dentro de la UNAM, todas ellas de licenciatura, y en su mayoría relacionadas con las  Tecnologías de la Información y la Comunicación de las licenciaturas de Pedagogía, Comunicación y Relaciones Internacionales.

Una tesis de licenciatura, lo digo siempre, no es sólo la culminación de los años universitarios, refleja la formación escolar desde el jardín de niños, hasta la presentación del examen profesional, es entonces, considero: la coronación de esta trayectoria escolar.

Quienes asesoramos tesis, yo diría que somos unos privilegiados, porque los tesistas ven en nosotros el puente que les va a ayudar a concluir esta tarea, y su elección se puede basar en los siguientes criterios : el profe es buena gente, sabe del tema, no me va a abandonar en el proceso, siempre contesta los correos, me escucha. Esto es, digamos: una especie de propuesta de matrimonio entre el tesista y el asesor hasta que el examen profesional los separe.

Cabe  mencionar que asesorar una tesis, no es sólo el trabajo del alumno, el nombre del asesor lo acompaña en la portada  del trabajo, y por ello hay que estar atento en la consecución del trabajo.

Arrancamos la tesis…

Una vez aceptado el compromiso, se acuerda un calendario de trabajo, el cual incluye un diagnóstico preciso del tiempo que el alumno le va a dedicar a esta empresa. Entonces vienen las promesas, que la mayoría de las veces, no se cumplen del todo, y un trabajo que suponía 6 meses se ha convertido en 10 años, por muchas razones que van desde la falta de un interés real por hacer el trabajo hasta la autoconfianza,  pasando por situaciones personales de cualquier índole, que incluso, el trabajo, ya no se realiza.

En lo personal, me sucede, que me entusiasmo casi por todos los temas de mis asesorados, les mando material si lo tengo sobre la cuestión, les presto las tesis que han hecho otros asesorados sobre el tema, se trata de capitalizar sobre lo que se tiene para seguir construyendo conocimiento.

La Tesis: ¿búsqueda de conocimiento o trámite?

Voto siempre por la primera, hacer un trabajo de investigación debe ser un viaje gozoso, pero en ocasiones, no sucede así, porque esta tarea no se resuelve adecuadamente durante el curso de los estudios universitarios. Aún cuando existen asignaturas ex profeso para eso, en las licenciaturas que requieren para su egreso este tipo de trabajo académico,  al momento que egresa el estudiante, no se ha concluído la tesis, ni se tiene el protocolo de investigación, y en algunos casos ni el tema, porque estas asignaturas no fueron bien llevadas por el docente o el alumno no se empeño en hacer su tarea,  entonces esta búsqueda de conocimiento se vuelve un trámite largo o hasta un pendiente de  por vida.

En esta experiencia de asesorar tesis me he encontrado con tesistas que están verdaderamente apasionados por su tema y en menos de un año se titulan, y otros que me han propuesto que les escriba la tesis, así como se lee, porque de su titulación depende la permanencia o ascenso en el trabajo, y aunque parezca que esto debería ser razón suficiente para acelerar el proceso de titulación, simplemente no sucede. Tiempo después me comentan que perdieron el trabajo o el ascenso no llegó, lo que los frustra y desmotiva para reanudar su tesis.

Creo que al final, las tesis se logran cuando existe un genuino desafío intelectual y se tiene seguridad personal para hacerlo, más allá del trámite, connotación que se le da en realidad cuando, a mi parecer, se justifica su falta de realización por razones que no tienen que ver con la búsqueda del conocimiento, y se pretexta, hasta el infinito y más allá, la hechura del escrito en cuestión.

Mi primera vez, gracias Rossi

Empecé a ser docente universitario a finales de la década de los noventas, y por ende me puse en la mira de los alumnos para acompañarlos en su trabajo recepcional, pero pasaron casi ocho años para que alguien me propusiera ser su asesora. Lo confieso, me asuste un poco, y me cuestioné si sería capaz de hacerlo, y le dije a Rossi, mi tesista: es la primera vez. Pero aún así ella confío, y empezó este camino de acompañar, asesorar y motivar a los estudiantes para que logren su objetivo. La satisfacción de verlos titularse, la siento siempre, pero no la puedo explicar.

La primera vez no fue fácil, los asesores somos examinados a la par de los tesistas, si la tesis no va bien, indirectamente somos cuestionados, y aún cuando recuerdo que las correcciones no fueron muchas, tuvimos que darle varias vueltas a la tesis, porque cometimos un error queriendo complacer a todos los sinodales, y eso es imposible.

De esa primera vez aprendí que tenemos que buscar los consensos y los denominadores comunes entre las correcciones, para lograr la aprobación del trabajo. La moraleja entonces, fue: no se corrige la tesis hasta tener la última observación del sínodo.

Las mejores prácticas hasta ahora

He aprendido varias cosas, las cuales las comparto para aquellos que empiezan con está labor:

  • A los tesistas se les debe observar y escuchar atentamente para saber qué es lo que quieren y detectar si realmente es un buen momento para emprender este trabajo, porque para el asesor también implica una inversión importante de tiempo y espacio.
  • Motivar al tesista cuando se empieza a desatender del plan de acción. Ellos son los que proponen los tiempos, y ellos mismos son los que los desvían. Una llamada, un correo pude hacer la diferencia para que regresen al plan, lo cual no debe suceder más de tres veces.
  • Procurar el diálogo constante, cuando el tesista lleva un buen ritmo hay que estar en permanente contacto con él para seguir su avance.
  • La mala redacción, sí el tesista tiene problemas serios con la redacción, mandarlo con un corrector de estilo, no es su función del asesor hacerlo, pero  sí un motivo para abandonar al tesista
  • Abandonar al tesista, cuando se reúne el asesor tres veces con el tesista y no se ndica ningún avance significativo, es una alerta de que el tema no es su prioridad, y le está quitando tiempo al asesor.

Asesorar una tesis, no sólo es un desafío para el estudiante, también lo es para el asesor, es un camino de aprendizaje para ambos.

Historias de Luna / Termina el camino que has iniciado, sí lo puedes lograr

Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Cómo has estado?, yo he estado muy bien.

En la escuela estuvimos viendo acerca de las autobiografías y biografías de personas famosas, y claro la nuestra también, estuve leyendo varias y vi que algunos empiezan desde muy jóvenes a tener interés por ciertas profesiones. Como Mozart, que a los 5 años ya componía obras musicales; o como Picasso que a los 15 años realizaba grandes obras de arte. Por otro lado, esta Stephen Hawking, un apasionado por el tema del universo que dedicó gran parte de su vida al estudio del espacio-tiempo hasta ser Doctor en Física Teórica y Cosmología.

Muchas personas han dedicado muchos años de su vida al estudio, yo apenas llevo unos cuantos y veo que aún me falta un gran camino por recorrer, tendré que estudiar alrededor de 19 años para poder titularme de la universidad, pero de éstos, los últimos 4-6 años de estudio son los que me prepararan en la formación académica específica para convertirme en una profesional de algo. Me gustaría ser profesora o tal vez dedicarme al cuidado y preservación del medio ambiente, todavía no tengo clara que profesión quiero; pero también son muy importantes los años previos, ya que nos dan conocimientos, valores, cultura general y los cimientos para una educación superior de calidad.

He escuchado que no muchos llegan a titularse, que han estudiado una carrera y han terminado sus clases en la universidad pero que por ciertas razones no logran obtener su título universitario. Uno de los principales motivos es la elaboración de la tesis y el examen profesional, mis papás comentan que es un trabajo de investigación elaborado, pero si ya dedicaste 19 años de estudio para llegar a donde has soñado creo que vale la pena un esfuerzo más para cumplir completamente tu meta.

Una vez escuche “Ten sueños, créelos, trabaja en ellos hasta que los consigas y los consigas bien”, qué opinas.

 

Tesis: formación e investigación

Tiempo de lectura: 3 minutos

Foto: Formas de titulación UNAM, MEXTUDIA


Currently, the different types of university degree at the bachelor´s level, together with the form of presentation and training for the realization of the thesis towards students, has generated rejection and unpopularity to this research work as an option and choice to graduate from them. Reflecting on this issue leads us to propose an alternative to create an increasingly narrow link between training and research.


Por: Jorge Méndez Tamayo

Actualmente las modalidades de titulación a nivel licenciatura que ofrecen muchas universidades e instituciones de nivel superior se han diversificado. Entre las recientes modalidades implementadas en algunas carreras y licenciaturas esta titularse por promedio o hacer diplomado cuya consecuencia inmediata ha sido que la tesis, modalidad por excelencia académica haya perdido valor como principal opción y elección para muchos estudiantes que desean titularse.

Foto: Formas de titulación en México ¿Cómo ser licenciado?, MEXTUDIA

Aunada a la situación de impopularidad de la tesis, se le suma la forma en cómo se presenta  este trabajo académico hacia los jóvenes universitario. Es decir, la tesis se muestra como algo difícil y tedioso de hacer, como si fuera un peso obligatorio del cual hay que deshacerse cuanto antes para poder egresar de la carrera, sin considerarse el  sentido e importancia que conlleva el realizarla, tan solo hacerla por deber y no por querer. Lo anterior se agrava aún más para los alumnos al no haber desarrollado habilidades y herramientas de investigación durante su proceso de formación, en consecuencia, esto les genera desánimo, frustración, ansiedad y rechazo por escoger la tesis como modalidad de titulación.

Practicar para la tesis

Es por eso que se hace necesario reflexionar acerca de como ligar la tesis al proceso de formación que comienza desde el ingreso del estudiante a la universidad, para que al término de sus estudios pueda y quiera hacer su trabajo final sin temor al análisis, razonamiento, disciplina, sistematización y redacción que exige toda labor de investigación.

Una alternativa para crear lazos más estrechos, es ligar el proceso de formación no solo a la enseñanza sino también a la investigación, debido a que no es suficiente circunscribir los conocimientos y aprendizajes durante la carrera únicamente al salón de clases y a lo que el profesor diga o haga. Más bien se tiene que ir más allá, se tienen que plantear problemáticas y situaciones diferentes que impulsen a los alumnos a  indagar e investigar  formas alternas  de solucionar problemas inmediatos  que incluso guarden alguna relación con su contexto cotidiano.

De modo que los trabajos y actividades según las materias que cursen empiecen a ejercitarlos en procesos de investigación, simultáneamente que vayan desarrollando habilidades, hábitos y herramientas de análisis, razonamiento, abstracción, critica y disciplina. Desarrollar estas habilidades y actitudes en los estudiantes desde el inicio de la carrera sentará bases sólidas en el futuro investigador para que elija realizar la tesis sin temores ni confusiones como modalidad de titulación, desmitificando de esa manera, el mito pesimista de hacer una tesis. Por lo anterior, es importante ir creando un vínculo que afiance  el proceso de formación y la investigación en toda enseñanza universitaria sea la que carrera que sea.

Porque la tesis es un trabajo fundamental para cualquier egresado, no tanto porque sea una obligación para poder titularse, sino por su labor de investigativa, ya que todo proceso de formación implica al mismo tiempo una labor de búsqueda, análisis e investigación. La universidad tiene la responsabilidad de formar profesionales que se sepan investigadores, o lo que es lo mismo, investigadores con una formación profesional.

 

Fuentes de consulta

Centro de Estudios de la Universidad. (1996). ¿Qué es la tesis? En Universitas: cuaderno del centro de estudios de la universidad / UAEM, Vol.1, 1ed. Recuperado desde: http://web.uaemex.mx/plin/univ/home.html


Jorge Méndez Tamayo, es estudiante de la licenciatura en Pedagogía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM

Educar-nos / Del sueño a la cruda realidad

Tiempo de lectura: 2 minutos

Cuando iniciamos nuestra vida escolar y con el gradual avance de los cursos, las experiencias de hermanos y amigos nos hacen añorar el momento de nuestra titulación, y por supuesto esta tiene que ser mediante la elaboración de una tesis súper original, que rompa los paradigmas de la disciplina en la que nos especializamos. Además del significado que encierra, ya que es la culminación de un ciclo de largos años de estudios, desvelos y esfuerzos.

Sin embargo, la realidad nos recuerda que no todo es color de rosa. El primer gran dilema al que nos enfrentamos es la elección del tema de investigación; posteriormente, quién será nuestro asesor de tesis, la aceptación del tema y presentación del protocolo para su registro; y con ello nuestro primer descalabro “tu trabajo califica para una tesina, no es tesis”. Esta opinión meramente personal y subjetiva de los encargados del registro de temas de proyectos de investigación.

Otro aspecto que vencer, investigar y tener la sensación de que en esos cuatro años de carrera no aprendiste lo suficiente para desarrollar un trabajo que lo compruebe, ya que finalmente ese es el objetivo de una tesis, tesina o reporte de experiencia profesional o de servicio social.

Por supuesto eso no es todo. Una vez concluida la investigación, viene la etapa de revisión por parte de los sinodales. Podemos encontrar tres versiones de ellos: especialistas en el tema, conscientes que no vamos a descubrir el hilo negro y que exijan un trabajo de calidad; aquel que todo desestima y que emite cientos de observaciones y nunca queda satisfecho; y por último el que con toda “honestidad” dice “ni lo leí, porque no me lo pagan y pues no voy a dedicar tiempo a algo que no me van a pagar”.

Culminamos con la presentación del examen profesional, que no es otra cosa que defensa y argumentación de nuestra investigación.

Si bien es un trabajo que muy pocos leerán, es la satisfacción de aportar a la investigación, robustecer las bibliotecas y repositorios digitales. Quién sabe, tal vez algún día le resulte interesante a alguien que esté andando el camino que ya transitamos.

5 Ideas aleatorias sobre la Titulación Universitaria de Kuchkabal

Tiempo de lectura: 2 minutos

Por Kuchkabal

1. Precaución en  la lectura e interpretación de las estadísticas de titulación de cualquier universidad, ya que encierran distintas generaciones, esto es: los titulados que se reportan no son los recién egresados, entre esos números se pueden encontrar egresados de hace 20 años atrás.

 

2. ¿Qué hacer con tanta investigación? En una visita rápida  y básica a la base de datos Tesis UNAM bajo la categoría educación encontramos 9 mil doscientas 66 tesis  (29.02.2020) Tesis que justifican grados obtenidos,  temas, y asesores que han participado de la investigación de la cuestión. Si bien, estas bases de datos sirven para la consulta de los temas trabajados, queda pendiente mejorar las prácticas de la capitalización de conocimiento para ser impactado en los sectores y casos que abordan.


3. Vinculación universidad-empresa. ¿Qué pasaría sí las empresas  solicitarán a las universidades la investigación a partir de la realización de tesis de licenciatura, maestría o doctorado y esto sirviera como evaluación del desempeño y futuro empleo para el egresado? Esto supone un ajuste en las políticas de recursos humanos de las organizaciones, así como de la visión de la titulación universitaria.


4. Vencer el miedo al exámen profesional. La inseguridad del estudiante es un factor determinante que llega a obstaculizar la realización de la tesis, es imperante trabajar, no solamente en la metodología de la investigación, también resulta pertinente abordar el tema de las emociones del estudiante, su significación en la culminación  de sus estudios profesionales, así como su incercensión en el mundo laboral.


5. Los estudiantes con buenas notas. ¿No debería ser el más apto para hacer una tesis?  ¿Entonces porqué condonar el hecho? Porque sí ha demostrado inteligencia y disciplina a lo largo de los estudios universitarios, entonces la tesis,  le debería significar comer una rebanada de pastel.