No. 29 Educación 4.0

Tiempo de lectura: 1 minuto

 

Editorial

Educación emocional en la Educación 4.0
La Revolución 4.0 y la Cuarta Revolución Industrial Educación con Tecnología y Colaboración
Historias de Luna / La Educación de Antes y de Ahora En busca de Prometeo / Las dimensiones de la Tecnología
Habilidades Digitales y Docencia

Entrevista a Emmanuel Merchán

La Utopía del Deber Ser / La Desvaloración de la Educación Educar-nos / El Futuro nos alcanzó

Editorial, Educación 4.0

Tiempo de lectura: 2 minutos

Un nuevo año comienza y los retos sobre la educación no cesan, por el contrario se aceleran conforme las dinámicas sociales, económicas, políticas y tecnológicas se dinamizan y nos colocan ante escenarios adversos que requieren prontas respuestas, cambios de paradigmas, renovación de competencias, y porque no decirlo, hasta un buen sentido del humor que nos permitan enfrentarlos con animo.

Ahora que estamos en los albores de nueva década es necesario manifestar que llevamos 30 años de innovaciones tecnológicas soportadas por las Tecnologías de la Información y la Comunicación inmiscuidas en la educación. Tiempo donde hemos visto avances de cobertura y calidad educativa gracias a ellas, inversiones millonarias en infraestructuras, políticas educativas acertadas y fallidas, pedagogías emergentes y nuevos tipos de educadores.

El recorrido ha sido enorme en experiencias de enseñanza y aprendizaje, ensayo y errores, lecciones aprendidas, sin duda, ha sido un camino interesante y desafiante, que hoy pone sobre la mesa de la discusión educativa una nueva etiqueta: la Educación 4.0 y que hemos querido abordar en este número de inicio de década.

Más allá de pensar si la Educación 4.0 es una versión del acto educativo orientado hacia lo tecnológico, es preciso verla también como la que  plantea autodidactismo, autodeterminación, trabajo en equipo y manejo de emociones, entre otras competencias, para un mundo que de igual forma en estos últimos 30 años se ha dedicado a pensar y configurar al individuo como un ente individualista, alejado de sus semejantes y ajeno a todo aquello que le signifique un compromiso social, lo que nos ha llevado a una violencia exacerbada que hoy nos obliga a mirar y actuar sobre la Educación para la Paz, la Educación  Financiera, el Emprendedurimso y no menos importante: la urgente reconstrucción de una Ciudadanía que enfrente el cambio climático, y reduzca las desigualdades sociales y económicas.

Empezamos este año de Kuchkabal con mucho que reflexionar y aprender. Gracias por tu lectura y lo mejor para este 2020 y siempre.

La Educación 4.0 y la Cuarta Revolución Industrial.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Por José Daniel Guerrero Gálvez

Education 4.0 and Industry 4.0 are projects that seek to configure societies where technology has a decisive influence on their development, but it is necessary to ask whether these realities solve the problems that affect the human being or if it is only a measure of providing the maximum profits while there are so deep social and ecological problems.

La educación tiene un vínculo estrecho con los sistemas económicos; es más, estos determinan el tipo de educación que se impartirá en los sistemas educativos dependiendo de las necesidades de las regiones económicas del Mundo y particularmente de los países, en donde la tecnología juega un papel muy importante en el desarrollo económico a través de la industria; con esto es fácil deducir que la Educación 4.0 podría estar relacionada con una economía y una industria, ambas, también cuatro punto cero.

Es importante destacar que esta Cuarta Revolución Industrial como se le ha llamado a la Industria 4.0 no es una realidad a posteriori como ha ocurrido con las otras tres revoluciones industriales (mecanización, energía hidráulica y energía eléctrica; producción en masa, línea de montaje y electricidad e; informática y automatización), sino un proyecto que nace en Alemania como una estrategia para promover la revolución digital en la industria, presentado formalmente en el Foro Económico Mundial en 2016 donde se definió el tipo de educación para este, la cual tiene las siguientes características:

1. Educación por demanda y no por oferta

2. Basado en la competencia en lugar del conocimiento

3. Incorporar tecnologías disruptivas y conjuntos de habilidades.

4. Aprendizaje permanente en lugar de aprendizaje frontal

5. Grado modular en lugar de una sola vez.

6. Énfasis en la capacidad de inteligencia emocional y no solo en el cociente intelectual

Hay varios aspectos que considerar, el primero la demanda de la educación estará en los ámbitos de la ciencia, la ingeniería, las matemáticas y la tecnología; eso quiere decir que, las humanidades y las ciencias sociales estarán relegadas o simplemente tenderán a desaparecer como ha ocurrido en varias partes del Mundo porque, siguiendo las características mencionadas anteriormente, el objetivo es fomentar el talento técnico lo que implica el segundo punto, una educación basada en la competencia y no en el conocimiento. Esto se relaciona mucho con la Segunda Revolución Industrial donde el obrero sólo se limitaba a realizar su trabajo en la línea de montaje para la producción en masa, la diferencia radica en que estas competencias tendrán una amplio espectro; es decir, los trabajadores serán polivalentes.

Esta polivalencia laboral solo puede ser asegurada a través del aprendizaje permanente, para toda la vida, un concepto tomado del Informe Delors (UNESCO, 1996) donde se mencionan los cuatro pilares que se relacionan parcialmente con las últimas características listadas de la Educación 4.0: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser. Es importante destacar, atendiendo la fragmentada correspondencia, que tanto en el primero como en el último pilar puede existir una limitación frente a la primera y segunda características respectivamente, debido a la adquisición de competencias en lugar de conocimiento y la educación por demanda particularmente técnica.

Es necesario observar, a pesar que esto implique un crecimiento económico desde el ámbito capitalista, no lo es en un desarrollo humano más integral. Bajo este esquema, se alerta ante una continuidad hacia un neofeudalismo inminentemente tecnológico donde seguirá existiendo la explotación de recursos naturales bajo un esquema de sostenibilidad de bajo perfil y de fuerza de trabajo identificada como emprendurismo e innovación y, también desde un aspecto ontológico, para ello es necesario recordar a Eduardo Nicol y lo que denominó “razón de fuerza mayor”, donde el hombre y la cultura se reducen a las necesidades para satisfacer la necesidad misma, buscando solo su subsistencia, mecanizado, indiferente, masificado, sin pasado, sin futuro y en un presente sin crítica por la perdida de su individualidad y de formarse a sí mismo, buscando una verdad basada en la utilidad.

La educación nunca ha sido neutral y bajo estas características, la Educación 4.0 no tendría que serlo y ante tal circunstancia, es deber de todo profesional de la educación realizar una crítica ante lo que viene en el ámbito educativo y también mantener una postura de resistencia.

Bibliografía

Delors, J. (1996). La Educación encierra un tesoro, informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI (Compendio). Disponible en https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000109590_spa. Consultado noviembre 19, 2019.
Nicol, E. (1972). El Porvenir de la Filosofía. México: Fondo de Cultura Económica.
Nicol, E. (1980). La Reforma de la Filosofía. México: Fondo de Cultura Económica.
Nicol, E. (1982). Crítica de la Razón Simbólica. La Revolución en la Filosofía. México: Fondo de Cultura Económica.
World Economic Forum. La Cuarta Revolución Industrial. Disponible en https://intelligence.weforum.org/topics/a1Gb0000001RIhBEAW?tab=publications. Consultado noviembre 20, 2019.

José Daniel Guerrero Gálvez. Pedagogía, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. México.

Historias de Luna / La educación de antes y ahora

Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Cómo has estado?, espero que muy bien.

La otra ocasión estaba buscando vídeos sobre las pirámides de Teotihuacan para hacer una maqueta que me habían dejado de tarea, y a su vez mi hermana estaba buscando en internet vídeos de apoyo para resolver una ecuación y problemas matemáticos, mi papá nos comentó que ahora tenemos todo más a la mano que vivimos en la era de la tecnología y de la información.

Esto porque en pocas décadas la forma de buscar información a cambiado mucho, antes mis papás tenían que ir a la biblioteca y buscar en los ficheros los temas que necesitaban y después iban a los estantes a buscar el libro en físico, en ocasiones tenían que buscar maestros de apoyo e ir a clases extras por si no entendían un tema, porque a veces el maestro sólo daba el tema y no lo repetía o no hacia ejercicios de reforzamiento, es más se veía al maestro como el único que podría impartir el conocimiento.

Cuando ellos eran niños también realizaban maquetas, exponían en el salón y tenían tareas similares a las que ahora yo tengo, pero tenemos grandes diferencias en el cómo las realizamos ahora; a lo que se refería mi papá con su comentario es que ahora tenemos mejores recursos y elementos que no sólo facilita que hagamos la tarea sino que aumenta la calidad del aprendizaje, en ocasiones el juego es la base del aprendizaje ya que nos propone retos, motivaciones y crea experiencias dentro del aula que facilitan aplicarlas en la vida cotidiana.

Es increíble como han cambiado en poco tiempo la educación, la variedad de herramientas que existen, pero a pesar de los grandes pasos que ha dado la educación esta no es para todos, aún existen muchas comunidades que no cuentan con recursos tecnológicos, ni siquiera cuenta con escuelas bien amuebladas o con maestros que impartan clases; se ha avanzado mucho en unos aspectos pero aún falta un largo camino para que todos podamos gozar de estos beneficios y con esto ayudar a que el país crezca. 

 

Educación emocional en la educación 4.0

Tiempo de lectura: 3 minutos


Education 4.0 in today’s school environments urgently requires rethinking the relationship between its actors and its curricular and didactic structure, favoring work in a bi-directional way, mainly between teachers and students, to achieve a transformation in teaching, learning and educational management that allow its improvement and a permanent evolution


Por: Ma Fernanada Soto Romero y Francisco Jesús Vieyra González

La evolución vertiginosa de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) ha producido una necesidad de cambiar o adaptar los modelos educativos y sus paradigmas de enseñanza para responder a la realidad actual, de manera particular, por el uso del Internet en la vida cotidiana de las personas. En este entorno, surge la Educación 4.0, centrada en las competencias del siglo XXI, que propone un aprendizaje y la generación de talento a través del uso de las tecnologías y la relación con la industria, de manera flexible y autónoma.

Así los sistemas educativos frente a esta propuesta innovadora han caído en la negligencia de relegar u olvidar la dimensión social y el poder de las emociones de la comunidad escolar debido a que, al igual que las industrias, han antepuesto los saberes conceptuales y procedimentales como el único contenido a aprender de un campo de conocimiento o una actividad laboral. Es por ello, que se tienen que impulsar y fomentar los recursos y medios para una educación integral constituida por valores, la resolución de conflictos, la mediación, la inteligencia emocional, la relación social, el bienestar personal y los principios de la pedagogía para la paz.

Con la concreción de la Educación 4.0 como un modelo educativo…

como todas las áreas de la pedagogía y la enseñanza, se verá hondamente afectada con la posibilidad (realidad) de la intervención de hardwares y softwares inteligentes, puesto que ya no serán un mero apoyo al aprendizaje, sino que serán agentes tan importantes en el proceso educativo como el profesorado y el alumnado. El binomio profesor/a-alumno/a evolucionará hacia la triada profesorado-maquina-alumnado. (Escaño, 2010, p. 143)

Foto: Educación 4.0: El futuro del aprendizaje, William Vegazo

Por lo que será necesario implementar acciones y estrategias de formación que fomenten las dimensiones emocionales, tanto en las aulas como fuera de las mismas, reconociendo de manera efectiva cómo influyen, configuran y modifican la identidad de cada sujeto en su contexto individual y social.

Ante esta realidad, surge la preocupación de los especialistas en educación de saber cómo propiciar en las futuras generaciones las competencias y conocimientos educativos y laborales con respecto a la Educación 4.0 y al mismo tiempo consolidar su estado emocional, sentimental e identitario, logrando un “mejor desempeño académico, generando un clima escolar positivo, logrando trayectorias laborales exitosas y previniendo situaciones de riesgo… “ (ConstruyeT, 2019, párr. 1) que le permita convertirlas en rutas efectivas para afianzar una competencia socioemocional permanente.

foto: ¿Qué y cómo enseñar tecnología?, Compartir palabra  maestra

La educación 4.0 en los ambientes escolares actuales requiere de manera urgente replantear la relación entre sus actores y su estructura curricular y didáctica favoreciendo el trabajo de forma bidireccional, principalmente entre docentes y estudiantes, para lograr una transformación en la enseñanza, aprendizaje y gestión educativa que permita su mejora y una evolución permanente ofreciendo calidad y enfocándose en “satisfacer la sed de conocimientos, de belleza o de superación personal como de perfeccionar y ampliar los tipos de formación estrictamente vinculadas con las exigencias de la vida profesional, comprendido los de formación práctica…” (Delors, 1994, p. 126)

Fuentes de consulta 

ConstruyeT (2019). Habilidades Socioemocionales (HSE). México: Secretaría de Educación Pública (SEP) Recuperado de https://www.construye-t.org.mx/habilidades

Delors, J. (1994). La educación a lo largo de la vida. En La educación encierra un tesoro. España: Madrid: Informe a la UNESCO de la Comisión internacional sobre la educación para el siglo XXI.

Escaño, C. (2010). Hacia una educación artística 4.0.  Revista Arte, Individuo y Sociedad. España: Universidad de Sevilla.  Recuperado de https://docente.4-0.ipn.mx/wp-content/uploads/2018/09/Eca%C3%B1o2c-2010.pdf

 


María Fernanda Soto Romero, Estudiante de la Lic. en Pedagogía en la Universidad Mexicana, plantel Izcalli

Francisco Jesús Vieyra González, Docente de la Lic. en Pedagogía de la FES Acatlán, UNAM.

Educación con tecnología y colaboración

Tiempo de lectura: 3 minutos

Foto: Proyecta UNAM el aula del futuro, López-Dóriga Digital

Por Marisol Rosas Gómez

To equip a classroom with technology is not only about having modern and attractive tools for the student, but also about creating new ways of teaching-learning; this is the main reason why the Aula del Futuro was created

“Tenemos que prepararnos para lo que venga en el futuro si no queremos depender de lo que nos llegue del exterior” 

Dr. Fernando Gamboa 

Existen diversas opciones cuando hablamos de innovar la educación, algunas de estas incluyen mentores para los estudiantes del nivel superior o acompañamiento entre pares para estudiantes de bachillerato que fungen como guías y apoyo para algunos estudiantes, existen apps que conecta a docentes calificados para ayudar a niños y jóvenes a resolver sus tareas más fácilmente sobretodo de matemáticas y ciencias, incluso la estimulación temprana y el preescolar también han mejorado sus técnicas ya que promueve el aprendizaje no sólo mediante el descubrimiento sino que también con el uso de la multimedia y las lenguas extranjeras. En este aspecto Singapur cuenta con una gran cultura de innovación en educación a nivel mundial, siendo la tecnología un factor importante en la creación de mejores formas de enseñanza en todos los ámbitos educativos (https://bit.ly/351L0Hn) 

Foto: de 123RF

En México también se buscan alternativas para mejorar la enseñanza, y existen propuestas que lo hacen desde el salón de clases, para que los jóvenes no tengan que recurrir a apoyos externos, se busca innovar sin dejar de lado el papel del docente dentro del aula.

Con esta idea es que nace el Aula del Futuro, proyecto encabezado por el Dr. Fernando Gamboa del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico de la UNAM; en esta aula la tecnología no “viste” al salón de clases de modernidad y herramientas atractivas para los alumnos, va más allá, y ensaya nuevas formas de enseñar y aprender, basadas en espacios colaborativos. Usa dispositivos electrónicos (tabletas, computadoras, pizarrones electrónicos y muros colaborativos) (https://bit.ly/2tTkkf0) como una forma de compartir el conocimiento, es un espacio de discusión, de libre opinión, de consenso y de toma de decisión en conjunto mediante el uso de tecnología 

Foto: El Aula del Futuro, Fernando Gamboa

El aula del futuro es una propuesta para mejorar la educación, busca nuevas maneras de generar la enseñanza-aprendizaje al cuestionar al maestro, al mejorar el trabajo del compañero, al aprender a trabajar en equipo, aquí el alumno será parte importante de su proceso de aprendizaje, para Gamboa el alumno dirá “Yo voy y aprendo cómo responder preguntas”, se volverá un ciudadano participativo 

El Aula del Futuro no es una propuesta tecnológica es una propuesta educativa, que mediante dinámicas e interacciones generará un aprendizaje más significativo más enriquecedor, dado que no cuenta con espacios rígidos, al contrario son flexibles ya que cuenta con mesas modulares que se unen y separan, cuenta con superficies interactivas, un muro colaborativo que sustituye al pizarrón en el cual el alumno puede acceder desde su lugar, aquí se genera un aprendizaje horizontal y colaborativo, este tipo de aulas se pueden aplicar en los diversos niveles educativos.


Marisol Rosas Gómez, pasante de la licenciatura en Pedagogía. Universidad Nacional Autónoma de México

 

En busca de Prometeo / Las dimensiones de la tecnología

Tiempo de lectura: 2 minutos

La industria 4.0 ya está aquí. En síntesis es un cambio en las relaciones de producción utilizando la tecnologías computacionales e informáticas lo que implica que el trabajador deberá adquirir habilidades, en sí competencias, en su exclusivo significado operativo, la capacitación en su nivel más alto. Esto supone también un cambio en la educación, de ahí que se indique a esta como educación 4.0 y que seguirá los principios de la economía capitalista: demanda en lugar de oferta, competencia y no conocimiento, uso imprescindible de tecnologías, educación a lo largo de la vida, aprendizaje permanente y las relaciones personales.

El alto nivel de tecnológico (Internet de las cosas, sistemas ciberfísicos, nube computacional, computación cognitiva, inteligencia artificial y grandes bases de datos), en que se contextualiza esta industria como su educación, muestra, a primera vista, un avance en el desarrollo de las sociedades pero ¿en realidad es tan bueno como parece ser el beneficio de un alto nivel tecnológico como base del desarrollo?

En toda esta idea de la cuatro punto cero, es necesario tener en consideración varios aspectos que no son claros y que en cierta manera se mantienen así por la finalidad del mismo modelo económico. Entre estos se encuentra el acceso a la tecnología de una región a otra del Mundo, lo que determina una problemática estrechamente relacionada con la brecha digital, desde lo ya mencionado así como su utilización óptima, la seguridad, el medio ambiente, entre otros; eso sin descartar, las problemáticas sociales que derivan de todo esto y que son muchas, tan profundas como la desigualdad, la inequidad que derivan en pobreza.

El uso de la tecnología no tendría que ser sólo con fines económicos, tampoco es un asunto inminentemente técnico, tiene aspectos sociales, políticos, culturales y filosóficos que comprenden las relaciones que se construyen a través de esta y que en actualidad es más tangible que en otras épocas históricas debido a su diversificación en todos los ámbitos de la sociedad. ¿Qué diría Prometeo de todo esto?

Entrevista / Dr. Emmanuel Merchan Cruz: Tenemos que insistir en la pedagogía digital

Tiempo de lectura: 3 minutos


The use of technology by itself does not imply the evolution of teaching. Each educational level goes through its own challenges. We must insist on digital pedagogy, to make effective use of these tools, to have a better dynamic in the classroom, which must be understood beyond a quarter of four walls, it must be extended and articulate different learning environments and that its usefulness be found.


Rescatamos fragmentos de la entrevista que hicieron nuestros colegas de Edumanía, el podcast de los educadores con el Dr. En robótica, Emmanuel Merchan, catedrático del Instituto Politécnico Nacional, y estudioso de la Educación 4.0.

La conversación giró sobre 3 temas, la conceptualización de la Educación 4.0, los conocimientos y habilidades que deben adquirir los docentes para ser 4.0 y la participación de las instituciones educativas para lograr una Educación 4.0. Dejamos aquí entonces una síntesis de las ideas más destacadas de la entrevista.

Edumanía: ¿De dónde sale la nomenclatura de Educación 4.0?

Es una asociación con las Revoluciones Industriales en espacio y tiempo, es una relación con el ajuste que se da con un avance tecnológico mayor, nos empezamos a cuestionar lo que se está haciendo en materia educativa. Lo vemos con la I Revolución Industrial, la cual estaba reservada para un pequeño grupo de personas. Existían las universidades, pero se estudiaba teología, filosofía, las matemáticas, la medicina y solamente los que podían ingresar a la educación, era un grupo muy reducido.

Cuando tenemos estás revoluciones tecnológicas se empieza a dar una democratización de la educación. Se empezó a requerir gente que tuviera ciertas capacidades y habilidades específicas para poder apoyar el sector productivo, de conformidad a las necesidades de la sociedad, es como se empieza a desarrollar la Universidad como la conocemos hoy en día.

Edumanía.-  ¿Hasta dónde debe desarrollar conocimientos y habilidades tecnológicas el docente para ser parte de la Educación 4.0?

El uso de la tecnología por sí misma, no implica la evolución de la docencia. Cada nivel educativo atraviesa por sus propios desafíos. Hay que insistir en la pedagogía digital, para hacer un uso efectivo de estas herramientas, para tener una mejor dinámica en el aula, misma que se tiene que entender más allá de un cuarto de cuatro paredes, hay que extenderla y articular diferentes ambientes de aprendizaje y que se encuentre su utilidad.

Hoy en día muchos docentes innovan su práctica educativa, que son docentes que bien estudiaron una maestría o doctorado en educación o se especializaron en el uso y aplicación de recursos didácticos digitales, o docentes que están en el aula viendo que las generaciones que le llegan son distintas, y tienen la capacidad de innovación y de ir ajustando, de manera muy fina, lo que hacen día con día.

Edumanía.-  ¿Qué deben hacer las instituciones educativas para entrar en este juego de la Educación 4.0?

Sí está pautado que  la institución medie la tecnología para beneficio de la educación es mejor, porque eso evita que se crucen líneas que no se deben de cruzar en cuanto a la privacidad y el uso de la tecnología.

Debe existir políticas generales para tener claro lo que se puede hacer y no “generar un grupo de whatsapp es muy fácil, y ello implica intercambio de información personal, y se debe tener mucho cuidado.” Ahora, si se espera a que las instituciones educativas tengan esa visión clara es probable que se dejen de hacer muchas cosas.

Hay que fomentar los espacios de innovación para identificar prácticas educativas innovadoras y las documentemos, eso es lo que da lineamientos generales de uso, y siempre con la ética presente.

 


 

Las imágenes fueron tomadas del perfil de Facebook de Emmanuel Merchán: https://www.facebook.com/emmanuel.merchan?epa=SEARCH_BOX

Educar-nos / El futuro nos alcanzó

Tiempo de lectura: 2 minutos

La educación como hecho social se ha visto intervenida por los acontecimientos históricos, económicos y políticos, en este siglo XXI no podría haber la excepción.

Hemos pasado por la educación conductista, la educación constructivista, y hoy día se nos presenta la Educación 4.0, aquella determinada por la denominada 4ª Revolución Industrial, que parece tema de ciencia ficción, ya que sienta sus bases en sistemas ciberfísicos, nanotecnológicos y la explotación al máximo de las tecnologías digitales y de comunicación, la gran tendencia es la automatización de los sistemas de producción.

Desde luego, cuando estos escenarios los vimos en películas nos parecían tan lejanos, que hoy el futuro nos ha alcanzado. Y es ahora cuando me surge una gran incógnita ¿nosotros estamos preparados para avanzar al mismo paso?

En lo que nos concierne a la Educación, considero que no. Si bien la figura del docente se ha transformado con el paso de los años, por lo menos en el papel, en la práctica encontramos muchos profesores que por diversas razones sus prácticas aún están sumidas en la educación bancaria. Entonces, como implementar una educación que potencia las competencias y personalice el aprendizaje del alumno, cuando los profesores no integran el uso de tecnología en el aula de manera eficiente.

Por ello es imprescindible en primera instancia traer a todos aquellos docentes a una práctica del siglo XXI, liberarlos de gestiones administrativas que restan tiempo efectivo de planeación de clase y fomentar la actualización constante. Es decir, educar-nos en el uso ético, eficiente y responsable de las tecnologías en pro de la educación.

La Utopía del deber ser / La desvalorización de la educación

Tiempo de lectura: 2 minutos

La educación, igual que todas las grandes instituciones del hombre, ha evolucionado junto con él. La Educación 4.0 es la necesidad de adaptación a las innovaciones tecnológicas, es el reflejo de las competencias a desarrollar para dotar de mayores probabilidades para una vida exitosa dentro de los parámetros de la Globalización. Sin embargo, hay una línea muy delgada entre capacitarse en el uso de y para las nuevas tecnologías y caer en una educación enajenada. Éste modelo abrirá más la brecha entre la educación pública y quienes tengan los medios para una formación uno a uno con acceso a herramientas tecnológicas.

Y aun así, será el modelo más difundido y con mayores posibilidades de expansión por las ganancias que genera. Se deja de educar para capacitar y lo que obtenemos son robots humanos que se mueven entre su trabajo, compras, mayor capacitación y especialización y de nuevo compras; y el desarrollo de la Inteligencia Emocional queda rebasado por la necesidad de abastecer lo que se considera indispensable.

La educación, en la Utopía, debe guiar para estimular el pensamiento libre y la igualdad de oportunidades, así como para permitir la generación de riqueza y estabilidad social. Eso no sucederá a menos que comencemos a darle el valor que se merece a la formación psico-emocional antes que a la capacitación para el empleo. Pero es urgente contar con personal capacitado, si no soporta el estrés laboral o el desastre en su vida personal puede ser fácilmente reemplazable y así convertimos a la especie humana en maquila fácilmente desechable.

Habilidades Digitales y Docencia

Tiempo de lectura: 4 minutos


The teachers, regardless of the educational level, have been integrating, according to the news of the ICT, tools and devices to their teaching task; many times obliged by the institutional demands of the place where they teach or on their own, which has made an unequal inclusion in the use of ICT in teacher education


Por Lorena González Boscó

He sido testigo de una historia que inició a principios de los años 90 del siglo pasado, cuando la educación empezó a saborear las mieles de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunición) para integrarlas a la práctica educativa del docente común, y así he venido observando  en las instituciones grandes inverisones en infraestructura tecnológica para los distintos niveles educativos, hasta llegar donde estamos hoy parados, manejando contenidos educativos a través de teléfonos inteligentes y las bastas posibilidades que nos ofrecen el mercado de las aplicaciones educativas y las redes sociales.

Los profesores, sin importar el nivel educativo, han ido integrando, conforme las novedades de las TIC , herramientas y dispositivos a su quehacer docente; muchas veces obligados por las exigencias institucionales del lugar donde ejercen la docencia o por mutuo propio, lo que ha hecho una inclusión desigual en el uso de las TIC , por lo que irremediablemente se les clasifica  conforme sus habilidades digitales en el uso y apropiación de las TIC de docente 1.0 hasta 4.0.

Sin duda, todos los quehaceres profesionales han adaptado la tecnología a sus prácticas. y en todos los casos me atrevería a decir que ese proceso atraviesa por los mismos componentes para lograr su efectividad, que son:

  1. Conocimiento del trabajo
  2. Metacognición para el trabajo
  3. El uso de las TIC en el proceso laboral
  4. Apropiación de la TIC para el trabajo.

1. Conocimiento del trabajo.– Cualquier trabajo que se desempeña requiere de conocimientos propios de la labor que se desarrolla. Dar clases, implica tener conocimientos vastos de la materia que se imparte, y didáctica.

2 Metacognición para el trabajo. Los conocimientos que se tienen, y la disposición para aplicarlos se ven reflejados en la práctica laboral en la medida que se van resolviendo los desafíos cotidianos de corto, mediano y largo plazo; por ejemplo: el conocimiento del proceso de evaluación y su aplicación adecuada con los estudiantes conduce necesariamente al aseguramiento de los avances en la enseñanza

3.- El uso de la TIC en el proceso laboral.- El manejo de distintas aplicaciones para llevar distintos proceso laborales, como las hojas de calculo para llevar el control de calificaciones y asistencia de un grupo, o el uso de redes sociales para comunicarse y compartir materiales con los alumnos, hace que se eficiente el proceso de comunicación y extensión de contenidos aúlicos.

4.  La apropiación de las TIC, para el trabajo. Además de utilizar las aplicaciones que nos brindan las TIC para consultar y compartir información, también se trata de ser capaces para generar información de acuerdo a las necesidades de los requerimientos docentes y discentes, mediante la programación de contenidos en diversas plataformas, esto es por ejemplo: tener la habilidad de diseñar y programar cursos en línea o editar y subir vídeos.

También con el  tiempo he observado que muchos docentes tienen más habilidades digitales que las que declaran tener, la razón la atribuyo, a que cuando los superiores lo saben inmediatamente les asignan más tareas, y por ello prefieren no socializar su conocimiento para la institución.

Uno de los problemas fundamentales que ha atravesado la formación docente sobre el uso de TIC  se avizoró en el rechazo por ese saber y adquisición de habilidades por parte del magisterio, por la idea que se tienen de que al adquirir estas competencias  se implicaría más trabajo, lo cual es cierto  y no tiene sentido negarlo.

Sí bien es cierto que las TIC nos facilitan muchos procesos, llevarlas hasta al aula es pedirle al profesor que piense en varios medios para transmitir el conocimiento, ya no es sólo que lean un libro, vean un vídeo o que los alumnos hagan una investigación por Internet, también hay que incluir la gamificación, e incluso llegar a programar exámenes en línea, y todavía más, tener herramientas que le permitan detectar el plagio que podrían cometer los estudiantes.

Esta complejidad puede llegar a ser abrumadora para el maestro, que en un momento dado preferiría tirar la toalla antes de empezar a formarse en TIC  que utilizarlas dentro de sus planeaciones didácticas, e insisto no le resto razón, pero también creo que tiene que salir de su área de confort.

Empezar a utilizar las TIC en la enseñanza tampoco es una faena de enormes dimensiones . Se puede ir poco a poco y de lo simple a lo complejo, aunque una vez iniciado camino, se tendrá que pisar el acelerador, porque la innovación y el mercado no descansan en este terreno, y sí bien es cierto que no les podemos ganar, también es cierto que sólo podemos utilizar lo que mejor le acomode a la práctica docente.

Una manera simple de empezar puede ser con un grupo o página de Facebook de su asignatura, claro estamos pensando en docentes de secundaria y bachillerato. En dónde el docente podría comenzar a compartir materiales para que los alumnos lo consulten, y a partir de ello realizar preguntas detonadoras que lleven al educando a emitir un respuesta como resultado de la reflexión, y recordar que todo ensayo y error como parte de procesos de experimentación y aprendizaje son permitidos, sí la finalidad es mejorar la calidad de la enseñanza.


Lorena González Boscó, es licenciada en Ciencias de la Comunicación, maestra en Relaciones Internacionales, docente del Sistema Universidad a Distancia y Educación a Distancia de la UNAM, así como Consultora en Comunicación Educativa y Monitoreo de Medios, al propio tiempo que es productora ejecutiva de Edumanía, el podcast de los educadores.

Para contactar con el autora: lgobo@unam.mx

 

No. 28 Analfabetismo

Tiempo de lectura: 1 minuto

 

Editorial Prepa en línea SEP: Alfabetizador Digital en México
¿Soy analfabeto? La Útopía del Deber Ser / Choque generacional.
Educar-nos / Nuevos Analfabetismos Ciencia no es igual a tecnología
Hacia el combate de las malas alfabetizaciones La Alfabetización de Datos
Taller para mejorar las habilidades digitales En Busca de Prometeo / Analfabetismo y Tecnología ¿Qué relación tienen?
Historias de Luna / Para aprender se necesita interés Mediateca

Editorial / Analfabetismo

Tiempo de lectura: 1 minuto

Actualmente alfabetizarse va más allá de aprender  a leer y escribir con las letras del alfabeto que contiene la lengua materna. Hoy alfabetizarse significa apropiarse, descifrar y construir con los tantos lenguajes que se requieran para comunicarse en mundo que nos desempeñamos, pues al no hacerlo nos convertimos analfabetas de tal o cual tema.

Así entonces, nos encontramos que hasta para manejar un cajero automático requerimos un proceso de alfabetización. Quizás en español el significante de la palabra alfabetización se queda corto para lo que hoy representa, ante la irrupción vertiginosa de la información producto del mundo digital en el que estamos y que requiere diversos aprendizajes sobre el descifrado de lenguajes que exponen, lo que a la vez también nos hace más analfabetas, porque es claro que saber leer. escribir y hacer las operaciones básicas matemáticas sólo es la primera escala, de los requerimientos de alfabetizaciones actuales.

Alfabetización mediática, informacional, de datos, cívica, laboral hasta la emocional, representan para los educadores interesantes desafíos para trabajar cada una de ellas desde los procesos de enseñanza – aprendizaje, la sociología, la etnografía, la psicología, los pensamientos críticos y sistémicos, por mencionar algunas ciencias y campos disciplinares que las implican.

En este número hablamos sobre algunas de ellas, para dar arranque a reflexiones de los caminos que se recorren en este sentido, y los que aún faltan por andar. Invitamos a la lectura de los escritos que aquí se proponen con el son afán de reflexionar sobre las inquietudes que despierta este tema, pero sobre todo para inspirar a erradicar el analfabetismo desde la trinchera que nos toca.

¿Soy analfabeto?

Tiempo de lectura: 2 minutos

We are failed in financial literacy, the final score in the Financial Literacy Index is 58.2


Por Alejandra Vanegas Díaz

¿Analfabetismo financiero, qué es? No basta con tener un ingreso y medianamente saber administrarlo con relación a los gastos; ya que la alfabetización financiera por definición engloba la concientización, conocimientos, habilidades y comportamientos necesario para la toma de decisiones financieras sólidas y eventualmente lograr el bienestar financiero individual”

Dada su relevancia en el desarrollo y bienestar de los ciudadanos, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a través de la Red Internacional para la Educación Financiera (INFE, por sus siglas en inglés) en 2018 se dieron a la tarea de medir la alfabetización financiera entre algunos países miembros del G20. La escala de medición de los subíndices anteriores es de 0 100 puntos.

Para conocer el índice de alfabetización se dividió en:

  • Subíndice de conocimientos financieros: lo que permite a los consumidores comprender los conceptos financieros, aplicar habilidades numéricas en contextos financieros para la toma de decisiones informadas.
  • Subíndice de comportamientos financieros: acciones que inciden o determinan el comportamiento del consumidor, y por ende su bienestar financiero.

Este subíndice se divide en tres:

Control financiero, planificación de presupuesto y gastos.

Resiliencia financiera: incluye el ahorro activo; y

Toma de decisiones informada mediante la comparación de diversos productos y servicios financieros.

  • Subíndice de actitudes financieras: con ellas se miden la inclinación del consumidor de actuar por impulso o por realizar acciones considerando los resultados a futuro.

En lo que respecta a México la población consultada fue la comprendida de 18 a 70 años de edad; el país se dividió en seis regiones.

Los resultados obtenidos de manera general son:

Subíndice de conocimientos financieros 65.8

Subíndice de comportamientos financieros 48.2

Subíndice de actitudes financieras 65

Estamos reprobados en alfabetismo financiero, la calificación global en el Índice de alfabetización financiera es de 58.2.

La encuesta ha demostrado una correlación entre los años de escolaridad y el nivel de alfabetización financiera, ya que existe una diferencia de 17 puntos entre la población con primaria inconclusa o sin estudios y entre la población con estudios universitarios. Así mismo, a mayor ingreso económico mensual es más alto el índice de alfabetización financiera.

Entre hombres y mujeres existe una diferencia en el índice de alfabetización. Ellos presentan mayor conocimiento y su comportamiento tiende al bienestar financiero; en tanto ellas cuentan con mayor actitud al ahorro.

Estos resultados nos invitan a mirar las nuevas aristas del analfabetismo; ya no es suficiente saber leer y escribir, hoy día es preciso contar con un bagaje de conocimientos multidisciplinarios que nos permitan tomar decisiones informadas que repercutan de manera positiva en nuestras vidas y garanticen nuestro bienestar.

Fuentes de consulta.

SHCP & CNBV. (2019). Alfabetización Financiera en México (pp. 4-20). CDMX.


Alejandra Vanegas Díaz es Pasante de Pedagogía del Sistema de  Universidad Abierta y Educación a Distancia de la Facultad de Filosofía y Letras UNAM